En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
40 arrestados en Uganda mientras las fuerzas de seguridad rodean las casas de Bobi Wine y Besigye
...leer más...

Ser negro en Italia aún no es fácil, la serie Zero busca cambiarlo
...leer más...

Sudáfrica prohibirá la cría y caza de leones en cautividad
...leer más...

La juventud es clave para transformar los sistemas mundiales de alimentos
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (2/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (2/3)
...leer más...

Aplazadas las eliminatorias de los grupos africanos para el mundial de fútbol de 2022
...leer más...

El gobierno nigeriano aprueba la creación de un centro para el control de las armas ligeras
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (1/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (1/3)
...leer más...

Dominic Ongwen, ex niño soldado, condenado a 25 años de cárcel por crímenes de guerra y de lesa humanidad
...leer más...

Marruecos introducirá un nuevo Código para el Medio Ambiente
...leer más...

Zimbabue considera la primera matanza masiva de elefantes en décadas
...leer más...

Las remesas familiares baten un récord en Zimbabue
...leer más...

Marruecos refuerza la cooperación Sur-sur con Nigeria y Yibuti
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Jacinto Román Sancho: Gorilas de llanura en el Congo, por Roge Blasco
...leer más...
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Paulo Duarte nuevo seleccionador de la selección de fútbol de Togo
...leer más...
Rutas del narcotráfico mexicano en África, por Carlos Luján Aldana
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

EL AGUA EN ÁFRICA
19/11/2012 -

El reto de la inseguridad alimentaria en África es grave, a causa sobre todo del injusto y creciente acaparamiento de tierras, de las guerras, pobreza, sequias etc., y supone que más de 10 millones de personas, según la FAO, necesiten ayuda urgentemente en Somalia, Sudan, Etiopia, Kenia y Uganda. (En el mundo subsisten 900 millones de hambrientos. Esta es la esclavitud más radical!).

Al mismo tiempo, el reto de la escasez de agua potable va alcanzando grados de emergencia en numerosas regiones de África. La escasez de agua potable va camino de convertirse en el problema más urgente para África, Europa y el mundo global.

Datos sorprendentes: Según “El País” (15 Nov.2012), algunos hoteles consumen en España entre 300 y 500 litros de agua por habitación y día. El cambio climático hace subir la temperatura (2 ºC) y provoca un fuerte aumento de evapotranspiración de las plantas. Algunas industrias consumen cantidades ingentes de agua: 1 kg de oro necesita 716.000 litros de agua. La UE advierte que grandes zonas de España reciben entre 3 y 10 veces menos agua que la demanda. ¿Es nuestro estilo de vida sostenible?

En África los problemas derivados de la gestión del agua son particularmente agudos. Unos 300 millones de africanos carecen de acceso al agua potable, y al menos catorce países del continente sufren un déficit permanente de agua. De los cincuenta y cinco países cuyo consumo de agua potable por persona y día está por debajo del mínimo de cincuenta litros establecidos por la Organización Mundial de la Salud, treinta y cinco de ellos están en África.

Esta situación afecta muy negativamente al desarrollo educativo y a la salud de la población, sobre todo de la población infantil.

El avance de la desertificación, se suma al aumento poblacional y a la contaminación de los ríos, lo que produce que el agua potable sea un bien escaso en África.

Tres de cada cuatro africanos utilizan agua subterránea como fuente básica de agua potable a pesar de que esta no supone más de un 15% del total de los recursos aprovechables.

El Banco Mundial asegura que un ser humano necesita entre 100 y 200 litros diarios, o entre 36 y 73 metros cúbicos anuales, para beber y para la higiene. Pero además las poblaciones gastan agua para la energía, la agricultura y la industria, lo cual lleva la cifra a unos mil metros cúbicos por persona, por año.

Según la ONU, la lluvia que cae en África al año podría abastecer de agua potable a 13.000 millones de personas, casi el doble de la población mundial actual. Pero, los africanos mueren de sed, por las actividades industriales, los residuos tóxicos, la evaporación, la transmisión de enfermedades como el cólera en arroyos inseguros, la perdida de caudal de los ríos, falta de estructuras para recoger el agua y el mal reparto. Por eso la ONU recomienda la recolección de agua de lluvia en todo el continente, que solucionaría en gran parte la escasez, dado que África aun conserva su potencial, aunque necesita estar mejor repartido.

En 2000, la ONU estableció los Objetivos del Desarrollo del Milenio que incluyen también reducir a la mitad el número de personas sin acceso al agua potable y a unos servicios básicos de saneamiento, pero su realización queda todavía lejos.

Nos preguntamos, entre el creciente número de inversores que llegan a África, ¿Quién se preocupa de los 300 millones de africanos que carecen de agua potable? Desde mi experiencia en Uganda, puedo decir, que aparte de alguna ONG como Manos Unidas, algunos misioneros-as y algún funcionario del gobierno más humanizado, casi nadie se preocupa de potenciar su capacidad para cubrir sus necesidades básicas y para gestionar los recursos naturales.

Cuando yo era un chaval por los años cuarenta, era imposible dejar a ninguna persona o familia del pueblo sin pan y agua. Y por tanto, podemos hacemos una pregunta más radical: ¿Con todos los recursos y medios disponibles, cómo podemos dejar a 300 millones de africanos sin agua potable?. ¿Nos vamos humanizando o deshumanizando?


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios