En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Comienza el juicio de Dominic Ongwen, antiguo niño soldado, por José Carlos Rodríguez Soto

13 de diciembre de 2016.

El 6 de diciembre comenzó en La Haya el juicio contra Dominic Ongwen, uno de los principales comandantes del Ejército de Resistencia del Senor (LRA) y hasta ahora el único en ser juzgado por la Corte Penal Internacional (CPI). El hecho de haber sido el mismo secuestrado y obligado a ser niño soldado ha levantado numerosas polémicas que uno puede leer durante estos días en numerosos medios de comunicación.

Recuerdo muy bien el día que encontré a Dominique Ongwen durante uno de los encuentros de mediación en los que participe junto con otros líderes religiosos. Fue en julio de 2002 en un remoto lugar de un bosque cercano a Pajule, en el norte de Uganda. Me impresionó su mirada fría y la indiferencia de sus gestos durante las dos horas largas que duró la reunión. Miraba al cielo mientras pasaba las cuentas de un gran rosario que tenía entre sus manos. Dos días después de aquello, Ongwen atacó el poblado de Pajong, que estaba en la parroquia de Kitgum donde yo trabajé durante nueve años. Al día siguiente pude hablar con algunos de los supervivientes y su testimonio iba más allá de todos los horrores imaginables: Ongwen y sus milicianos mataron con absoluta frialdad a golpes o a machetazos a algo más de 60 personas, entre ellos numerosos niños. Recuerdo una madre traumatizada que contaba como Ongwen quiso obligarla a que matara a su bebe de pocos meses a golpes en un mortero, atrocidad que se negó a realizar y que le costó una paliza que la dejo inconsciente.

A Ongwen se je juzga en la CPI por acciones similares en otros campos de desplazados del Norte de Uganda, que en total se concretan en 70 cargos de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Durante aquellos años en la región Acholi escuché cientos de historias espeluznantes de labios de mujeres salvajemente mutiladas a las que dejaron sin labios, orejas ni narices, y de niños que relataban como al ser secuestrados se les obligaba –a modo de iniciación- a matar a golpes a sus compañeros que intentaban escapar, y a mojar sus vestidos en la sangre de estas víctimas para que el olor les penetrara durante días.

El LRA, liderado por su jefe Joseph Kony, comenzó su rebelión hacia 1988, dos años después de que empezara una guerra contra el gobierno de Yoweri Museveni. Aunque ha realizado enormes atrocidades contra la población –entre ellas el secuestro de más de 50.000 niños- la Corte Penal Internacional solo puede juzgar crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y acciones de genocidio cometidos a partir de julio de 2002. A finales de diciembre de 2003, el propio presidente Museveni pidió la intervención de la CPI contra el LRA. Tras comenzar con investigaciones preliminares, en octubre de 2005 su fiscal jefe de aquellos años, el argentino Luis Moreno Ocampo, publico ordenes de busca y captura contra Joseph Kony y cuatro de sus comandantes principales: Vincent Ottii, Raska Lukwiya, Okot Odiambo y Dominic Ongwen. Los tres primeros han muerto desde entonces (Ottii fue ejecutado por el propio Kony).

Un acierto de la CPI fue dejar muy claro desde el principio que sólo buscaba la persecución judicial de los principales responsables del LRA, y no al resto de su tropa. De hecho, se calcula que cerca de 30.000 hombres, niños y niñas que estaban con el LRA (casi todos ellos a la fuerza) se han beneficiado de una amnistía gubernamental que animo muchos a escapar y entregar las armas. Las órdenes de busca y captura de la CPI fueron un obstáculo durante las negociaciones de paz que tuvieron lugar en distintos momentos entre 2002 y 2008, pero personalmente yo siempre tuve claro que, con intervención de la CPI o sin ella, Kony nunca estaría interesado en un acuerdo de paz. Sin embargo, muchos otros de sus comandantes si que dieron el paso de dejar las armas, y eso ayudó mucho a que desde mediados de 2006 el LRA esfumara del Norte de Uganda, aunque su relocalización en el Noreste del Congo y el Sureste de la República Centroafricana ha creado otros problemas.

Kony sigue huído, y todo parece indicar que desde 2012 pasa la mayor parte de su tiempo en el territorio sudanés de Kafia Kingi, bien protegido por sus amigos del ejercito de Jartum. Dominic Ongwen se entregó, en enero del año pasado, en el Noreste de la República Centroafricana, y su rendición fue bastante rocambolesca: se entregó a las milicias rebeldes de la Seleka, bajo una falsa identidad. La Seleka lo entregó a los asesores militares norteamericanos que están en Centroáfrica asistiendo a los militares ugandeses, y cuando Ongwen se vio en manos de los norteamericanos reveló su verdadero nombre. Los americanos se lo entregaron a los ugandeses, los cuales se lo pasaron a las autoridades centroafricanas, quienes pasaron a Ongwen a los oficiales de la CPI que vinieron de La Haya para llevárselo. Se dio la circunstancia de que el presidente de Uganda, que en 2003 solicitó la intervención de la CPI en el tema del LRA, durante los dos últimos años se ha convertido en un furibundo detractor de este tribunal de La Haya, a quien ahora llama “un hatajo de inútiles” y se ha unido al coro de quienes dicen que es un tribunal racista que sólo juzga a los africanos.

Durante estos días, se debate mucho en los medios de comunicación sobre el hecho de que Ongwen fue secuestrado cuando era niño. Hay quien dice que fue a la edad de 10 años, y otros dicen que tenía ya 14 años. No faltan los que afirman que debido a esta circunstancia, habría que declararle inocente puesto que supuestamente no fue responsable de sus actos. Yo, personalmente, me inclino por pensar que aunque un niño haya sido secuestrado por un grupo rebelde, al llegar a una cierta edad ya tiene un sentido del juicio y puede saber perfectamente que matar, violar o incendiar casas es moralmente reprobable. En el caso de Ongwen, él estuvo al mando de unidades grandes y podía haberse rendido sin ningún problema como hicieron muchos otros comandantes del LRA en su día. Por lo demás, los miles de víctimas a los que el LRA arruinó sus vidas en el norte de Uganda esperan estos días que se haga justicia. El reconocimiento de su dolor es un elemento muy importante para sanar las heridas que la inusitada violencia del LRA dejo durante dos largas décadas.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios