En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


El Evangelio según mi suegra, por José Carlos Rodríguez Soto

14 de junio de 2011.

Se acabaron las juergas nocturnas en mi casa, si es que alguna vez las hubo, que siempre fueron sobrias y se redujeron a alguna copita de “Amarula” después de las diez. Mi suegra y mi cuñada han venido de Uganda hace cuatro días para pasar tres meses de vacaciones y desde el pasado jueves en este piso del madrileño Barrio de la Concepción después de cenar se apaga la televisión y se reza el rosario, en lengua Alur, que el Señor la entiende y nosotros a Dios gracias también, excepto nuestros dos niños, pero todo se andará. Y en cuanto a los entretenimientos audiovisuales, nada de “Sálvame” ni de telenovelas mundanas. Aquí sólo se ven los programas religiosos de la 13 TV, excepto algún telediario que me dejan ver alguna vez por concesión a este pobre yerno que ha vuelto a las prácticas de sus días conventuales por mano de su familia política. Y, como diría el padre Peyton, la familia permanece unida.

En Erussi, el pueblo ugandés de la señora Josephine Manano, que así se llama mi suegra, todos los domingos hay misa a las siete de la mañana, y de las veces que he estado allí recuerdo que si uno no se apresura uno a llegar a la parroquia a las seis y media de la mañana se arriesga uno a quedarse de pie, o incluso fuera de la iglesia, trance éste harto incómodo si se tiene en cuenta que las misas allí suelen durar de dos horas en adelante con profusión de cantos, danzas, procesiones y oraciones espontáneas. El domingo pasado cuando fueron a misa en Madrid se quedaron desilusionadas de ver que aquí los asuntos del espíritu se despachan en apenas cuarenta minutos y que todos los feligreses salen a continuación como alma que lleva el diablo y sin apenas tiempo para saludarse y preguntarse por los asuntos personales.

Mi mujer ya está curada de estos y otros espantos. Recuerdo cuando vinimos a España hace ahora unos tres años y medio que durante nuestro primer domingo aquí tuvimos que levantarnos muy temprano para ir a coger un autobús. Al encontrarnos, a eso de las siete de la mañana, con grupitos de jóvenes con cara de venir bastante contentos, sonrió mi chica y me dijo: “Mira, como en Uganda los domingos, aquí también los jóvenes van a misa muy de mañana”. Meneé yo la cabeza con gesto de escepticismo mientras la contesté algo así como: “Que no, que aquí no es así. Estos chicos no van, sino que vienen y todavía no han dormido, y dudo yo de que alguno de ellos vaya hoy a misa, que aquí las cosas son muy distintas”.

Aunque hay muchas realidades distintas en África en cuanto a la práctica religiosa se refiere, no hay duda de que allí hay un sentimiento religioso que aflora con mucha más naturalidad que aquí, donde la secularización intenta relegar las convicciones religiosas al ámbito de lo privado, y a veces ni eso. En los lugares de África que yo conozco no se empieza ningún acto público sin una oración, ni se come sin bendecir la mesa, ni comienza la jornada en una escuela sin rezar todos juntos, y cuando uno jura su cargo público lo hace con la Biblia en la mano sin que nadie monte un pollo por eso. Después el nuevo cargo gobernará siguiendo los preceptos del amor al prójimo o a espaldas del derecho más elemental, pero por lo menos sabrá que ha jurado algo que un día podrá volverse contra él. No conozco ateos en África, y si alguno hay se lo debe de tener muy callado. La fuerza espiritual del continente africano es una de las grandes riquezas que podemos y creo que debemos aprender de ellos, aún con todas las purificaciones que sus expresiones religiosas necesiten.

Por eso uno de los primeros choques culturales que muchos africanos se llevan al venir a un país europeo es el ver cómo Dios cada vez cuenta menos en nuestra vida diaria y cómo a los jóvenes se les educa sin apenas ninguna referencia religiosa, incluso por parte de familias que se declaran católicas. Mi niño, que está a punto de cumplir los tres años, cuando se levanta por las mañanas y ve a su tía Florence que está en una silla con la Biblia abierta haciendo su meditación me pregunta: “Papá, ¿qué hace la tía?” Cuando le respondo, tiemblo al pensar en el día en que me pregunte a mí que por qué yo no lo hago.

Original en En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios