En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Estados Unidos apoya la distribución mundial de las vacunas de coronavirus a precio de costo
...leer más...

Estados Unidos apoya el plan estratégico de eliminación de la malaria de Sierra Leona
...leer más...

Las principales empresas africanas tecnológicas colaboran para impulsar la transformación digital del continente en 2021
...leer más...

Museveni tendrá una investidura con presencia internacional
...leer más...

Uganda interviene para mediar en las negociaciones de la presa del Renacimiento
...leer más...

La junta de Chad nombra un gobierno de transición
...leer más...

Macron defiende la creación de un “New Deal” para las economías africanas
...leer más...

La Corte Suprema de Malaui declara la pena de muerte como inconstitucional
...leer más...

135 países tendrán un mayor acceso a los auto-test de VIH
...leer más...

Un ataque yihadista deja 30 muertos y 20 heridos en Burkina Faso
...leer más...

La República Democrática del Congo anuncia el fin del brote de ébola
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-04-16 / 2021-04-30), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

“Señor Tshisekedi, queremos actos”, reclama el doctor Mukwege
...leer más...

Muere inesperadamente la reina zulú Mantfombi Dlamini
...leer más...

El parlamento federal de Somalia anula la extensión del mandato de Farmajo
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Paulo Duarte nuevo seleccionador de la selección de fútbol de Togo
...leer más...
Rutas del narcotráfico mexicano en África, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
África quiere algo más que turistas que se abrazan con niños en Instagram, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Fallece Idriss Deby: un presidente guerrero, por Gaetan Kabasha
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Balance de un primer año de las "Primaveras"
6 de enero de 2012

2011: el año de una ‘primavera’

Los acontecimientos en Egipto no son un fenómeno radicalmente nuevo. Son una secuencia
03/01/2012 por Miguel Ángel Bastenier

Entre los acontecimientos del año se impone aquello de lo que, sin embargo, estamos muy lejos de ver ni siquiera el principio del fin. Es una primavera árabe, tal como se la ha bautizado en Occidente con esa propensión a convertirlo todo en artículo de consumo, sobre la que conviene ser especialmente circunspectos. Túnez es, por ahora, una buena noticia; Libia, quizá también, pero con dudas tan extensas como el desierto; Marruecos, una posibilidad; Yemen, un rompecabezas; y Siria, una catástrofe. Pero lo esencial es Egipto. Y sería, posiblemente, un error ver los recientes acontecimientos en el país como un fenómeno radicalmente nuevo. Más bien son una secuencia.

El colonialismo ha sido el gran partero del Egipto contemporáneo. El endeudamiento causado por la apertura del Canal de Suez en 1867 permitió la entrada en escena de Francia y Gran Bretaña, de las que pronto solo quedó la segunda. La lucha de El Cairo por librarse de la tutela británica comenzaba con la inútil rebelión del coronel Al Urabi en 1882, saldada con la creación de un protectorado de facto. Había sido una sublevación posfeudal que solo aspiraba a recobrar la independencia del jedivato.

Pero fue de nuevo el colonialismo quien provocó la primera insurrección nacional moderna, dirigida por el Wafd (Delegación), en 1919, que tenía como modelo el propio desarrollo político europeo. Londres hacía como que cedía al convertir lo que ya era oficialmente en 1914 un protectorado en una anémica independencia en 1922, ratificada en 1936 bajo la presión de la Gran Revuelta palestina, a un paso del canal.

La tentativa siguiente militariza el sentimiento nacional en 1952 con el golpe de otro coronel, Gamal Abdel Nasser, que desencadena una revolución socializante, a la que la guerra fría impone un alineamiento estudiadamente prosoviético. La nacionalización del canal conduce a la guerra de 1956 y, como extensión del social-nasserismo, a una efímera unión con Siria, la decapitación de la monarquía iraquí y el desembarco de los marines para defender Líbano, en 1958. Pero la aplastante derrota ante Israel en 1967 liquidará el experimento.

Las vicerrevoluciones anteriores han sido por el pan y, en segundo término, la libertad, y llamarlas o no democráticas responde a criterios solo coyunturales, donde democracia quiere decir independencia y liderazgo panárabe.

Sadat ensaya en los años setenta la apertura-sumisión a Estados Unidos —infitah— en lo geoestratégico y económico, pero sin aflojar el cerrojo de la dictadura, pasos que seguirá Mubarak desde 1981. Y en los últimos 30 años no faltan conmociones populares ahogadas en sangre, como ensayos de la actual primavera. Es esta, por tanto, la enésima tentativa de modernización, que entraña la aspiración a algún grado de democracia, protagonizada por Egipto.

En 2012 cabe extraer ya algunas conclusiones.

1. La revolución democrática, que puede que estuviera en la mente de una mayoría de manifestantes, ni siquiera ha comenzado. El derrocamiento del dictador era necesario para organizar algún tipo de consulta popular, pero sin que el Ejército dejara el poder.

2. Los generales no quieren democracia, como demuestra el juicio contra Mubarak, al que se acusa no de los repetidos desmanes de la dictadura, sino únicamente de los 800 muertos que costó su caída, porque los primeros en pagar serían los mismos militares que sostuvieron al tirano.

3. El Ejército necesita una Hermandad Musulmana que obtenga buenos resultados electorales, pero no como partido hegemónico, porque así la institución armada es la garantía ante Washington de que el yihadismo no llegue al poder.

4. Se ha dicho que la milicia persigue una situación similar a la turca en tiempo del kemalismo, en la que el ejército detentaba una hegemonía negativa, el poder de acotar el ejercicio de una semidemocracia. Si así fuera, no sería poco.

5. Se está fabricando una visión de la Hermandad como enemigo irreductible de Occidente, lo que puede ser una exageración, pero no es asunto de las cancillerías occidentales cómo se monta Egipto su futuro. No hay que salvar a quien no lo pide.

En casos como este se suele decir que el cambio es irreversible, pero ya se vio con la firma en 1993 de los Acuerdos de Oslo entre israelíes y palestinos que todo puede ir a peor. En Egipto se libra hoy una batalla que difícilmente concluirá en 2012, y ni siquiera está claro que sea la democracia lo que esté en juego. Esta quinta intifada —sacudida— del pueblo egipcio no tiene por qué ser por ello la definitiva.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios