En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Fondo Kati : Memoria viva de la España medieval en el Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La tragedia de Libia: actuaciones y responsabilidades internacionales, por Carlos Luján Aldana
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

El marfil de un buque hundido del siglo XVI da nuevas pistas sobre los elefantes del África Occidental
12/01/2021 -


En 1533, un buque mercante portugués con 40 toneladas de monedas de oro y plata desapareció en su ruta hacia la India. En abril de 2008, una empresa minera de Namibia halló el pecio en la costa. En su interior había piezas de marfil que han ayudado a saber más sobre los paquidermos y el comercio de la época.

El 1 de abril de 2008, Namdeb, una empresa de Namibia que estaba realizando una actividad rutinaria de minería de diamantes al aire libre se encontró partes de un naufragio en la costa sur del país, cerca de la ciudad de Oranjemund. Se identificó como un buque portugués, conocido como Bom Jesus, que se habría hundido en 1533 en su ruta hacia la India y que portaba numerosos ‘tesoros’ en su interior. Se convertía así en el naufragio más antiguo conocido en el sur de África.

Después del hallazgo, se empezaron a encontrar distintos artefactos, por lo que Namdeb reunió a un equipo de arqueólogos de Portugal, Namibia, Sudáfrica y EE UU para excavar el pecio y documentar, almacenar y conservar el material.

Ahora, una colaboración internacional de investigadores de Namibia, Sudáfrica, el Reino Unido y EEUU, que publica sus resultados en la revista Current Biology, ha descubierto que la carga del buque incluía más de 100 colmillos de elefantes. Los científicos hicieron un análisis para rastrear a las distintas manadas a las que pertenecían y que alguna vez vagaron por el África Occidental.

“Descubrimos que las poblaciones contemporáneas de elefantes de la selva del África Occidental tienen una diversidad genética limitada, en comparación con las poblaciones históricas que vivieron durante el siglo XVI. Esto es motivo de preocupación en materia de conservación, porque dicha disminución se ha asociado con resultados demográficos y fisiológicos negativos, lo que puede aumentar el riesgo de extinción. Nuestro estudio indica que es necesario realizar esfuerzos de conservación del elefante en los bosques de esta zona”, dice a SINC Alida de Flamingh de la Universidad de Illinois (EE UU), coautora del estudio.

Este trabajo es el primero que combina métodos paleogenómicos, isotópicos, arqueológicos e históricos para determinar el origen y las historias ecológicas y genéticas del contenido de la carga del naufragio.

“Los elefantes africanos consumen una variedad de alimentos vegetales: árboles, hierba, corteza y fruta. Podemos medir las proporciones isotópicas estables de carbono en los colmillos para determinar el tipo de vegetación que comió cada animal, lo que nos permite distinguir entre los elefantes que (por ejemplo) comieron hierba en una sabana abierta y los que comieron de los árboles en un bosque profundo”, añade Ashley Coutu, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), que también participa en la investigación.

Marfil de elefante, material de comercio entre la India y el Atlántico

El marfil del pecio está actualmente almacenado en la zona de la minería de diamantes cerca de Oranjemund. “Estaba en buenas condiciones cuando lo muestreamos. La buena conservación se debe a las aguas frías de la costa de Namibia, causadas por la corriente oceánica de Benguela”, explica Coutu. Este material fue un motor central del sistema comercial transcontinental que conectaba Europa, África y Asia a través de las rutas marítimas.

“Basándonos en datos arqueológicos e históricos, sabemos que los centros de comercio y las redes de intercambio de África Occidental florecieron durante miles de años antes de la navegación del Bom Jesus, por lo que se establecieron redes regionales para mover marfil a través de largas distancias”, señala la científica.

Así, el estudio les permitió rastrear el origen del marfil hasta diferentes hábitats de África Occidental, que pueden integrarse con pruebas arqueológicas de la producción artesanal de objetos de marfil y de comunidades de cazadores especializados. “Reunir esta evidencia nos permite construir una comprensión, a largo plazo, de las relaciones entre los humanos y los elefantes en estos paisajes”, afirma Coutu.

Análisis del ADN de los colmillos

Para poder explorar dónde se originaron estos colmillos de elefante, los científicos necesitaban múltiples líneas de evidencia. Por este motivo, la combinación de métodos y conocimientos, a través de datos genéticos e isotópicos recogidos a partir de la toma de muestras de los colmillos condujo a un rompecabezas que consiguió determinar la procedencia del marfil.

"Determinamos de dónde procedían estos colmillos examinando un marcador de ADN que solo se transmite de madre a cría y comparamos las secuencias con las de los elefantes africanos georreferenciados. De esta forma pudimos determinar la región geográfica y la especie de elefante con características de ADN que coincidían con el marfil del naufragio", añade Flamingh.

Cuatro de los haplotipos mitocondriales que descubrieron aún se encuentran hoy en día en los elefantes modernos. Los otros pueden haberse perdido debido a la caza de marfil o a la destrucción del hábitat.

Elefantes de distintos hábitats

Los datos de isótopos estables mostraron que los elefantes del cargamento de Bom Jesus vivían en una gama de hábitats diferentes, pero no en la selva tropical profunda o en ambientes áridos.

Hasta ahora, se pensaba que los elefantes de los bosques africanos se trasladaron a hábitats de sabana a principios del siglo XX. "Nuestro estudio demostró que no fue así, porque el elefante forestal africano vivía en hábitats de sabana a principios del siglo XVI, mucho antes de que se produjera la diezma de los elefantes de la sabana por el comercio de marfil", apunta Alfred L. Roca, coautor del estudio en la Universidad de Illinois.

Además de estos conocimientos, De Flamingh asegura que estos nuevos datos pueden ayudar a rastrear el marfil ilegal confiscado. Para los científicos, existe un “tremendo potencial” para analizar el marfil histórico de otros naufragios, así como de contextos arqueológicos y colecciones de museos. Esto permitiría entender las historias de vida de las poblaciones de elefantes, sus habilidades y también de las personas que cazaban y comerciaban con el marfil.

“Desde su origen en el elefante, pasando por las redes de África Occidental, hasta Europa, y volviendo a lo largo de la costa atlántica hasta la India, como una mercancía valiosa, hemos utilizado la carga para explorar las interacciones entre los elefantes, los cazadores, los comerciantes y los navegantes en el siglo XVI”, concluye Coutu.

Fuente: SINC


*Referencia: Flamingh et al. "Sourcing elephant ivory from a 16th century Portuguese shipwreck". Current Biology.

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Visión 2030, el plan para salvar elefantes

- La venta de elefantes, por Bartolomé Burgos

- Mueren cientos de elefantes por bacteria en Botsuana

- Eritrea se une a la Iniciativa para la Protección del Elefante

- Dos elefantes hacen cundir el pánico en Kenia al escapar de su reserva

- Cumbre sobre la conservación de los elefantes en Kasane

- África Austral pide aligerar la prohibición del comercio de marfil

- La Cámara de Medio Ambiente de Namibia apoya el plan de conservación de elefantes


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios