En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


El viejo teléfono móvil, compañero por caminos africanos, por José Carlos Rodríguez Soto

27 de abril de 2011.
viejo movil

Desde hace casi diez años me acompaña a todas partes un viejo teléfono móvil que me compré en Uganda creo que por 60.000 chelines (unos 20 euros). Es un Nokia de no sé qué modelo pero de los que estoy seguro que ya no se fabrican. Ha estado, además de en Uganda, en Kenia, Tanzania, Sudán, Ruanda, Burundi, Eritrea, República Democrática del Congo, Argelia, además de un par de países asiáticos y algunos europeos y en todos ellos me ha respondido fielmente, ayudándome a comunicarme con personas con las que he hablado o me he intercambiado mensajes.

Cuando estuve involucrado en tareas de mediación entre el gobierno y la guerrilla del LRA en el norte de Uganda, su soniquete me avisaba de alguna comunicación de los rebeldes que podía ser el preludio de un anuncio de alto el fuego o de un diálogo que nos llevara algo más cerca de la paz. Muy a menudo, su alerta de mensajes me informaba de algún suceso grave como ataques con personas asesinadas o con cientos de casas incendiadas. Otras veces, las menos, me transmitía buenas noticias, un hilo de esperanza y palabras de consuelo.

De los 20 años que viví en Uganda, doce de ellos los pasé en lugares donde no había teléfono, ni fax ni por supuesto internet. Durante esos años me comunicaba con mis padres, mi hermana y con amigos de España por cartas que tardaban, de media, un mes en llegar a su destino, a lo que había que añadir otro mes y pico en obtener la respuesta. Las cuartillas escritas con bolígrafo e introducidas cuidadosamente en el sobre hacían que las distancias se agrandaran y parecieran infinitas, aumentando la sensación de lejanía no sólo en kilómetros sino también en el contraste entre dos mundos –el europeo rico y el africano pobre y conflictivo- sin apenas contacto entre ellos.

Por eso, cuando llegó la telefonía móvil al norte de Uganda me costó asimilar que, de repente, podía hablar con mis padres cuando quisiera, o comunicarme directamente con amigos y organizaciones que nos enviaban ayudas para hacer pozos o construir dispensarios. Viviendo, como vivía yo entonces, en medio de situaciones de graves vejaciones a la dignidad humana, el teléfono móvil y el internet se convirtieron en excelentes aliados para defender la causa de la paz y los derechos humanos. En adelante, ya no teníamos que escribir informes a Amnistía Internacional, Human Rights Watch o ninguna embajada occidental con la vieja máquina de escribir haciendo copias con papel carbón.

Parecía increíble que se pudiera escribir con rapidez en la pantalla del ordenador y con dar una orden a golpe de teclado en un momento cientos de destinatarios recibieran información de primera mano sobre lo que ocurría en lugares remotos del bosque africano donde se mataba, secuestraba y torturaba de forma impune y sin que a nadie en el mundo pareciera importarle. Por aquellos días aprendí que cuando hay situaciones en las que se pisotea la dignidad humana, hay personas bien situadas cuyo interés principal es ocultar la verdad y que se esfuerzan por controlar a quienes hablan en nombre de las víctimas. Por ello poco me sorprendió cuando un amigo del servicio de inteligencia me avisó que tuviera cuidado con mis comunicaciones porque mi teléfono estaba pinchado.

Mi viejo Nokia tiene el teclado ya casi ilegible y medio borrado de tanto usarlo, sobre todo en lugares calurosos donde los dedos se deslizan sudorosos. No brilla con pantallazos de colores vivos, no tiene cámara de fotos, ni reproduce música, ni me da acceso a redes sociales, ni me ofrece ninguna de las últimas maravillas de la electrónica de última generación. Pero no lo cambio por nada. Es mi forma silenciosa de protestar contra el consumismo que invade todas las parcelas de nuestra vida. Además, para mi representa una parte de mi historia reciente de la que me siento orgulloso. Y pienso que muchos millones de africanos usan este viejo modelo, obsoleto en Europa, pero que tan buenos resultados me ha dado en el África más pobre.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios