En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Somalia restablece los lazos diplomáticos con Kenia
...leer más...

Portugal enviará más soldados a Mozambique para ayudar en la lucha contra el terrorismo
...leer más...

Cientos de personas se manifiestan en Sudáfrica en apoyo al pueblo palestino
...leer más...

Yoweri Museveni celebra su investidura sin dejar de ahogar a la oposición
...leer más...

Alemania trata de acercar posturas con Marruecos
...leer más...

El estado de Burkina Faso dona alimentos a la Iglesia católica a través de OCADES Caritas Burkina
...leer más...

La gira europea del ministro burundés Shingiro: un viaje analizado de cerca
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo apoya la recuperación del clima empresarial en Marruecos con una subvención de un millón de dólares
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (3/3)
...leer más...

Londres se disculpa por no reconocer a los soldados coloniales que murieron por Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (3/3)
...leer más...

40 arrestados en Uganda mientras las fuerzas de seguridad rodean las casas de Bobi Wine y Besigye
...leer más...

Ser negro en Italia aún no es fácil, la serie Zero busca cambiarlo
...leer más...

Sudáfrica prohibirá la cría y caza de leones en cautividad
...leer más...

La juventud es clave para transformar los sistemas mundiales de alimentos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El origen africano de la palabra chévere, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Un sacerdote anglicano presidente de las Seychelles, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Jacinto Román Sancho: Gorilas de llanura en el Congo, por Roge Blasco
...leer más...
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Egipto a la hora del caos político
5 de enero de 2013

04/01/2013

Le Monde.fr (editorial)

Hay dos maneras de ver lo que está pasando en Egipto, según que estemos a favor o en contra de la primera experiencia de los Hermanos musulmanes en el poder.

En el primer caso, el presidente Morsi ha tendo la fuerza deintentar deshacer el nudo gordiano que bloquea, hoy, la transición post-Mubarak en Egipto. Lo cual explica el estado de caos político, económico y social en el país más grande de los países árabes.

Morsi se ha atribuido esta semana los plenos poderes y ha decapitado la alta jerarquía judiciaria.. Después de una acumulación de errores, de contradicciones y de mala fe del conjunto de sus actores – que se trate de los islamistas, del ejército, pero también de los jóvenes revolucionarios y liberales -, el país se había vuelto ingobernable.

Egipto dispone, ciertamente, de un presidente (islamista). Pero la Cámara de los diputados (también islamista) ha sido disuelta por la justicia. Para volver a poder elegir otra, haría falta una nueva Constitución, dado que la antigua ha creado una unanimidad contra ella.

Pero la primera Asamblea constituyente ha sido, también ella, disuelta por los tribunales. La actual, formada en junio, ha sido contestada ante la justicia por los liberales y los revolucionarios, que se sienten marginalizados en relación a los Hermanos musulmanes y a sus aliados salafistas.

Mientras tanto, la negociación de un préstamo crucial del FMI sigue bloqueado. La economía sigue cayendo. La seguridad se está degradando. La revolución podría desembocar en la anarquía. Hacía falta por lo tanto neutralizar una justicia todavía infiltrada por gente del antiguo régimen, que hacen sistemáticamente obstrucción.

El presidente egipcio, que déjà a los descontentos manifestar, piensa disponer del apoyo del « país profundo », que no sueña más que con una vuelta a la normal.

En la otra versión de las cosas, Morsi ha aprovechado del éxito de su mediación reciente entre Israel y Hamas para intentar un golpe de fuerza. Lo mismo que había aprovechado de un incidente grave en el Sinaí, en pleno verano del 2012, para poner de lado toda la plana mayor del ejército y el Consejo supremo de las fuerzas armadas, que habían dirigido el país después de la salida de Mubarak, en febrero 2011.

Esta vez, concentra entre sus manos buena parte de los poderes ejecutivos, legislativos y judiciarios. No tiene ningún precedente. Y piensa hacer adoptar, al mismo tiempo, una Constitución “islamizante” a la carrera. Pensaba pasar a la fuerza. En esta hipótesis, Morsi jugó el todo por el todo y ha perdido. Ha conseguido el triunfo de unir a todos los liberales, hasta este momento estando como estaba sin gancho y dividido, de enemistarse con la prensa y resucitar una dinámica revolucionaria, que podría desembocar en una huelga general. La pérdida simbólica de los islamistas de la Plaza Tahrir, reconquistada por los revolucionarios de la primera hora, es todo un símbolo.

Morsi está a tiempo para evitar la escalada absteniéndose de echar sus partidarios a la calle, lo cual provocaría encontronazos sangrientos. Ya es hora que la oposición no se contente con estar unida contra la empresa islamista, sino que proponga su proyecto de sociedad y las modalidades de una salida de crisis. Sino, podría convertirse en una realidad inaudible ante los Egipcios, cansados de la fawda, en árabe desorden. Dividido, Egipto espera un gesto de tranquilidad de Morsi y una iniciativa constructiva de la oposición.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios