En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


El peligro de una cooperación sin valores, por José Carlos Rodríguez Soto

4 de octubre de 2011.

Los que hemos pasado nuestros años de la adolescencia durante los años 70 y principios de los 80 crecimos cantando “Habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga Libertad”, del inolvidable Labordeta o el “Himno a la Alegría”, entonado al son de guitarras en plazas de ciudades y pueblos donde . Eran tiempos en los que corríamos delante de los grises, acudíamos a conciertos de canción protesta y, aún muchos años antes del internet, de los móviles y de las redes sociales, pasábamos horas hablando por teléfono –para desesperación de nuestros padres, que pagaban la factura- con los amigos para quedar y charlar de nuestros planes de cambiar el mundo.
Pasaron los años, y para muchos de aquellos adolescentes todos aquellos hermosos propósitos desaparecieron ahogados en la prosperidad que dio el tener un chollo de trabajo, con un buen sueldo o un negocio boyante. Otros encarrilaron sus vidas por la política activa o en ocupaciones que tienen que ver con el cambio social: se colocaron como trabajadores sociales o se marcharon a algún país de África, Asia o América Latina como cooperantes o misioneros. Era aquella una generación en la que creyentes y no creyentes podían entenderse porque al menos estábamos de acuerdo en algo básico: en luchar por valores como la justicia social, la paz, la igualdad y la dignidad de los seres humanos más desfavorecidos. Durante mis dos décadas largas en África me he encontrado con misioneros y cooperantes que se han dejado la piel por ayudar a que los más desfavorecidos tuvieran acceso a la educación, el agua potable, la salud básica, la paz y los derechos humanos más elementales. Entre estos últimos –los cooperantes- había personas religiosas y también agnósticos y ateos, pero por encima del credo de cada cual uno se encontraba con personas que creían en valores y dedicaban su vida a ellos y daba gusto trabajar juntos, ateos y creyentes, felices de colaborar para que gente muy pobre pudiera tener un pozo, un dispensario una escuela o un reconocimiento a sus derechos pisoteados por los poderosos.

Han pasado los años y aquella época de grandes ideales ha dejado paso a la cultura de la “posmodernidad” en la que se desconfía de lo que se ha venido a llamar los grandes relatos. Palabras como justicia, libertad, fraternidad, solidaridad y muchas otras que antes se miraban con un respeto reverencial se miran hoy con una cierta desconfianza y se califican de grandilocuentes e incluso altisonantes. De aquellos barros del escepticismo han surgido hoy estos lodos manifestados en algunas personas que se dedican al mundo de la cooperación y que rezuman una visión negativa de las personas con las que trabajan y una convicción de que el trabajo que hacen no va a cambiar nada, por lo que acaban desentendiéndose de las causas de la pobreza o de los mecanismos que mantienen situaciones de opresión intolerable, no quieren oir hablar de política y vuelven la vista para otro lado cuando se oye hablar de condiciones de miseria. Si es así, del trabajo en proyectos en los lugares más pobres del mundo sólo quedarán motivaciones light: tal vez el gusto por la aventura de ir a lugares lejanos, la atracción por un sueldo que en algunas ONG estrella puede ser muy atractivo o la búsqueda de certificados o experiencia laboral que pueden hacer aumentar puntos en el currículum personal y que pueden abrir puertas importantes mañana en la búsqueda de un empleo bien remunerado.
Por fortuna, no es todo así en el mundo de la cooperación y siempre se encontrará uno con personas dedicadas y con una motivación muy alta, como suele ser el caso con los muchos miles de voluntarios que trabajan gratis para hacer que otros vivan mejor. Pero la cultura en la que vivimos inmersos en el mundo occidental, en la que los valores que tienen que ver con la creencia en un mundo mejor se tambalean, es inevitable que surjan personas que transmiten ese escepticismo en los proyectos que gestionan.

Muchos de los beneficiarios, que viven en países donde hay un ansia de libertad y de dignidad humana, no entienden que los que supuestamente vienen a echarles una mano sean los primeros en no creer en la posibilidad de un cambio que mejore sus condiciones de vida. Sería de desear que antes de hacer planes, marcos lógicos y presupuestos, los que nos dedicamos a trabajar con los últimos de la tierra nos aseguráramos de que creemos en un mínimo de valores sin los cuales cualquier acción a favor de los más pobres no se sostendrá por mucho soporte técnico que tenga en su formulación.

Original EnEn Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



- - - - - - - - -
arancha comentó de El peligro de una cooperación sin valores, por José Carlos Rodríguez Soto...

Espléndido artículo, directo al quid de la cuestión. Me encantaría sinceramente compartir la motivación y convicción del autor (al que admiro desde ya sin conocerlo). Pero me encantaría también poder preguntarle: ¿cómo mantener esa convicción y motivación cuando, después de todo el tiempo, esfuerzo, recursos materiales y vidas enteras dedicados a la cooperación, no se ven sus efectos a gran escala, o más bien, los que se ven con frecuencia no son ni mucho menos los deseables? En concreto, el sentimiento de dependencia respecto de las organizaciones extranjeras, originado por la propia cooperación. (Pequeño ejemplo entre muchos de una realidad cotidiana: en una carretera de tierra del NE del Congo (RDC), mientras esperábamos a que desatascaran a más de un camión hundido en el barro y con cierta tensión por el temor a la aparición de algún grupo armado que aprovechara la ocasión, una mujer al pasar nos recriminaba con rabia a gritos: “¡¿por qué no arregláis las carreteras?!”). ¿Contribuye la cooperación a la relajación de los gobiernos (los de allí y los de aquí)? Intento evitar a toda costa el escepticismo, cualquier réplica a este comentario será agradecida.




Agregar un comentario