En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


El lugar donde los niños no molestan en misa, por José Carlos Rodríguez Soto

7 de junio de 2012.

En la misa de este domingo en la parroquia de Obo (República Centroafricana) me encuentro con más niños que adultos. El pertenecer a una mayoría siempre tiene ventajas y hace que uno tenga poder, incluso cuando es niño y en todos los ambientes, Iglesia incluida. Hacía tiempo que no caía en la cuenta.

No sé si a ustedes les pasa, pero en España -y me imagino que en muchos otros países europeos- entra uno en una iglesia un domingo con dos criaturas y basta que una de ellas , o más a menudo las dos a la vez, levante la voz, lloriquee o le dé por no estarse quieto para que inmediatamente los padres nos encontremos con varios pares de ojos vueltos hacia nosotros expresando, por ponerlo de forma suave, un cierto malestar. Durante los últimos cuatro años mi mujer y yo vamos a misa en distintos lugares de culto y encontrar un sitio donde uno pueda sentirse tranquilo con niños pequeños no es fácil. Cuando miras a tu alrededor y ves que eres el único que ha entrado en la mensaje del que dijo “dejad que los niños se acerquen a mí”.
Estando así las cosas, me pregunto cómo nos extrañamos después de que a los jóvenes les iglesia con pequeños llegas incluso a sentirte fuera de lugar, y en ocasiones tienes que hacer un gran esfuerzo para convencerte de que allí está presente y se predica el falte una formación cristiana si los padres tenemos miedo de llevarles a la iglesia con nosotros cuando aún son pequeños.

Y no se trata sólo de las iglesias, sino de autobuses, trenes, vagones del metro y cualquier lugar público, sin mencionar lugares como algunos restaurantes o incluso colonias de apartamentos donde no se admiten niños e incluso este particular se dice abiertamente para que nadie se llame a engaño. Lo peor del caso es que el fenómeno parece aceptarse sin mayores problemas, y uno se imagina que pasaría, por ejemplo, si en un lugar público se dijera que no se acepta la entrada de homosexuales, magrebíes, discapacitados o mujeres, por poner ejemplos sacados al azar y sin ningún ánimo de ofender a nadie. Con los niños es distinto. Se asume que sus reacciones pueden causar molestias y se envían mensajes varios para que, por lo menos, quien quiera presentarse en público con ellos caiga en la cuenta de que no son exactamente bienvenidos porque los críos son un incordio, y basta. Mucho me temo que comportamientos así tienen que ver con esa mentalidad anti-natalidad que se ha instalado en una buena parte de la cultura occidental moderna.

Pero yo escribo estas líneas desde el África profunda y aquí las cosas son distintas. Hoy en misa en este lugar perdido en la selva los niños eran mayoría y la ceremonia se desarrolló entre lloriqueos, mamás dando la teta y niños que están inquietos, como es su obligación. Y no pude evitar echarme a reír cuando, después de la comunión, el catequista leyó algo en lengua Sango que naturalmente yo no entendí y un murmullo de desaprobación recorrió los bancos de los adultos. Inmediatamente los niños, colocados en las primeras filas, se volvieron al unísono y los perforaron con sus miradas como diciéndoles “a ver si aprendéis a comportaros, que estamos en misa!”

Y es que cada ven que entro en una iglesia en Madrid y a mi crío de tres años le da por decir en voz alta que “Jesús está malito en la cruz y su mamá se le quiere llevar a casa para curarle la pupa” o cualquier cosa por el estilo, y veo a algún adulto volverse como si se hubiera sentado encima de un cojín de chinchetas, me dan ganas de invitarle a que se venga a África una temporada y acuda, durante varios meses, a misas de dos o tres horas llenas de cientos de mocosos, a ver si se le pasa.

Originale en: En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios