En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Decenas de muertos en explosiones en Kampala ahogan la alegría del Mundial de Fútbol, por José Carlos Rodríguez Soto

13 de julio de 2010.

Poco dura la alegría en casa del pobre. Lo he vuelto a pensar al enterarme de la tragedia que ha golpeado a Uganda ayer por la noche, cuando al menos 64 personas murieron en dos bares de la capital, Kampala al hace explosión dos bombas que ahogaron en un baño de sangre la euforia de la gente que disfrutaba de la final de la Copa del Mundo en el restaurante Ethiopian Village y en el club de rugby de Lugogo. Hay también más de cien heridos. Hablé con algunos de mis familiares anoche, durante el partido entre España y Holanda. “Aquí todos quieren que gane España”, me decía uno de mis cuñados. En Uganda, donde la gente se vuelve loca con los partidos de la liga inglesa y donde en cualquier rincón de una barriada o de una aldea te encuentras a una bandada de chiquillos corriendo detrás de un balón –aunque esté hecho de plásticos viejos- el fútbol despierta emociones, crea amistades y hace soñar. Hoy, que debería estar alegre como todos los españoles, estoy triste al pensar que unos fanáticos han ahogado la alegría de los que tienen pocos momentos para estar contentos.

He vivido en Uganda 20 años y, guerras aparte, es uno de los países donde uno se siente más seguro y acogido desde el primer momento. A diferencia de otras capitales africanas, en Kampala puede uno salir a cualquier hora del día o de la noche sin miedo a sufrir ninguna agresión, y si ven que eres extranjero y andas perdido siempre tendrás la sonrisa de alguna persona que se acerca a preguntarse si te puede echar una mano en algo. En el país sólo hay unos bestias capaces de destrozar las vidas de tanta gente en ataques coordinados: los islamistas de Al Qaeda. En numerosas ocasiones han amenazado a Uganda con tomar represalias para vengarse del apoyo que este país presta a la fuerza multinacional de paz de la Unión Africana en Somalia. Los soldados ugandeses llevan ya varios años protegiendo algunos puntos neurálgicos de Mogadiscio, sobre todo el aeropuerto y el puerto marítimo. Además, los insurgentes somalíes de Al Shabaab, que están bajo el paraguas de Al Qaeda, hace un mes cuando comenzaron los Mundiales de fútbol amenazaron a los aficionados que osaran presenciar los partidos por televisión, algo que consideran “anti-islámico”, y cuando dicen que van a matar no es para tomárselo a broma.

Este Mundial de fútbol recién concluido, jugado en suelo africano, ha llenado a África de orgullo. Ninguno de los seis equipos africanos obtuvo resultados brillantes y sólo Ghana llegó algo lejos en cuartos de final, pero a la gente de a pie les ha gustado que durante las últimas semanas en el mundo se hablara de África por algo bueno y que se demostrara que un país africano puede organizar bien un acontecimiento de esta envergadura. Y me consta que en muchos países africanos, la gente volcó su apoyo y su cariño en la selección española, tal vez porque a los españoles nos ven como unos europeos libres de resabios coloniales y con menos prejuicios que otros, y porque el juego de la Roja, basado en el esfuerzo en equipo, conecta muy bien con el valor que se da en África a la comunidad. En Sudáfrica, las peores previsiones sobre fallos en el transporte o en la seguridad no se cumplieron y el país en su conjunto ha ganado mucho con estos mundiales. Ayer, cuando me emocionaba viendo la ceremonia de clausura con su extraordinario colorido y sus ritmos africanos, pensaba que África –cuando baila- comunica una alegría imparable y devuelve las ganas de vivir. Apenas tres horas y media más tarde, en otro lugar de este continente la violencia de unos fanáticos volvía a recordarnos que África sigue sufriendo, por mucho que a veces queramos olvidarlo.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios