En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Bangui, teñida de sangre, se prepara para la venida del Papa, por José Carlos Rodríguez Soto

10 de noviembre de 2015.

Del 29 al 30 de noviembre el Papa estará con nosotros. Acojamos al mensajero de la paz que nos trae la reconciliación”. Desde hace pocos días, este y otros mensajes de texto, en francés y sango, llegan a los abonados a las compañías de telefonía móvil en la República Centroafricana. Aparte de esto y de la reparación de algunas vías principales en Bangui, no hay muchos más signos visibles que hablan de la llegada de Francisco a la atormentada capital de este país que sigue sin conocer la paz. Faltos de esperanza y sufriendo violencias cotidianas, los centroafricanos rezan para que no se malogre la visita papal a última hora .

De momento, ni banderolas, ni camisetas, ni carteles… el país es demasiado pobre como para preparar grandes fastos, que tampoco necesita Francisco, el cual nada más saludar a las autoridades irá directamente a visitar un campo de personas desplazadas. Tanto el arzobispo de Bangui, monseñor Dieudonné Nzapalinga, como las autoridades vaticanas, insisten en que la visita del Papa se mantiene. Será la etapa final de su primer viaje africano que le llevará primero a Kenia y a Uganda, dos países amenazados por el terrorismo islamista. En Centroáfrica la situación es más compleja y difícil de remediar. Desde que en marzo de 2013 los rebeldes musulmanes de la Seleka tomaron el poder, el país no ha salido de una espiral de enfrentamientos entre grupos armados, venganzas inter-comunitarias, inseguridad crónica y desesperación cotidiana. Basta con pensar que de sus cuatro millones y medio de habitantes, alrededor de medio millón viven en el exilio como refugiados y otro medio millón son desplazados internos.

En Bangui, tras casi un año de mejora de la seguridad que prometía un futuro de estabilidad, a finales de septiembre una nueva oleada de violencia sigue dando coletazos a diario. En el enclave musulmán conocido como “el Kilómetro Cinco”, milicias musulmanas asociadas a la Seleka atacan casi a diario a barrios cristianos, quemando casas, disparando y sembrando el terror. Sus enconados rivales, los anti-balaka, se vengan siempre que pueden matando a todo musulmán al que pueden echarle la mano encima, incluidos a los aterrorizados seguidores del islam que durante los últimos días han intentado marcharse de la capital en convoyes escoltados por soldados de las fuerzas de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas. La tensión es grande y la gente cada vez es más pesimista, poniendo muchos interrogantes sobre si finalmente se celebrarán las elecciones presidenciales, previstas para mediados de diciembre. Y en el resto del país, con las milicias campando por sus fueros, la situación es de inseguridad total.

De repente, el pensamiento de que el gran líder espiritual del mundo que se impone proclamando el perdón y la paz va a llegar a Bangui y a decir a los centroafricanos que dejen de matarse, se convierte en la última esperanza a la que la gente aquí puede aferrarse. Tanto cristianos como musulmanes le esperan como agua de mayo. Hace dos semanas, no obstante, hubo un incidente bastante desagradable cuando el arzobispo Nzapalainga llevó a una delegación del Vaticano a la mezquita central del Kilómetro Cinco, lugar que está previsto que Francisco visite durante su segunda jornada. Uno de los líderes fanáticos de la milicia, Haroun Gaye, irrumpió con algunos de sus secuaces a gritos y empezó a insultar y a proferir amenazas contra el arzobispo. No tuvieron más remedio que irse con rapidez. Por la tarde, los imanes presentaron disculpas a la delegación y les dijeron que no les hicieran caso, que sólo representaban a una minoría y que la gran mayoría de los musulmanes deseaban que Francisco viniera a verles. El arzobispo, por su parte, dijo en la radio que perdonaba a su agresor verbal.

Es posible que tantas expectativas tengan que ser algo atemperadas. Es típico de los pueblos oprimidos esperar que vendrá de fuera un salvador que los sacará del apuro como por arte de magia. Por eso la Iglesia en este país insiste en que la verdadera reconciliación vendrá de los propios centroafricanos y que será un proceso largo, con muchos altibajos y que demandará mucho sacrificio por parte de todos. Pero nada de esto supone que la gente no pueda mantener la enorme ilusión de que dentro de apenas tres semanas el Papa pueda dar un enorme empujón a la paz y la reconciliación.

Si finalmente, como esperamos todos, llega ese día, todos saldremos a la calle a gritar que queremos la paz, todos nos abrazaremos y aunque sólo sea por dos días enjugaremos nuestras lágrimas y olvidaremos que en Bangui se sufre y se muere a diario. El remedio, Francisco nos dirá, está en la misericordia. Por eso está previsto que realice un gesto fuerte al anticipar en dos semanas la apertura del año jubilar de la misericordia, acción que realizará no en Roma, sino en la catedral de Bangui. Proclamar la misericordia en uno de los lugares del mundo donde el odio parece reinar y causar estragos pero donde Dios mostrará que es posible cambiar las cosas para que la muerte y el rencor dejen de tener la última palabra.

Original en :En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios