En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Hombres armados secuestran a cuatro personas en Nigeria
...leer más...

Nuevas protestas de los padres afectados por el secuestro de sus hijos en Nigeria
...leer más...

El presidente de Eritrea visita Sudán para aliviar posibles fricciones
...leer más...

La UE y EE.UU. sugieren métodos alternativos en la lucha de Nigeria contra Boko Haram
...leer más...

Sudán ratifica la Convención sobre los derechos de la mujer, con excepciones
...leer más...

Alerta inestabilidad: Una moción de censura contra Zoe Kabila en RD Congo
...leer más...

Gabón quiere ser readmitido en el grupo de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas
...leer más...

Un muerto al pisar una mina un coche de una misión católica en la República Centroafricana
...leer más...

El periodista francés secuestrado en Malí aparece en un vídeo pidiendo su liberación
...leer más...

Biden no ha tomado por el momento ninguna decisión respecto a la cuestión del Sáhara Occidental
...leer más...

Estados Unidos apoya la distribución mundial de las vacunas de coronavirus a precio de costo
...leer más...

Estados Unidos apoya el plan estratégico de eliminación de la malaria de Sierra Leona
...leer más...

Las principales empresas africanas tecnológicas colaboran para impulsar la transformación digital del continente en 2021
...leer más...

Museveni tendrá una investidura con presencia internacional
...leer más...

Uganda interviene para mediar en las negociaciones de la presa del Renacimiento
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Paulo Duarte nuevo seleccionador de la selección de fútbol de Togo
...leer más...
Rutas del narcotráfico mexicano en África, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
África quiere algo más que turistas que se abrazan con niños en Instagram, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Noticias >

El gobierno corrupto de Malí y los yihadistas
5 de diciembre de 2018

No cabe duda de que tanto la intervención de Francia en Libia como la inseguridad que asedia a la vecina Argelia tienen mucho que ver con la crisis que atraviesa Mali en la actualidad. Pero, ¿son estos factores suficientes para explicar por qué la mitad del país está controlado por yihadistas?

En su artículo, Tor A. Benjaminsen analiza, además de los efectos colaterales que Libia y Argelia han vertido sobre el país, la actitud del gobierno maliense hacia las poblaciones rurales de las zonas controladas por yihadistas. Laxismo con respecto a la inscripción de tierras, laxismo en todo lo relativo a la gestión de los conflictos entre ganaderos y agricultores, corrupción… El desfallecimiento de la figura del estado en las zonas rurales ha conseguido que muchos locales reciban la llegada de los yihadistas como una forma de salvación.

Desde 2012, más de la mitad del país está controlada por grupos yihadistas. ¿Qué ha podido provocar un cambio tan drástico en un país anteriormente considerado una muralla contra el islam radical en África por los analistas?

Los efectos colaterales de la política regional

De entre los muchos los factores que han contribuido a la crisis actual de Mali, el bombardeo de Libia por parte de la OTAN en 2011 es uno de los más importantes. Como consecuencia de la intervención militar, miles de tuaregs armados volvieron a Mali después de servir en el ejército libio. Su llegada sirvió para avivar un levantamiento tuareg que llevaba tiempo incubándose en el norte del país. Algunos tuaregs, junto con yihadistas llegados de Argelia después de la guerra civil de los 90, lograron avanzar hasta le región de Mopti, en el sur del país, antes de que una contraofensiva francesa en 2013 les hiciera retroceder. No obstante, los insurgentes recuperaron el terreno perdido. A día de hoy, controlan tanto zonas rurales del norte de Malí como la región de Mopti, al sur. Han logrado hacerse con el control gracias a la creación de pequeños grupos que se han ido ganando la simpatía de los pequeños productores, y en particular de los pastores nómadas. Mientras tanto, el gobierno y el ejército malienses se han replegado hacia las ciudades.

Los efectos colaterales de la política regional

Muchas de las explicaciones que se han encontrado para este conflicto apuntan a la influencia de acontecimientos en la política mundial y a la evolución del terrorismo internacional. De entre todos estos factores, hay que destacar la importancia de los vínculos entre grupos yihadistas locales con Al-qaeda y el Estado Islámico, el tráfico de droga y el tráfico y uso de rehenes como fuente de financiación de los grupos armados, la dinámica, la política y la historia de las rebeliones tuaregs, el debilitamiento del estado, la intervención militar francesa y más tarde de las Naciones Unidas, el panorama cambiante y complejo del islam en Malí y la posibilidad de entender la crisis del país como un eco del conflicto libio.

Todos los factores mencionados crean un terreno fértil del que brota el conflicto actual. Pero no es posible explicar la expansión del yihadismo en Malí sin analizar también el contexto político local. Sobre todo, es importante entender quién tiene acceso a los recursos naturales. Al descontento generalizado de las poblaciones rurales con un estado corrupto y depredador hay que añadir la contrariedad que despierta un modelo económico impuesto por el Estado y por unos donantes internacionales que no tienen en cuenta las necesidades de muchos de los pastores. Han sido varios los que desde el gobierno han tratado de beneficiarse de las disputas por la posesión de tierras, la gestión de los recursos naturales o a la lucha contra la desertificación.

Desarrollo de la agricultura a expensas de la explotación ganadera

Los conflictos que despierta la competitividad por el acceso a un mismo terreno son un factor clave detrás de la militancia de pequeños agricultores, y sobre todo de ganaderos, en los grupos terroristas locales. Muchos de estos ganaderos apoyan la toma del control regional por estos grupos antiestado, antielites y propastorales. Pastores de todo el Sahel están decepcionados con los programas y políticas de desarrollo que favorecen la expansión agrícola a expensas de los pastos y del bloqueo de los pasos de ganado tradicionales. Sin embargo, los pastores utilizan los pasos incluso una vez bloqueados y convertidos en campos de cultivo, lo que inevitablemente genera conflictos.

Funcionarios corruptos abusan de las poblaciones más rurales

Los funcionarios en estas zonas rurales sacan provecho de los enfrentamientos entre estos dos métodos de subsistencia haciendo creer a sus defensores que, si pagan, el gobierno apoyará sus reivindicaciones. Por otro lado, el servicio forestal sanciona con multas arbitrarias a mujeres que recogen madera para hacer fuego o a pastores que dejan pastar a sus rebaños. El servicio forestal fue creado en la época colonial en forma de organización paramilitar. Su principal mandato era el de hacer respetar y proteger los recursos naturales y poner fin a la desertificación sirviéndose de un sistema de permisos y multas. En 1986, con motivo de la proliferación de nuevos retos fijados por las agendas de desarrollo sostenible en los 80 y para impresionar a los donantes de ayuda extranjera, el gobierno revisó la ley forestal para hacerla más severa. El endurecimiento de la ley se refleja sobretodo en la aparición de multas extremadamente elevadas si se tiene en cuenta la renta media por habitante en Malí. Con el tiempo, el servicio forestal se ha convertido a la vez en una herramienta de sabotaje a las regiones rurales y en el blanco de una población enfurecida. Entre 2012 y 2016, al menos 10 funcionaros forestales murieron a manos de yihadistas o de habitantes en la región de Mopti. El sentimiento antigubernamental se ha extendido entre la población masculina más joven, pero sobre todo entre los hombres pertenecientes la etnia peul, cuya economía es principalmente nómada y pastoril. Muchos de estos jóvenes acaban por unirse a las filas los distintos grupos armados.

La emergencia de los grupos yihadistas se presenta como una oportunidad de resistencia al estado. Nuestras investigaciones sugieren que la marginalización política, más que la radicalización islámica de la población, están detrás de los esfuerzos de resistencia. Por ejemplo, en las zonas rurales controladas por los yihadistas, los ganaderos que quieran acceder a los valiosos pastos durante la temporada seca ya no tienen que pagar sobornos ni regalías a los jefes tradicionales o a los funcionarios del estado.

Diagnóstico equivocado, solución equivocada

A pesar del clima de violencia que supone el control yihadista de estas regiones, ya son muchos los que ven a estos grupos como un mal menor en comparación con el estado corrupto. Los esfuerzos del gobierno y de la comunidad internacional por resolver la crisis en Malí seguirán fracasando mientras sigan concentrados únicamente en la inseguridad provocada por estos grupos yihadistas en todo el mundo y no afronten el problema que supone para las poblaciones rurales la falta de un acceso justo y regulado a los recursos naturales.

Tor A. Benjaminsen

* Profesor del Departamento de Estudios Internacionales sobre Medioambiente y Desarrollo (Noragric), Universidad Noruega de Ciencias de la Vida.

Fuente: Afrik.com

[Traducción y edición, Mariana Entrecanales]


Artículos Relacionados:

- Fuerzas conjuntas de Malí y Francia abaten al lider yihadista Amadou Koufa

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 5/6)

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 4/6)

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 3/6)

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 2/6)

- La situación política de Malí a cuatro meses de las elecciones presidenciales (Parte 1/6)

- Malí se ha convertido en un Estado fallido con Ibrahim Boubacar Keïta

- Es necesario que termine el régimen del presidente IBK en Malí

- Malí retrasa el referendum Constitucional

- No al proyecto de reforma constitucional en Malí: ¡ No saque tanto músculo ! (Carta abierta a IBK)

- Cumbre en Malí entre Francia y los paises del G -5 del Sahel

- El petróleo de Malí , ¿mito o relalidad?

- Tariq Ramadan y la crisis de Mali

- La fuerza antiyihadista del Sahel necesita mayor financiación

- Europa militariza el Sahel

- El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel

- Comienza la segunda misión de la fuerza antiterrorista del Sahel ’G5’

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 6/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 5/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 4/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 3/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 1/6)

- Los Estados Unidos y las guerras en el Sahel, por Gary K. Busch (Parte 2/6)

- ¿El Yihad en un Magreb-Sahel reunificado por nuevos Almorávides?

- El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel

- Las tropas del G-5 podrían atacar a los yihadistas "sin antagonizar a las comunidades"

- El Sahel

- Cumbre en Malí entre Francia y los paises del G -5 del Sahel

- Malí y las Naciones Unidas se unen para erradicar la inseguridad provocada por el terrorismo y el extremismo violento

- El terrorismo se expande alarmantemente en África

- Redes sociales y terrorismo en África

- Reubicación de los pastores Fulani en Nigeria

- Una secta armada cristiana amenaza a los pastores fulani en el estado de Kaduna, Nigeria

- Cerrados seis colegios por ataques fulani en Kwahu, Ghana

- ¿Podría haber intereses económicos de “hombres de poder” detrás de los ataques de los pastores Peuls?

- Malí, la guerra sin fin, Por José Naranjo

- Creación en Malí de un nuevo grupo Fulani, armado pero no terrorista: queremos tener paz en nuestro territorio

- Enfrentamientos entre pastores y agricultores en la frontera de Mali con Burkina Faso, al menos 30 muertos


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios