En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El FLN logra la victoria en las parlamentarias de Argelia
...leer más...

Catholic Relief Services se asocia con la Universidad Católica de Malaui
...leer más...

Kenia reabrirá su embajada en Mogadiscio
...leer más...

Sudáfrica expulsa a una docena de diplomáticos lesotenses
...leer más...

ACNUR estima que hay alrededor de 56.000 refugiados en Angola
...leer más...

El desempleo juvenil de Tanzania no mejora
...leer más...

Burundi celebra un año de la muerte de su expresidente
...leer más...

Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Fondo Kati : Memoria viva de la España medieval en el Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >


Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con Fundación Sur, con “Villa Teresita” de Pamplona, dando clases de castellano a un grupo de africanas, y participa en el programa de formación de "Capuchinos Pamplona".

Ver más artículos del autor

Científicos Africanos. Romper su aislamiento
17/04/2018 -

La semana pasada me llamó la atención una noticia que ninguno de los medios españoles, que yo sepa, ha considerado interesante. La leí en The Guardian del 10 de abril: “Los olvidados científicos africanos consiguen finalmente su propia publicación. Podrán dar a conocer sus investigaciones sobre enfermedades como la malaria o el Sida, y proponer soluciones ante el cambio climático”. “Scientific African” será el nombre de la nueva revista, que tendrá como editor al Doctor Benjamin Gyampoh, hasta febrero de este año Coordinador de Programas de la African Academy of Sciences, con sede en Nairobi (Kenia). No es casualidad el que la decisión de crear “Scientific African” se anunciara durante la reunión del 26 al 28 de marzo, esta vez en Kigali (Ruanda), del “Next Einstein Forum” (“Foro del Próximo Einstein”) que reúne cada dos años a jóvenes científicos africanos. Gyampoh, originario de Ghana, enseñó en el Departamento de Gestión de Agua y Pesca de la Kwame Nkrumah University of Science and Technology, en Kumasi (Ghana). Y en Nairobi, “Benji” (así se le conocía afectuosamente), era apreciado por la pasión con la que se dedicaba a formar jóvenes científicos, a través de la “Alliance for Accelerating Excellence in Science in Africa” (AESA)”, fundada en 2015 por la “African Academy of Sciences” gracias a la ayuda de la “Bill & Melinda Gates Foundation” (BMGF), y del Departamento para el Desarrollo Internacional, de Gran Bretaña.

En la “African Union’s Agenda 2063”, que la Comisión de la Unión Africana publicó en 1915, se observaba que el desarrollo del continente iba a depender de su capacidad para fomentar una cultura científica y de su esfuerzo para innovar tecnológicamente. Pero todavía en 1917, a África, con el 15% de la población mundial, pero con sólo el 5% del PIB mundial, no le correspondía más que el 1,3% de lo invertido globalmente en investigación y desarrollo.

Escasean, pero no faltan científicos en África. La “African Academy of Sciences”, fundada por el entomólogo Thomas Ohiambo en 1985, con sede en Nairobi, aunque su reunión inaugural tuvo lugar en Trieste, cuenta con 330 miembros (entre asociados y honorarios). En su plan estratégico 2013-2018 ha priorizado seis áreas: Cambio climático, Salud y Bienestar, STEM (Ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), Agua e Higiene, Nutrición y Seguridad Alimentaria y Energía sostenible. También tiene su sede en Nairobi (en el edificio dela AAS) “The Network of African Science Academies”, fundada en 2001. Se trata de un consorcio de instituciones académicas que quiere favorecer la actividad científica independiente y se centra en las prioridades del continente. Veinticuatro instituciones eran miembros de la red en 2016. Importante también es “The African Institute for Mathematical Sciences (AIMS), fundado en 2103 en Muizenberg, un suburbio de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), e implantado ahora en Senegal, Ghana, Camerún, Tanzania y Ruanda.

Existen, además, dos instituciones pensadas para potenciar a los jóvenes científicos. La AESA, mencionada más arriba, y el Next Einstein Forum (NEF), fundado en 2013. El NEF es el resultado de la colaboración entre AIMS, gracias a la insistencia de su presidente actual, el beninés Thierry Zomahoun, y la Fundación Robert Bosch, fundación privada establecida en 1964 y reconocida por su contribución a la promoción de las ciencias naturales y sociales, con especial hincapié en sanidad pública, educación y relaciones internacionales. Ha sido precisamente durante la última reunión del NEF, en Kigali, que se ha anunciado la aparición en el último trimestre de este año de la revista “Scientific African”.

Rosa Musito, ingeniera de formación y hasta hace poco investigadora principal en la Sección de Clima internacional y Energía limpia del Departamento de Energía norteamericano, es la fundadora y presidenta del “Mawazo Institute” (mawazo significa ideas o pensamientos en swahili), cuya finalidad principal es potenciar a las mujeres científicas. Fue entrevistada el 11 de abril en la Canadian Broadcasting Corporation (CBC), sobre lo que podría significar el lanzamiento de “Scientific African”. Se mostró convencida de que llegará el día en que los científicos occidentales aprenderán mucho de los investigadores africanos. Pero entre tanto hay que conseguir que los trabajos de éstos se publiquen, y se publiquen en África. “La publicación de los trabajos es esencial en la investigación, como el caldo de cultivo… Pero se publica según las prioridades de los países. En Occidente se publica muchísimo sobre el cáncer, pero poquísimo sobre la malaria y otras enfermedades tropicales. Y sin embargo el coste para erradicar éstas es mucho menor Pero no son un problema en Occidente”.

En el artículo del The Guardian, el optimismo de Benjamin Gyampoh era mucho más concreto. Calcula que publicar un trabajo en la Scientific African costará unos 161 euros, la mitad, según él, de lo que cuesta su publicación en otras revistas científicas.

Gyampoh y Musito dan por descontado que el clima político favorecerá la investigación y la colaboración entre las diversas instituciones africanas. En ello siguen a la “African Union’s Agenda 2063”. Será sin embargo una batalla que habrá que ganar día a día. En 2009, Bassirou Bonfoh, director del Centro Suizo de Investigaciones Científicas en Costa de Marfil, consiguió la colaboración de 10 instituciones africanas para estudiar la transmisión de infecciones entre animales y humanos. Las del ébola y Sida son las más conocidas. Ya en 2010, el grupo coordinado por Bonfoh había formado a 45 personas entre másteres y doctorados, y había ya 12 miembros dedicados en exclusiva a la investigación. Pero cuando en 2013 quiso organizar una reunión de investigadores, tuvo que negociar primero con el gobierno para obtener visados para los científicos africanos procedentes de países en los que Costa de Marfil no tenía embajada.

Ramón Echeverría

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- La Ciencia al servicio del Desarrollo y de la Paz, en África y en el Mundo

- Atreverse a saber, saber atreverse

- Latimer, un afroamericano que ayudó a iluminar el mundo

- Abdoulaye Touré, un ingeniero en el campo de la captación de energía solar

- Investigadores de Brasil y Senegal estudiarán conjuntamente el virus zika como causante de la microcefalia

- Un buque científico angoleño explorará los ecosistemas marinos del país

- Un científico nigeriano resuelve un problema matemático de 156 años


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios