En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...

Alemania se enfrenta a “los pecados de sus antepasados”
...leer más...

La recesión y la violencia, problemas agravados por la pandemia en el continente africano
...leer más...

El ministro de Exteriores nigeriano reafirma las razones detrás del bloqueo de Twitter en el país
...leer más...

La República Africana Unida, una propuesta para cambiar el nombre de Nigeria
...leer más...

Angola lanza el “Proyecto Escuelas de Referencia” para mejorar la calidad de la educación
...leer más...

La región del África Subsahariana es la más cara para enviar y recibir dinero
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Bajarse al moro

20 de mayo de 2021.

Los reyes se sientan con reyes, no con funcionarios vomitados de las urnas. El mundo del progre no evoluciona paralelo a las realidades con las que debe lidiar. En su prepotencia, cree que el resto irá en su consonancia de cambiar las cosas por posesión de la verdad absoluta y complejo de superioridad moral.

Dicta la norma diplomática, que de la mano del Rey, el inquilino entrante en Moncloa debe rendir visita a Rabat. Y así lleva aconteciendo hasta la llegada de Pedro Sánchez, Spanish JFK, el cual decidió saltársela en un [insolente] acto de modernidad y hacerse un porque yo lo valgo… Y de aquel desplante al rey moro, estas pateras y muchedumbres invadiendo Ceuta. ¿No estaba Arancha de exteriores para explicar a este sobrado la tradición al respecto?

Sánchez, con el tumbao que tienen los guapos al caminar, es un vanidoso que va a lo suyo. Despreció la costumbre, y con ello quebró la relación Madrid-Rabat. Rey-rey, si así lo prefieren. La insolencia y prepotencia del que todo lo quiere cambiar, evidencia a la par irresponsabilidad y desconocimiento de las realidades geoestratégicas del país que preside.

A Marruecos, nos une más de lo que nos puede separar. Cuestiones tan poco baladíes como inmigración ilegal, control del integrismo y asuntos de huerta y pesca, amordazan la diplomacia española, que deambula corneada y humillada por las pataletas del Reino alauita.

Con el vecino tenemos una relación de cristal en la que España ruega al astuto gato alauí que acepte sus donaciones y que, por favor, no se enfade y no le destroce los jarrones. Rabat es aliado primordial de Washington, y si el inquilino de la Casa Blanca tuviera que escoger entre su bastión norteafricano y España, ya les aventuro que lo tiene claro.

Cuando teníamos un lío serio con Marruecos, la monarquía hispana, hermanada en “buena amistad” con el viejo Hassan II, solucionaba el desencuentro…Ahora, con la modernidad y el fin del “fascismo” juancarlista, Pedro Sánchez I El laico, cree que puede solucionarlo todo al guion de su manual de estilo. Se llama soberbia y la pagamos todos.

Sin eufemismos y puede el feminismo lapidarme, la diplomacia nacional está peor que nunca. En su intoxicación de buenismo, tenemos una ministra de exteriores, Manolita gafotas, con la que podemos ir a Luxemburgo, pero mandarla a Marruecos sin el respaldo institucional de una figura real es, por usar terminología elegante, una pérdida de tiempo. La diplomacia y sus mecánicas están [no] escritas desde hace décadas y, nos guste o no, el mundo árabe es paternalista. No hay división de poderes real y en el caso concreto de Marruecos, una monarquía hereditaria por derecho divino, ergo se requiere de trono y pompa para que todo vaya medianamente bien.

Mohamed VI es linaje del profeta. Tratar con una monarquía absoluta, disfrazada de democracia, requiere de un rey y no de los delirios de igualdad de género y desconocimiento de la mecánica diplomática para con el mundo árabe del que este ejecutivo es rehén. Y de esos barros, esta invasión y mañana más pateras.

Marruecos es un estado vil en su actitud. Su gendarmería no salva vidas, observa los ahogamientos. La Guardia civil y el ejército, los saca del agua y evita se ahoguen como desgraciados ante los indolentes ojos del moro blanco. Miren bien las imágenes, una mezcla de magrebíes y negros. Los segundos, en busca de pan y papeles, son subsaharianos atrapados en Marruecos tras un horrendo periplo desde el África negra hacia la Europa francófona. Para Rabat, son animales. Granel humano al que dar palos, desterrar al desierto o usar como ariete contra la verja ceutí.

Todo esto pone en liza el desconocimiento de las realidades africanas [más próximas] que tiene este gobierno que todo lo confunde. Si Ceuta es linde de la UE con Marruecos, París es la única ventanilla que te puede solucionar el problema pues España es un monigote en política exterior. Tuvimos una marcha verde y salimos del Sahara con la cola entre las piernas; pero esto no es una invasión, es una de las habituales venganzas alauitas por algo que no le gustó, como ingresar en una clínica a un alto militar Polisario. Agazapado, Marruecos testa la voluntad y determinación de España, hace tiempo que huele su debilidad

Sánchez y su gente moderna han descuidado la buena diplomacia con Marruecos. El día que el rey moro quiera Ceuta y Melilla, no tiene más que tirar la verja y nada pasará, pues tenemos al gobierno haciendo gestiones, eufemismo de ingresar euros en Rabat, para calmar la perreta moruna.

¿Será la segunda derivada una avalancha de pateras y ahogados en aguas canarias y del estrecho?

Rafa M. Abad
Centro Estudios Africanos ULL



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios