En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


"Ecclesia celebrantis"... ¿Celebrando vanidades personales?, por José carlos Rodríguez Soto

25 de septiembre de 2012.

Bastantes de los lectores de este blog recordarán la división de la Iglesia que se hacía en la Eclesiología tradicional: Ecclesia triumphantis (en el cielo), Ecclesia purgantis (las ánimias del purgatorio) y Ecclesia militantis (la de este mundo). Hace bastantes años que me convencí de que si los teólogos escolásticos que desarrollaron esta tesis hubieran podido ver la Iglesia en África habrían añadido un cuarto nivel: Ecclesia celebrantis, porque aquí se la pasan de celebración en celebración solemne, y en esta ocasión no lo digo en un sentido muy positivo.

No me refiero al sentido de la fiesta que suele tener la gente en África y que se vive de forma intensa en las celebraciones litúrgicas, donde la gente baila, da palmas y canta como expresión de un sentimiento religioso por lo general muy profundo, que es una riqueza de la que los occidentales tenemos mucho que aprender. Me refiero a la tendencia que suelen tener las Iglesias en África a sacar fiestas especiales de debajo de las piedras, a expensas de descuidar cosas importantes en el servicio pastoral de una parroquia. Vas a misa en una misión rural un domingo en cualquier país africano y no es raro ver que si en la parroquia hay tres curas, allí están los tres presidiendo en el altar la solemne celebración. Por lo menos así lo he visto en infinidad de lugares en Uganda, R D Congo, Kenia, Sudán y República Centroafricana, que son los países que conozco mejor. Un día será porque es la fiesta patronal, otro día será porque es la despedida de uno de los curas que ha estado en la misión un año y acaba de recibir otro nombramiento (y que con el cuento de qué pena que se usted padre lleva ya dos meses de despedidas mientras el lugar donde su obispo le ha destinado lleva sin sacerdote desde que el chipa chups valía dos pesetas), en otra ocasión será para dar la bienvenida a un recién llegado o tal vez para inaugurar la nueva coral de la parroquia, que acaba de estrenar incluso uniforme nuevo azul y blanco con cenefa amarilla.

En otras ocasiones las razones pueden ser más peregrinas. Recuerdo el caso de una parroquia en Uganda donde su párroco, nativo del lugar, quiso celebrar por todo lo alto el quinto aniversario de su ordenación sacerdotal. Mira tú por donde aquel año la fecha caía en el Domingo de Ramos, pero el reverendo se empeñó en que lo central de aquella celebración tenía que ser su quinto aniversario (que me imagino que al ser tan pocos años se denominará bodas de papel de fumar o algo parecido) y que además tenía que ser el obispo quien presidiera el solemne acto. El prelado, llevado de esa debilidad muy presente en las diócesis africanas de no querer ponerse a mal con nadie, declinó amablemente, y el cura no paró hasta que dio con un obispo emérito (cosa nada difícil, porque con la de escándalos y conflictos serios que ha habido en bastantes diócesis de Uganda, hay casi tantos eméritos como titulares) lo suficientemente tonto como para prestarse a ser el invitado de honor de aquella ocasión.

Tampoco es raro que a veces los curas tiren la casa por la ventana para organizar una solemne acción de gracias, por ejemplo, por uno de sus curas que acaba de regresar de pasar tropecientos año en el extranjero para concluir una tesis de licencia con aprobado raspado. En esta y otras ocasiones, como las señaladas anteriormente, ni que decir tiene que la misa puede durar sus buenas tres horas, ya que solamente en el momento después de la comunión –saltándose todas las normas litúrgicas más básicas- los discursos de exaltación del homenajeado pueden sucederse sin límite. Cuando me he encontrado en celebraciones así, la pregunta que me surge siempre es si de verdad es Jesucristo lo que está en el centro de esa liturgia o si es la vanidad de una persona que se cree que tiene un poder incuestionable.

Y lo peor de todo es que mientras los tres o cuatro curas están allí concelebrando en el altar, a seis o siete kilómetros de allí hay una capilla en un campo de refugiados que llevan meses sin ver a un cura que vaya a celebrarles la eucaristía. O puede ocurrir, como me encontré una vez en una parroquia en el Sur de Sudán, que los cuatro sacerdotes se queden en la parroquia central y que cuando termine la misa a las diez y pico te digan que ya no tienen tiempo de ir a otro pueblo porque está muy lejos (léase tres kilómetros) y su coche está estropeado. Recuerdo en aquella ocasión que cuando dije al párroco que un hombre joven como cualquiera de ellos podía llegar allí a pie en 40 minutos, se rió y me respondió que él no había pasado siete años en el seminario para moverse a pie por caminos llenos de barro. Vestido de punta en blanco con su traje de clergyman negro y sus zapatos nuevos con puntera a los que había sacado buen brillo aquella mañana, no parecía desde luego muy dispuesto a ensuciar su vestimenta presentándose en poblados habitados por sus compatriotas que acababan de volver hacía pocos meses después de vivir en campos de refugiados en países vecinos.

Los que nos lean habitualmente en este blog sabrán que siempre decimos que en los países occidentales tenemos mucho que aprender de las Iglesias de África. Pero tampoco está de más señalar que a muchas de esas Iglesias aún les falta mucho camino que recorrer para madurar. Y uno de los aspectos que aún está muy verde es el sentido misionero. No me refiero a que en África no haya vocaciones a la vida misionera, que las hay, sino a que en ninguna parte del mundo se tiene una visión del sacerdocio tan cargada de poder como en África, y eso hace que el cura tenga tendencia a quedarse en el centro de la parroquia, esperando que sean los demás quienes vengan a él, en lugar de salir él al encuentro de los más alejados.

Original en: En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios