En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


El héroe anónimo de Goma, por José Carlos Rodríguez Soto

23 de noviembre de 2012.

“Los periodistas nos pasamos la vida hablando de personalidades banales que no se merecen ni dos líneas en los medios de comunicación”. Recuerdo muy bien haber escuchado esta frase de boca de Ramón Lobo durante una visita del veterano periodista al norte de Uganda, .en 2004, en la que tuve ocasión de compartir varios días con él. Hoy he recordado esta frase después de haber hablado por teléfono con uno de mis mejores amigos en Goma (R D Congo): el hermano salesiano Honorato Alonso, que lleva en este lugar –epicentro de numerosos conflictos- más de tres décadas. De él sí merece la pena hablar, y como nadie lo hace voy a hacerlo yo mismo.

Dos días antes de que Goma cayera ante el avance de los rebeldes del M23 Honorato salió de su comunidad, muy cercana al aeropuerto, para asegurarse de que los 30 estudiantes del centro Boscolac -cercano a la barriada de Mugunga- estuvieran bien y sin problemas de seguridad. Al día siguiente intentó volver a su casa, a pie, pero cuando comenzaron los bombardeos en la ciudad se dio media vuelta apresuradamente y regresó con sus muchachos. Allí aguantó el tipo con ellos durante los dos días interminables de tensión que el más de medio millón de habitantes de la ciudad soportaron hasta que los rebeldes tutsis completaron la toma de la capital del Kivu Norte. Me imagino que Honorato, como todos los españoles que trabajaban en el Este del Congo, recibiría la comunicación oficial que la Embajada de España en Kinshasa envió hace ya tres meses a los nacionales que se encontraran en esas zonas advirtiéndoles de que su seguridad física estaba en peligro y aconsejándoles que se marcharan de allí. Honorato eligió quedarse. Lleva ya más de 30 años en Goma y durante ese tiempo ha visto situaciones de todos los colores: la llegada de los dos millones de refugiados ruandeses en 1994, las invasiones militares de Ruanda en 1996 y 1998, la amenaza del CNDP de Nkunda en 2008 y ahora el avance del M23. Honorato ha enterrado a víctimas del cólera en fosas comunes, ha organizado ayudas de emergencias a personas desplazadas y ha acompañado a numerosas víctimas de estos conflictos sin esperar un sueldo de varios ceros ni ninguna otra recompensa.

Honorato enseña electricidad en la escuela técnica-industrial que los salesianos tienen en Goma, a donde acude todos los días antes de las siete de la mañana en su vieja bicicleta. Cientos de alumnos que han pasado por su aula trabajan hoy en numerosos lugares del Congo y otros países de la zona. Pero la otra pasión del hermano es el deporte. A sus 62 años sigue entrenando equipos de fútbol y baloncesto compuestos por infinidad de niños de familias muy pobres y chavales que se buscan la vida en la calle. Hace dos años, con ayuda de una ONG española que recibió fondos de Castilla-La Mancha puso en marcha el centro Boscolac a orillas del lago Kivu, para que los niños y jóvenes de Goma –muchos de ellos desplazados y víctimas de las guerras del Este del Congo- pudieran gozar de un espacio de calma y recreo, lejos del ambiente de miseria, violencia y desesperación en el que suelen vivir. Allí viven, desde el año pasado, 30 estudiantes de familias desplazadas a los que se les paga los estudios, y allí se desarrollan también un sinfín de actividades como campeonatos deportivos, talleres de formación, juegos para niños durante los fines de semana y los periodos de vacaciones, actividades de grupos como scouts y corales de parroquia, etc. A Honorato le para todo el mundo, soldados y policías incluidos, cuando camina por Goma (porque no utiliza coche): “hermano, tú me entrenaste en el equipo de baloncesto hace 20 años”, hermano, tú ayudaste a mis hijos cuando no podían estudiar”… el buen hombre se para, sonríe tímidamente, les estrecha la mano, se interesa por sus problemas y sigue adelante.

Hace algunos meses quise hacerle una entrevista para una revista española y me contestó con un escueto: “no tengo costumbre”. Una respuesta típica de un hombre sobrio castellano, burgalés por más señas, como él. Durante estos días, en los que los ojos de los medios de comunicación internacionales (excluidos los españoles, por supuesto, a los que lo que ocurre en África les trae al pario) están puestos en el Este del Congo, héroes como él, que llevan décadas haciendo un trabajo callado, se merecen un reconocimiento. Otros -haciendo uso de un derecho perfectamente legítimo- se han marchado de esta zona de conflicto cuando han visto llegar el peligro. Él, como suele ocurrir con los misioneros, ha elegido quedarse. En España, donde nos pasamos la vida hablando de personas que no dan un palo al agua y no son ejemplo de nada, deberíamos pensar que testimonios como el suyo no deberían pasar desapercibidos.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios