En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Contento de volver a África, tras un año de ausencia , por Jose´ Carlos Rodríguez Soto

16 de marzo de 2009.

Una de las cosas que se aprenden en África es que la distancia más corta entre dos puntos raramente es la línea recta.

El pasado domingo había planeado viajar desde Gulu, en el norte de Uganda, a Juba, la capital de Sudán del Sur. Una distancia de 300 kilómetros. En el momento de escribir estas líneas, en un rincón perdido de Sudán donde hay una conexión a internet que parece funcionar a pedales, rezo a San Cristóbal para que pueda llegar a mi destino.
Una amiga religiosa de Uganda vino a buscarme en coche para llevarme a la ciudad y coger allí el autobús que, supuestamente, me llevaría a Juba en pocas horas. Al llegar al cruce de caminos donde la gente esperaba, me enteré de que un puente que cruza el río Asua a su paso por el puesto fronterizo de Nimule lleva dos semanas hundido y es imposible pasar por él.

Otros me dijeron que hay otros autobuses que siguen una ruta mas larga, dejando Uganda por Moyo y pasando por la ciudad sudanesa de Kajo Kaji, mientras que otras personas aseguraban que esa carretera aún está en construcción y lejos de estar acabada. Y hay quien apuntó la posibilidad de que pase algún autobús que entre por Koboko y de la vuelta por la ciudad de Yei, también en el Sudán meridional.
Así que la monja decidió llevarme a su comunidad, a ver si con una taza de té se nos ocurría algo. Entonces sucedió lo que tantas veces me ha pasado en África. Una casualidad llovida del cielo se nos presentó en forma de camión y coche, ambos de la diócesis sudanesa de Torit. Los vehículos, que hicieron eun alto en el camino, venían de Kampala y se dirigían a Torit.

Ellos ofrecieron llevarme y no me lo pensé dos veces, pues una vez llegado a Torit podría encontrar otro medio de transporte para llegar a Juba.

Así que dicho y hecho, me monté en el coche y me puse a charlar con mi nuevo compañero de viaje, un oficial del ejército de Sudán del Sur (SPLA), que trabaja en el Ministerio de Defensa en Juba. Pronto se reveló como un hombre de conversación animada que hizo el viaje agradable.

Cuando habíamos hecho 120 kilómetros, aún en territorio de Uganda, nos dimos cuenta de que habíamos perdido la pista del camión y decidimos dar marcha atrás pensando que le habría ocurrido algún percance.
Efectivamente, a los cinco kilómetros, vimos que había tenido un pinchazo y nos paramos para ayudar a los tres ocupantes que iban en él.

Después de una hora de sudar la gota gorda, emprendimos de nuevo la marcha y apenas recorridos un kilómetro la rueda de repuesto se desinfló y nos detuvimos para sacarla otra vez.
Dos jóvenes que iban junto con el cura de Torit se afanaron en buscar el lugar del pinchazo, mientras mi compañero se dirigía al centro más cercano a buscar un parche, que encontró debajo de un árbol en un chiringuito donde unos muchachos reparaban bicicletas.
Arreglada la rueda, seguimos nuestra marcha y al llegar a Madi Opei, el último centro habitado del norte de Uganda, nos detuvimos a negociar con la policía para que nos dejase pasar. Terminamos teniendo una animadísima charla con ellos. Nos ofrecieron, cervezas calientes y repasamos la actualidad política de África, especialmente la reciente orden de detención del presidente de Sudán, que parece hacer levantado los ánimos de la gente tanto de Uganda como de Sudán del Sur.

Al final, nos dijeron que el puesto fronterizo estaba 13 kilómetros más adelante y que nos apresurásemos a llegar a él antes de que cerraran a las seis de la tarde. Allí nos miraron los pasaportes y quitaron el tronco de árbol sobre la carretera que hace las veces de aduana. A los diez kilómetros llegamos a la frontera con el Sur del Sudán.
Tras bajarnos del coche y el camión nos recibieron unos soldados del SPLA que, después de intercambiar unas frases con mi compañero, nos invitaron a sentarnos a cenar con ellos. Tras una hora de cháchara y de dar cuenta de un poco de maíz cocido con pescado seco llegaron dos hombres que parecían ser los que mandaban de verdad en ese puesto, que se llama Teretenya.

No entendí nada de la conversación, ya que se desarrolló en árabe. Al final, me dijeron que no nos dejaban seguir adelante, ya que hacía solo dos semanas un hombre que se empeñó en viajar de noche murió a tiros por unos desconocidos en la carretera que hay enfrente nuestro. Así que en poco tiempo nos apañaron dos cabañas, de las que previamente habían retirado varias cajas de municiones y nos indicaron que durmiésemos allí.

A la mañana siguiente, nos levantamos muy temprano y tras lavarnos como los gatos nos pusieron el sello de entrada en los pasaportes y nos dejaron pasar.

Ahora me encuentro haciendo un alto en el camino en la misión católica de Ikotos. Hemos tardado dos horas en cubrir 30 kilómetros y aún nos quedan unos 200 y pico kilómetros hasta Juba.

Cuando llegue allí —ya ven que optimista que soy— les escribiré contándoles más. Tan contento de pisar tierra africana, después de un año de ausencia.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios