En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Domingo de Pentecostés en la "zona roja" de Bangui, por José Carlos Rodríguez Soto

1ro de junio de 2012.

Por fin una misa larga, con bailes, palmas, colorido y alegría, como Dios manda! Así fue mi Eucaristía este domingo .de Pentecostés en la parroquia Notre Dame de Fatima, en el barrio más populoso de Bangui, conocido como el Kilometre 5, habitado por algo más de 100.000 personas. Me presento allí a las 6,10 de la mañana y si llego a demorarme cinco minutos más no encuentro un sitio para sentarme.

Preside la celebración el comboniano italiano padre Gabriele, uno de esos veteranos de África que lleva en Centroáfrica cuatro décadas largas. La gente no cabe en la espaciosa iglesia y desde hace algunos años han habilitado unos asientos de hormigón en el amplio patio donde suelen celebrar la misa de los domingos, a no ser que llueva. Le comento, medio en broma, que el problema en los países europeos no suele ser precisamente falta de espacio para albergar a los que vienen a misa, sino cómo llenar los templos. Al entrar en el recinto unas señoras ataviadas con telas africanas con el mismo diseño reciben a los que entramos y nos van indicando donde acomodarnos. Se está bien al fresco, bajo una hermosa cúpula de altos árboles de neem que ofrecen una sombra generosa ante el fuerte sol que empieza a pegar fuerte, apretujados unos con otros y sientiendo ese calor humano que sólo África sabe ofrecer y que, paradójicamente, parece que refresca.

Al ser el día de Pentecostés, el fondo sobre el que se coloca el altar está decorado con la silueta de una paloma y de unas lenguas de fuego. Sobre cada una de ellas han escrito en francés el nombre de los siete dones del Espíritu Santo. La procesión de entrada es larga y vistosa: primero llegan, en dos filas, 20 chiquillas que entran bailando y agitando pañuelos blancos y que al legar al altar lo rodean mientras siguen moviéndose al son del himno que todos los presentes cantan dando palmas. Después siguen unos doce monaguillos vestidos de rojo, algunos hombres y mujeres que se ocuparán de proclamar las lecturas y repartir la comunión, y los dos sacerdotes. Después del saludo del cura que preside y de una introducción por parte de unos de los laicos, una de las señoras se acerca al altar con una caja, la abre y al instante sale una paloma que vuela sobre la asamblea mientras todos aplauden y estallan en gritos de júbilo. Si el comité parroquial que ha preparado la liturgia quería que a la gente le entrara Pentecostés por los ojos, lo ha conseguido con creces.

Me impresiona particularmente del momento del ofertorio, en el que –como suele ocurrir en África y a diferencia de lo que suele ser habitual en las misas europeas- en lugar de pasar el cestillo es la gente la que se levanta para acercarse al altar a depositar sus monedas. Los cantos se suceden uno tras otro, al ritmo de los tambores y de las guitarras que desgranan sus notas a ritmo de sukús. Cuando llega el momento de traer las ofrendas, tras el pan y el vino se acerca una procesión de mujeres que bailan mientras en sus cabezas traen grandes cestas con harina de mandioca, ñames, ananas y hasta gallinas vivas y que van entregando a algunos líderes de la comunidad los cuales se encargarán de hacer llegar estos regalos a las familias más pobres del barrio.

Mientras sigue el ofertorio y todos cantan y dan palmas, mujeres de todas las edades aquí y allá se levantan con espontaneidad y se marcan bailando unos ritmos que levantan el ánimo. Siempre me llama la atención en África la naturalidad con que se rodean la cintura con telas multicolores en las que lucen efigies de algún santo, el obispo de la diócesis de turno o el Papa de Roma, haciendo que sus caras luzcan en la generosa región nalgatoria de la señora ataviada con la tela correspondiente y que se cimbrea al ritmo del himno en honor del Creador.

Han pasado dos horas que se me han esfumado como si fueran unos pocos minutos. Según salimos, sin prisas, todos nos saludamos y la gente sigue charlando en animada conversación a la salida del recinto como si les costara irse de allí. Estamos muy lejos de las ceremonias religiosas en Europa en el que la gente va buscando un lugar apartado donde sentarse y los feligreses desaparecen en apenas un minuto nada más escuchar el “podéis ir en paz”. Los dos sacerdotes saludan a todos, hacen carantoñas a los niños y bendicen las medallas o rosarios de quienes se los presentan. No hay prisas, para eso es un día de fiesta.

Cuando, pasado un buen rato, el párroco me invita a pasar a la casa y tomar un café, me acuerdo de que hace dos días cuando nos dieron las instrucciones de seguridad nos mostraron un mapa de Bangui con distintos colores según el grado de peligrosidad estimado, y el barrio donde estoy venía señalado como “zona roja” a evitar. Sonrío mientras pienso que una de las lecciones que África me ha enseñado durante más de 20 años es que el mejor escudo de seguridad es la gente y la mejor manera de evitar el riesgo es tener una buena relación con ellos. A todos os deseo un feliz domingo de Pentecostés. Tal feliz como el mío.

Original en :En clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios