En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Portal del Conocimiento sobre África del CIDAF-UCM permancerá parado por mantenimiento y vacaciones estivales hasta el 31 de agosto ¡Gracias!
...leer más...

El grupo A3+1 se reúne para reforzar un frente común ante el Consejo de Seguridad
...leer más...

Protestas por las tarifas de los permisos de residencia de la República Centroafricana
...leer más...

Permanecen las tensiones entre Marruecos y Argelia por el Sáhara Occidental
...leer más...

Sudáfrica comenzará a fabricar la vacuna de Pfizer
...leer más...

Intento de magnicidio en Madagascar
...leer más...

La gira africana de Pedro Sánchez
...leer más...

Arrestan en Tanzania al líder del principal partido opositor
...leer más...

El Gobierno de Ghana muestra su preocupación ante la expansión de terroristas y piratas
...leer más...

La vuelta de Twitter a Nigeria
...leer más...

Falta de apoyo para las Fuerzas de la Reserva Africana
...leer más...

El lobby energético africano protesta contra la campaña contra los combustibles fósiles de los países occidentales
...leer más...

Reino Unido deporta a 150 ciudadanos de Zimbabue
...leer más...

La transición democrática en Sudán se tambalea
...leer más...

Solo el 1 % de la población africana está vacunada
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


El lado más oscuro de la Navidad , por Alberto Eisman

18 de diciembre de 2014.

Hace dos días, con nocturnidad y alevosía, un ladrón saltó el cerco de mi casa, abrió el gallinero y se llevó al gallo más grande que había. Me dio mucha pena no tanto por la pérdida material (que para mí no es mucha) sino porque se lo había prometido como regalo de Navidad al guarda de mi casero. Este es un suceso que puede ocurrir siempre, pero que por desgracia es mucho más recurrente en las semanas previas a la Navidad. Si en mi caso la pérdida del gallo en cuestión no pasa de ser acontecimiento trivial, en muchos otros la cosa no es tan anecdótica.

Es precisamente en estas semanas prenavideñas cuando en todo el país se detecta un palpable aumento de la criminalidad. No sé si el mensaje del niño Jesús en el pesebre o del Gloria a Dios a los hombres de buena voluntad ha calado de verdad en los corazones, lo que sí se es que cuando se acerca la Navidad, muchos sienten de manera evidente la presión ambiental para comprar regalos, para hacer un extra o simplemente para darle un gusto al cuerpo. Para todo esto, se necesita dinero y en muchos casos, la única opción es recurrir a lo ajeno.

Algunos botones de muestra: hace dos días la policía acababa a balazos con cuatro ladrones que han entrado en un supermercado en un suburbio de Kampala; ayer mismo, dos atracadores más (esta vez de banco) han sido abatidos por la policía; en el pueblo de Alito, a 35 kilómetros de donde vivo, unas turbas enfurecidas que habían pillado con las manos en la masa a unos ladrones de ganado han quemado la furgoneta con la que estos pollos querían transportar el botín, y así sin cesar, noticias de tal calibre se repiten sin cesar en los medios de comunicación y en las comisarías.

Por desgracia, no es el único aspecto sombrío de este tiempo prenavideño. Otro es el estrés asociado a unas fechas en las casi todo el mundo quiere hacer un desplazamiento para poder visitar a sus familiares. Ante la avalancha de personas que necesitan transporte, los proveedores – casi en su mayoría privados – no tienen problema alguno en elevar abundantemente los precios de los billetes de todos los autobuses, furgonetas y otros tipo de transporte. Ante los pingües beneficios que suponen todos estos ciudadanos que se ven forzados a desplazarse, los autobuses están que no paran, trabajan a destajo para aprovecharse del filón con chóferes que están al volante hasta la extenuación... o hasta que se caen dormidos y se caen por un barranco. La subida en el número de accidentes es por desgracia también uno de los indicadores más siniestros de estos días. Yo personalmente evito pasar por Kampala desde mitad de Diciembre porque la ciudad se convierte en un nido de conductores y motoristas suicidas.

Ante tanto personal que hay en la carretera y los riesgos a los que se ve enfrentado el ciudadano... ¿qué hace la policía? Pues afilar sus armas (no las de disparar) y ver en qué infracción se puede pillar al sufrido conductor para luego convencerlo de que lo mejor, lo más fácil “y lo más humanitario” es aflojar la mosca un poquito y dar una pequeña mordida navideña que compense por las afrentas reales o imaginarias que se hayan hecho a la ley. Así los servidores de la ley – que están como todos sabemos muy mal pagados – pueden permitirse unos cuantos gastos extra para estas fechas.

En los periódicos digitales españoles, comienzo ya a ver artículos de la guisa de “Trucos para no engordar en Navidad”. Este no es por el momento el problema en África. Aquí a decir verdad no es que en las casas se consuman calorías en exceso (apenas hay algo parecido a los mantecados o los polvorones aunque sí que hay montones de bebidas carbónicas azucaradas) No suele ser la comida de lo que se abusa por aquí, ya que para muchas economías humildes, ya es de por sí una fiesta el poder comprar uno o dos kilos de ternera o un pollo hermoso para compartirlo en familia el día de Navidad, pero donde sí que hay claros excesos es en la bebida y casi siempre por parte de la población masculina. Parece como si Navidad fuera una excusa para reunirse con los amigos, beber sin medida y pillar un colocón soberano. Ni que decir tiene las funestas consecuencias que tienen estos excesos en la familia: dinero que no va a parar al hogar ya que se queda en el bar, situaciones de violencia doméstica causada por los excesos etílicos, abandono y abuso, sangrientas y a veces mortales peleas, etc.

En fin, a pesar de que me gusta el tiempo de Navidad, estos factores me hacen siempre mirarlo de una manera más crítica: ¿qué es lo que hemos creado? Un periodo donde debería haber más serenidad pero lo que se ve por todos lados es estrés, donde en vez de simplicidad hay más consumismo y más ambición, donde en lugar de paz se experimenta más violencia y más sufrimiento. Toda una triste contradicción de lo que tendría que ser este tiempo. Me da gana de unirme a la pareja de Belén y buscar un sitio donde pueda experimentar calor, seguridad, humanidad y sobre todo... esperanza.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios