En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La OMS declara el fin del segundo brote de ébola en Guinea
...leer más...

Alieu Kosiah, señor de la guerra de Liberia, condenado a 20 años de cárcel por crímenes de guerra
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Madrid en el final de las marchas de solidaridad con el Sahara
...leer más...

Haftar cierra la frontera de Libia con Argelia
...leer más...

Biden planea redesplegar tropas estadounidenses en Somalia
...leer más...

Laurent Gbagbo regresa a la Iglesia católica
...leer más...

Elecciones en Etiopía
...leer más...

El gobierno de EE.UU. ofrece 40 millones de dólares en ayudas a Madagascar
...leer más...

La presidenta de Tanzania ha anunciado que el país iniciará los preparativos para el uso legal de las criptomonedas
...leer más...

La “fiebre del diamante” en Sudáfrica
...leer más...

El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Armada, Alfonso

Alfonso Armada (Vigo, 1958). Ha estudiado periodismo y teatro en Madrid. Ha trabajado para los diarios Faro de Vigo, El País (fue corresponsal para África) y ABC (fue corresponsal en Nueva York, actualmente reportero radicado en Madrid). Ha publicado, entre otros libros, Cuadernos africanos, España, de sol a sol y El rumor de la frontera (ambos con fotografías de Corina Arranz) y Nueva York, el deseo y la quimera, además de poemarios como Pita velenosa, porta dos azares y Los temporales. Es editor y director de la Revista digital FronteraD.

Ver más artículos del autor


De algunos aspectos de la vida africana, por Alfonso Armada

29 de mayo de 2008.

1. Madrid, madrugada del jueves, 29 de mayo, 2008

¿Contra quién me peleo? Contra mí mismo. Se trata de una violencia intelectual, de un deseo de romper una capa de hielo que se ha ido formando desde que tomé la decisión de “cambiar” África por Nueva York. La palabra “cambiar” va entre comillas porque es una forma de hablar. Hablo de mí: cambié mi dedicación a África, que entonces “ejercía” en el diario El País, por una aventura americana. Para mi sorpresa, el diario Abc me invitó a convertirme en su corresponsal en Nueva York. Tenía mis escrúpulos, mis reticencias, mi desconfianza. En mi vida había imaginado (tampoco deseado) vivir en Nueva York ni trabajar para Abc. Aunque fue mi amigo Javier Sanz, Cuéllar, quien acabó de deshacer mis últimos prejuicios, al ayudarme a ver que tal vez en Nueva York podría entender mejor los mecanismos de muchas tragedias y conflictos africanos (además de su dependencia económica y política), fue la negativa del entonces director del diario en el que había trabajado durante cerca de 14 años (los cinco últimos como flamante –y falso- “corresponsal para África”, como rezaba mi tarjeta, que mostraba y entregaba ufano) a “dedicar una sola persona a África negra”, porque no “éramos” ni Le Monde ni The New York Times, lo que me decidió a dar el salto al otro lado del océano. Fueron siete años intensos en los que además me di de bruces con los atentados del 11 de septiembre de 2001. Mi madre, que sufría cada vez que iba a cubrir conflictos africanos (“¿por qué tienes que ir tú?”, solía ser su queja resignada), me dijo: “Parece como si la guerra te siguiera los pasos”. Siete años en los que me enamoré de Nueva York y me di cuenta de que en Abc gozaba de una libertad a la hora de escribir que no había sospechado y de la que sigo disfrutando. Hace casi tres años que regresé a Madrid. Por voluntad propia. Desde entonces he podido reencontrarme con África, aunque no estoy adscrito a la sección de Internacional del diario. Pero gracias a organizaciones como Médicos sin Fronteras o el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, al propio periódico, y a mis medios, he podido viajar a la República Democrática de Congo (en dos ocasiones, incluida la primera vuelta de las elecciones), Chad (en dos ocasiones, la segunda cuando implicaron a siete aviadores españoles en el intento de la bienintencionada, pero funesta, ONG francesa El arca de Zoé, de llevarse a Francia a varias decenas de niños –falsos huérfanos de Darfur-), Sudán, Somalia, Kenia, Mozambique y Namibia. Siempre estoy deseando volver. Pero ¿a quién le interesa esta especie de confesión? Imagino que a casi nadie. Se trata de una triquiñuela. Desde que mis amigos de la Fundación Sur me propusieron que escribiera un blog en sus páginas, hace ya unos cuantos meses, he estado dándole vueltas y más vueltas, y nunca encontraba la manera de ponerme, ni qué decir, ni de qué forma, ni sobre qué. Se me ocurren muchos asuntos de los que hablar, como el hecho de que –como observó atinadamente en Yamena mi amigo Gonzalo Sánchez-Terán- “lo único que a los españoles interesa de África son los propios españoles”. Así lo probó el asunto de El arca de Zoé, así lo confirmó el secuestro de los pescadores españoles en Somalia. O de una de las más hermosas, profundas y conmovedoras novelas escritas en español en los últimos años, ambientada además, de manera insólita, en Burundi: Pregúntale a la noche, de Eduardo Jordá. O de lo que está ocurriendo ahora mismo en Suráfrica, donde negros apalean, queman vivos, matan a negros aún más pobres que ellos, inmigrantes que dejaron atrás sus países: Malaui, Zimbabue, Mozambique… y ahora se encuentran con la furia de los abandonados por la nefasta política del presidente surafricano, Thabo Mbeki, a quien el International Herald Tribune propinaba ayer una merecida reprimenda editorial, recordando parte de su legado: estrafalarias y peligrosas teorías sobre el SIDA, aumento extremado de la desigualdad entre ricos y pobres, respaldo a Robert Mugabe… Una política que a la postre ha incitado a centenares de miles de zimbabuos a huir de su país, hundido en la miseria, y ahora sufren la ira de surafricanos pobres que les han convertido –como a muchos otros amakwerekwere (“los que hablan distinto”, los “extranjeros”)- en chivos expiatorios, sin que Mbeki (ni sombra de Nelson Mandela) haya sabido protegerlos. Para quienes (izquierdistas paleozoicos) siempre culpan a Occidente de todos los males que se ensañan con buena parte de África, conviene recordar lo que se dice en la crónica del último número del semanario británico The Economist: “extranjeros son quemados vivos, mientras algunos vecinos miran y se ríen”. El paternalismo es otra forma de colonialismo. Los africanos no son niños. Muchos son responsables de muchos de sus males. Y quienes son capaces de reírse contemplando a otro ser humano quemado vivo están emparentados, en su depravación, en su maldad, con aquellos blancos que en Estados Unidos se hacían fotografías y se reían junto a los negros linchados y quemados vivos, a veces por haberse atrevido a mirar a la cara a una americana blanca. De algunos de estos aspectos de la vida africana vista desde la orilla seca de Madrid quería escribir. Pero no sabía cómo hacerlo. Sirva esta primera entrega para romper el hielo. Buenas noches,



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios