En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Somalia restablece los lazos diplomáticos con Kenia
...leer más...

Portugal enviará más soldados a Mozambique para ayudar en la lucha contra el terrorismo
...leer más...

Cientos de personas se manifiestan en Sudáfrica en apoyo al pueblo palestino
...leer más...

Yoweri Museveni celebra su investidura sin dejar de ahogar a la oposición
...leer más...

Alemania trata de acercar posturas con Marruecos
...leer más...

El estado de Burkina Faso dona alimentos a la Iglesia católica a través de OCADES Caritas Burkina
...leer más...

La gira europea del ministro burundés Shingiro: un viaje analizado de cerca
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo apoya la recuperación del clima empresarial en Marruecos con una subvención de un millón de dólares
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (3/3)
...leer más...

Londres se disculpa por no reconocer a los soldados coloniales que murieron por Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (3/3)
...leer más...

40 arrestados en Uganda mientras las fuerzas de seguridad rodean las casas de Bobi Wine y Besigye
...leer más...

Ser negro en Italia aún no es fácil, la serie Zero busca cambiarlo
...leer más...

Sudáfrica prohibirá la cría y caza de leones en cautividad
...leer más...

La juventud es clave para transformar los sistemas mundiales de alimentos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El origen africano de la palabra chévere, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Un sacerdote anglicano presidente de las Seychelles, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Jacinto Román Sancho: Gorilas de llanura en el Congo, por Roge Blasco
...leer más...
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

De los JO a la muerte: tragedia de Samiya la somalí
23 de agosto de 2012

De los JO a la muerte, la tragedia de Samiya la Somalí
23/08/2012 por Salvatore Aloise, corresponsal a Roma de Le Monde

Se llamaba Samiya Yusuf Omar y llevaba el dorsal 2895 en los JO de Pekín. Era una de las dos atletas que representaban su país, Somalia. Incluso fue la abanderada de la delegación en la ceremonia de inauguración. Los espectadores la habían aplaudido, emocionados, en su serie de 200 metros lisos, en la que llegó la última, lejos de las demás, en un tiempo que se podría considerar anecdótico de 32 segundos y 16 centésimas. Lo que importaba, era de dónde venía. Para poder participar en los Juegos olímpicos había tenido que sobrepasar una montaña de obstáculos. El país estaba dominado por los fundamentalistas islámicos, que no veían con buen ojo su participación como mujer atleta.

Pero Samiya aguantó todo. Entrenándose fuerte. Sabía que el deporte le podía ayudar a liberarse. Era de Mogadiscio, primogénita de 6 hermanos y hermanas. Su padre había sido asesinado en la calle. La experiencia olímpica de Pekín le gustó. “Fue un placer desfilar con los mejores atletas del mundo”, había respondido a los periodistas que le hacían preguntas. Tenía todos los visos de una revancha de la historia. El deporte, a veces, lo permite.

Pero a ella, no. “Samiya tuvo un pequeño espacio en Wikipedia que explica que nació en 1991, primer año de la guerra en Somalia, pero no que murió en el Mediterráneo”, ha contado en el blog Pubblicogiornale.it, Igiaba Scego,
escritora italo-somalí – posterior, su página ha sido puesta al día. La noticia de la muerte de Samiya ha sido revelada por un antiguo atleta somalí, Abdi Bile, el único que se ha llevado una medalla para su país, el oro, en los 1500 metros de los Mundiales de Roma en 1987. “¿Sabeis qué ha sido de la atleta Samiya Yusuf Omar?”, ha preguntado con la voz entrecortada por la emoción, en un encuentro público con el comité olímpico somalí. Nadie supo responder. Abdi vuelve a la carga: “Ha muerto queriendo ganar las costas de Occidente, Se había subido a bordo de una “carreta del mar” que, de Libia, debía conducirla a Italia. Pero nunca llegó”.

Un sueño interrumpido

Igiaba Scego ha escrito la historia de Samiya para recordar las dos caras de su país de origen en el momento en que el país, por fin, se decide a elegir un presidente. Por un lado, Mo Farah, refugiado somalí erigido en héroe por el país que le ha acogido, la Gran Bretaña, tras ganar los 5 000 y los 10 000 metros en los recientes JO. Por otro, Samiya, que había llegado a Pekín siendo aún adolescente y, a los 21 años, seguramente tenía en la cabeza llegar a Londres 2012 cuando se subió a bordo de la patera que le condujo a la muerte en abril.

Dan testimonio de ello, las fotos que han aparecido en la prensa y en Internet así como las imágenes televisadas donde se la ve entrenarse en las calles polvorientas de Mogadiscio entre un camión de milicianos armados y una horda de niños. Seguramente esperaba retomar el sueño interrumpido a su regreso de Pekín. Como muchos otros, había intentado su opción saliendo de su país. Según el blog Fortress Europe, cerca de 18 000 personas habrían muerto como ella, en el Mediterráneo, en el curso de los últimos 20 años.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios