En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


El mito de Gadafi en África, por José Carlos Rodríguez Soto

25 de febrero de 2011.

A los que llevan puesta la etiqueta de “revolucionarios” parece que se les perdona todo. O más bien se hace como que no se entera uno cuando oprimen al pueblo del que esa raza de dictadores suele decir que le ama y le necesita. Eso ha pasado con Gadafi durante muchos años. Como ha ocurrido con Ben Alí y Mubarak, el líder libio ha sido un dictador brutal al que se le ha perdonado todo: unos, porque en Libia encontraban petróleo a buen precio y hacían buenos negocios, y otros porque les atraía la retórica del hombre que desafiaba a Estados Unidos con su carácter “anti-imperialista”, otra etiqueta por la que mucha gente simplista se vuelve loca y por la que están dispuestas a dejar de hacer preguntas en caso de abusos contra el pueblo.

Haciendo gala de esos complejos de culpabilidad que los occidentales nos gusta sacar a flote de vez en cuando, durante estos días en que se desarrolla la revuelta contra Gadafi, oímos a muchos en países europeos, España incluida, entonar el “mea culpa” por cosas como haber vendido armas a Libia o por haber tratado a cuerpo de rey a un dictador que lleva en el poder desde que el chupa chups valía una peseta. Es lo que suele pasar: primero damos palmadas en la espalda a los déspotas y después, cuando están a punto de caer, nos arrimamos al sol que más calienta y condenamos lo que teníamos que haber condenado hace muchos años. Pero no quería yo hoy repetir lo que ya oímos todos los días, sino fijarme en el mito que durante muchos años se ha creado en África sobre Gadafi. Durante los 20 años que viví en Uganda, cada vez que el excéntrico mandatario libio se dejaba caer por el país se le recibía como el gran bienhechor del país, durante días y días no se hablaba de otra cosa y se le presentaba como el gran líder de la unidad africana, el libertador de los pueblos africanos del yugo neocolonialista, etc, etc.

Esto mismo ha pasado en bastantes países africanos, en los que la exaltación de la imagen del líder libio, que llegaba –cómo no- con su jaima y su enorme séquito que incluía sus amazonas guardaespaldas ha servido para que muchos otros dictadores africanos se sintieran alentados por su poderoso padrino en sus empeños de perpetuarse en el poder. A mí, personalmente, cada vez que este dictador era presentaba solemnemente como el gran campeón de la unidad africana, me entraba urticaria. Pensaba en las armas que dio a Idi Amin durante los años setenta, y gracias a las cuales el dictador ugandés pudo matar a medio millón de sus compatriotas. Pensaba en el apoyo que Gadafi dio a grupos rebeldes conocidos por su extrema brutalidad, como los de Liberia y Sierra Leona, durante los años 1990. ¿Unidad africana? No hay en África líder que haya hecho más por la división y el azuzamiento de conflictos que han matado a muchos miles de civiles africanos que Gadafi.

Pero parece que en África la gente tiene una memoria muy corta, y Gadafi –que sostuvo la guerra civil de Sierra Leona durante muchos años- cuando ha visitado este país después del conflicto ha sido recibido con todos los honores, alfombra roja incluida. Y lo mismo en Uganda, y en muchos otros países africanos. Por desgracia, no son sólo los líderes occidentales los que durante décadas han aplaudido a un dictador brutal. Muchos de los africanos tienen también su buena parte de culpa en haber sostenido a un déspota impresentable, tal vez por haberle mirado como un modelo al que hicieron todo lo posible por parecerse.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios