En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Division de opiniones sobre limpiar una mezquita, por José Carlos Rodríguez Soto

20 de febrero de 2017.

En el quinto distrito de Bangui no queda un solo musulmán. Los echaron a todos a principios de 2014, cuando las milicias anti-balaka desataron una oleada de odio y venganza que ha dejado un rastro visible de casas, comercios y mezquitas destruidas en la capital centroafricana. Antes de la crisis era una de las zonas más vibrantes y cosmopolitas. Hoy, con la situación más tranquila, sus antiguos vecinos seguidores del Islam quieren volver.

Este sábado (18 de febrero) tocaba limpiar la mezquita del barrio de Mali-Maka. Que, donde has ido a barrer hoy?, me ha preguntado mi mujer cuando me ha llamado. Ella ya sabe que los sábados solemos ir a acompañar a la gente que corta hierba, recoge basura y limpiar zonas donde los desplazados internos están volviendo a sus casas. En el quinto distrito, desde hace varias semanas, los consejeros municipales, jefes de barrios y líderes de asociaciones de jóvenes y de mujeres, se han reunido en numerosas ocasiones y han decidido que es hora de que vuelvan sus antiguos vecinos musulmanes, la mayor parte de los cuales viven en el vecino Kilometro Cinco en casas de sus familiares. Muchos de ellos siguen teniendo miedo a adentrarse en el quinto distrito, donde numerosas personas siguen albergando sentimientos de hostilidad contra los musulmanes, a los que asocian con los antiguos milicianos de la Seleka, que durante la mayor parte de 2013 domino Centroáfrica a sangre y fuego y fue culpable de numerosos abusos.

Teníamos previsto limpiar dos mezquitas: la de Mali Maka y la de Mustapha. Lo de mezquitas es mucho decir, porque en 2014 la gente del quinto las destruyeron a conciencia y solo dejaron el pavimento. Nos presentamos en Mali Maka a las seis y media de la mañana y ya había allí un buen grupo de personas, cristianos del quinto distrito, con sus rastrillos y sus palas quitando de en medio montañas de basura y hierbajos. A la media hora llego un grupito de unos diez musulmanes que vinieron del Kilometro Cinco. Hubo escenas emocionantes cuando gente de los dos barrios, antiguos vecinos que llevaban tres años sin verse, se saludaron por primera vez en ese tiempo y se abrazaron.

Pero las cosas pintaron muy distintas en la mezquita de Mustapha. Al llegar allí, unos cien jóvenes muy exaltados, empezaron a gritar y a decirnos que no dejarían que nadie pusiera el pie en el pavimento de la mezquita. Fue una suerte que no hubiera nada con armas de fuego, porque entonces podía haber sido una mañana trágica.

- Los musulmanes mataron a mi marido –grito una señora de mediana edad- No voy a dejar que vuelvan aquí.

- Los musulmanes degollaron a mi hermano –corroboro un joven de algo más de 20 años- Si vienen aquí yo también les cortare el cuello.

Mis compañeros Abdou (senegalés) y Fatou (de Mali) empezaron, como buenos africanos, dirigiéndose a ellos llamándoles “hermanos míos”.

- Yo no soy hermano tuyo. Naciones Unidas está del lado de los musulmanes.

Si no hubiera sido por lo tenso de la situación, me habría echado a reír. Hace dos días, en otra reunión en el barrio musulmán, la gente nos decía que Naciones Unidas es parcial por supuestamente estar del lado de los cristianos.

- Marchaos de aquí. Si veo a un musulmán delante de mí, le mato ahora mismo.

Abdou y Fatou son musulmanes. Me pareció verlos tragando saliva. No creo que los chicos que gritaban se dieran cuenta de ello. Por si acaso, nos dimos media vuelta y regresamos a Mali Mala, a apenas unos cien metros de distancia.

Mientras tanto, el gentío que llego con palas y rastrillos para limpiar la mezquita siguió aumentando. Algunos de los chicos anti-musulmanes nos siguieron y se quedaron a distancia observándonos con cara de pocos amigos. Despacio, me acerque a uno de los grupos.

- Limpiar la mezquita es una locura.

- Amigo, lo que creo que es una locura es seguir viviendo separados y con odio –le respondí.

- Y por qué no limpian los musulmanes una iglesia?

- Hace pocos meses limpiaron una iglesia evangélica cerca de aquí. Yo estuve con ellos –seguí.

- Yo soy cristiano. Si veo a un musulmán, me vengare.

- Yo también soy cristiano. Me puedes decir en qué lugar del Evangelio Jesús nos manda vengarnos?

- Está muy claro. La Biblia dice “ojo por ojo y diente por diente”.

Creo que estoy enfrente de un pentecostal fundamentalista. Sus pastores eligen versos de la Biblia al buen tuntún y los dejan caer como les da la gana. Pero otra mujer me dice que es católica y que ella tampoco quiere a los musulmanes.

- Señora, pues cuando el Papa Francisco estuvo aquí a finales de 2015 nos dijo que cristianos y musulmanes tenemos que tratarnos como hermanos.

Pero lo que me impresiono más fue ver a dos soldados ruandeses, creo entender que uno era hutu y el otro tutsi, acercarse a los jóvenes sonriendo y empezar a contarlos que en su país fue peor que en Centroáfrica pero que se han reconciliado y ahora viven en paz.

Y, para rematar el día, antes de volver a sus casas, un antiguo comandante de los antibalaka cogio el megáfono, y con todo el valor del mundo, dijo que el tiempo de la guerra ha pasado y que todos los centroaficanos tienen que perdonarse y vivir en paz.

Por si las moscas, dijimos a los musulmanes que montaran en nuestros coches y les llevamos de vuelta a su barrio. Cuando nos despedimos, no dejaban de estrecharnos la mano una y otra vez y darnos mil veces las gracias.

En una breve reunión con los líderes del quinto distrito, acordamos dedicar más tiempo a sensibilizar a los jóvenes y a los que están en contra del regreso de los musulmanes. La próxima vez iremos a limpiar una de las iglesias destruidas, y tal vez cuando vean a decenas de musulmanes trabajando, conseguiremos que los escépticos se convenzan.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios