En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


EL LRA en el Este de la República Democrática del Congo, por José Carlos Rodríguez Soto

30 de septiembre de 2014.

Acabo de regresar de un viaje por el Noreste de la República Democrática del Congo, en la Provincia Oriental. Los habitantes de esta región viven bajo el temor de los ataques del Ejército de .Resistencia del Señor, el LRA, la temida guerrilla de origen ugandés que durante la última década ha pasado de ser un problema exclusivamente de Uganda para convertirse en una seria amenaza regional que ha afectado a otros tres países: Sudán del Sur, R D Congo y la República Centroafricana.

Los lectores asiduos de este blog han oído hablar del LRA en repetidas ocasiones. El LRA empezó a finales de los años 80 en Uganda, y hasta el 2005 tenía sus bases en el Sur de Sudán. En 2005 su líder, Joseph Kony, reagrupó a sus rebeldes en el Parque Nacional de la Garamba, en el Noreste del Congo, y tres años más tarde el LRA se dividió en infinidad de grupos que sembraron el terror entre la población del Noreste del Congo, sobre todo durante las Navidades de 2008 y 2009 cuando mataron a cientos de personas. Las personas que viven en esta zona del Noreste del Congo no se han repuesto de este trauma que les ha marcado profundamente, haciéndoles vivir en un estado de permanente temor ante nuevos ataques.

Durante los dos últimos años, la mayor parte de los combatientes del LRA estaban en la vecina República Centroafricana, pero desde abril de este año han pasado al Noreste del Congo. Casi todos los días se dan casos de secuestros de personas en poblados. La mayor parte de los secuestrados son obligados a transportar objetos robados, sobre todo sacos con alimentos, y son puestos en libertad a los pocos días. Otras veces el LRA tiende emboscadas a vehículos que pasan por las carreteras que salen de Dungu hacia localidades como Duru, Niangara, Bangadi o Doroma. El miedo ha provocado un aumento de los desplazados internos. Durante los tres primeros meses de este año los desplazados había disminuido mucho: de ser unos 400.000 pasaron a ser 100.000, pero durante los últimos meses han aumentado hasta casi 200.000. Y lo peor del caso es que esto ocurre en un momento en el que muchas de las agencias humanitarias acababan de retirarse pensando que la emergencia había disminuido. No es de extrañar que la gente desarrolle una enorme desconfianza ante las instituciones que representan la comunidad internacional, a las que acusan –y en muchos casos con razón- de condenarles al olvido en aras de otras crisis más mediáticas.

En 2012, la Unión Africana autorizó la puesta en marcha de una fuerza multinacional para eliminar el LRA. Compuesta por soldados de Uganda, Sur Sudán , Congo y Rep. Centroafricana, estaba previsto que llegaran a los 5.000 efectivos, pero nunca pasaron de los 3.000, y ahora mismo apenas llegan a los 1.800, la mayoría ugandeses. En el Noreste del Congo sólo opera el contingente del propio país, pero no tienen medios de transporte, ni de comunicaciones. Los soldados ugandeses, estacionados en la vecina Rep. Centroafricana, no tienen autorización del gobierno de Kinshasa para realizar operaciones militares en territorio congoleño. Hay también soldados de la fuerza de intervención de la ONU, la MONUSCO, pero no tienen un mandato ofensivo y no pueden hacer mucho más allá aparte de patrullar en carreteras principales, con lo que se da la paradoja de que el LRA puede realizar sus ataques con toda impunidad en una zona en la que se dan cita los ejércitos de Guatemala, Bangla Desh, Marruecos, Indonesia, Estados Unidos, y de la propia República Democrática del Congo.

Se calcula que el LRA de Joseph Kony no tiene más de 200 combatientes, pero operan en grupos muy pequeños que se mueven sin parar, lo que hace muy difícil localizarles. E incluso una vez que se sabe dónde están no hay una fuerza militar capaz de enfrentarse a ellos. Sobreviven gracias a los robos en los poblados y sobre todo gracias a la caza furtiva en el Parque de la Garamba. Allí matan a elefantes para vender sus colmillos a traficantes sudaneses o bien los intercambian por armas y municiones a los numerosos grupos armados que operan en el Noreste de la República Centroafricana.

Pero el LRA es sólo uno de los muchos grupos armados que siembran el terror entre la población del Este de la R D Congo. Otros grupos, como el ADF, los hutus ruandeses del FDLR o los Mai Mai de Morgan Cobra en la región del Ituri atraen mucho más la atención de las fuerzas de la MONUSCO, que consideran mucho más prioritario enfrentarse a ellos para desarmarlos. Esta es, sin duda, otra ventaja con la que el LRA cuenta desde hace varios años: el hecho de que la comunidad internacional los mira cada vez más como un problema de poca envergadura. Las 200.000 personas desplazadas del Noreste del Congo que viven bajo la amenaza del LRA parecen no pensar lo mismo.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios