En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


[ JPEG | 123.9 KB ]

Ebola. La epidemia de la ignorancia occidental, por José Carlos Rodríguez Soto

10 de diciembre de 2014.

Desde que empezó la crisis del Ébola en Liberia, Guinea-Conakry y Sierra Leona apenas he escrito nada en este blog sobre el tema. África es muy grande y servidor de 20141115_MAM117_2ustedes tiene por costumbre evitar lo más posible escribir sobre países donde no ha estado nunca, sobre todo si se trata de lugares sobre los que muchas otras personas bien informadas informan o incluso sobre los que llega a haber una saturación informativa. Pero en esta ocasión el Ébola ha llamado a mi puerta de una forma inesperada y harto curiosa y no tengo más remedio que escribir unas líneas.

Mi mujer, de nacionalidad ugandesa, y yo nos las prometíamos muy felices hace varios meses cuando programamos ir a pasar las navidades y el año nuevo a Uganda con nuestros dos hijos pequeños. Quién nos iba a decir que el Ébola iba a trastocar nuestros planes. Mi esposa, que está en contacto directo mucho más que yo con los padres de los compañeros de nuestros hijos en el colegio, en el polideportivo y en otros lugares donde los niños tienen su vida social a diario, y oye todo tipo de comentarios a diario, ha acabado por convencerme. “Estoy imaginándome la escena”, me ha repetido varias veces. “Imagínate que volvemos de Uganda después de Reyes, los niños cogen un resfriado, una gripe o cualquier infección de las muchas que pueden coger en invierno… y te aseguro que en cuanto salte alguna madre con la sospecha de que como hemos vuelto de África hemos traído el Ébola ya está liada”. Así que al final hemos optado por dejar pasar el tiempo y dejar la visita para mejor ocasión.

Parece que para la mayor parte de los españoles, la temible epidemia –que ya desató una oleada de pánico con la muerte de los dos misioneros repatriados y fallecidos en el hospital Carlos III de Madrid y la infección que la enfermera Teresa Romero superó felizmente- tiene lugar “en África”. Se trata de una percepción que no tiene lugar únicamente en España. Recuerdo, al principio de la epidemia, algunos detalles anecdóticos que si no fuera por lo trágico de su trasfondo hubieran incluso provocado la risa: un restaurante en Seúl (Corea del Sur) donde colocaron un cartel que rezaba que debido a la epidemia habían decidido no dejar entrar a clientes africanos, un congreso de directivos de empresas asiáticas que fue cancelado en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, por miedo al Ébola… Yo mismo me quedé de piedra el pasado mes de septiembre cuando, en la ciudad congoleña de Dungu, vi a la entrada de un recinto de soldados pakistaníes de la ONU un letrero en el que advertían que se prohibía la entrada a los africanos como medida preventiva. El incidente provocó una reacción tal entre la población, que a las pocas horas tuvieron que retirarlo para evitar ser lapidados, y bien merecido se lo hubieran tenido.

Ya sabemos que la víctima más llamativa de la epidemia del Ébola ha sido la Copa África, que empezará el próximo mes de enero y cuyos partidos han sido trasladados a Guinea Ecuatorial después de que Marruecos pidiera, en vano, que el torneo se retrasara varios meses. Otra víctima que tiene menos publicidad, pero que está causando un enorme daño a muchos millones de africanos es el turismo. Durante los meses de verano ya hubo cancelaciones de safaris y paquetes turísticos en países como Kenia, Botsuana, Sudáfrica y Tanzania y durante este mes de diciembre, que en bastantes países de África es temporada alta, va a ocurrir lo mismo. En un reciente viaje a Uganda, me encontré con el mismo problema. Sé, por experiencia, que en años anteriores durante este mes resultaba muy difícil encontrar una habitación en un hotel de alguno de los parques nacionales, sobre todo en fechas alrededor de la Navidad y el Año Nuevo. Por desgracia, este año uno el que quiera ir de safari a alguno de los parques ugandeses no tendrá ningún problema simplemente con presentarse en la recepción con su maleta sin haber hecho ninguna reserva, y podrá hasta permitirse el lujo de elegir habitación porque lo más seguro es que se encontrará con el albergue casi vacío.

Lo más curioso del caso es que las cancelaciones de reservas turísticas tienen lugar en países africanos de África del Este y del Sur que están a más distancia del epicentro del Ébola que las naciones de donde proceden muchos de los turistas, y si no miren el mapa que ilustra este post y que me he permitido la libertad de tomar de la revista The Economist, que titula un lúcido artículo sobre este tema como “la epidemia de la ignorancia”. El mismo análisis señala que, para más inri, el Ébola no es ni de lejos la enfermedad más mortal en África: la malaria mata a muchas, muchísimas más personas todos los años en el continente y no despierta ni de lejos la misma alarma que el Ébola.

No he estado nunca en Sierra Leona, ni en Guinea Conakry ni en Liberia, pero viví durante varios años en Gulu, en el norte de Uganda, donde de octubre de 2000 a febrero de 2001 hubo una epidemia de Ébola que se cobró cerca de 300 vidas. Recuerdo muy bien que, a pesar de la gravedad de la situación, la vida se desarrolló durante aquel tiempo de forma bastante normal y la gente se esforzó por seguir las precauciones dictadas por el Ministerio de Sanidad. El lugar donde vivía yo por aquellas fechas estaba a dos kilómetros del hospital de Lachor, donde se habilitó un pabellón especial para tratar a los infectados. Nunca tuve ningún miedo especial. Para infectarse de Ébola hay que tocar directamente a una persona que ya esté desarrollando la enfermedad o el cadáver de alguien que haya muerto al no haber superado la infección. De hecho, la mayor parte de los casos de infectados se dieron entre personas que asistieron a los funerales de los fallecidos por esta enfermedad y que practicaban la costumbre tradicional de lavar el cadáver, un ritual que la gente desistió de hacer en cuanto se publicaron las precauciones que todos debían tomar.

La consecuencia de esta ignorancia occidental que sigue considerando a África como si fuera un solo país, es que en bastantes países africanos donde mucha gente vive del turismo, los hoteles de los parques nacionales están más en peligro de extinción que las especies animales que las rodean.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios