En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Multitudinaria manifestación en Madrid en el final de las marchas de solidaridad con el Sahara
...leer más...

Haftar cierra la frontera de Libia con Argelia
...leer más...

Biden planea redesplegar tropas estadounidenses en Somalia
...leer más...

Laurent Gbagbo regresa a la Iglesia católica
...leer más...

Elecciones en Etiopía
...leer más...

El gobierno de EE.UU. ofrece 40 millones de dólares en ayudas a Madagascar
...leer más...

La presidenta de Tanzania ha anunciado que el país iniciará los preparativos para el uso legal de las criptomonedas
...leer más...

La “fiebre del diamante” en Sudáfrica
...leer más...

El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...

La UE no apoyará a Zimbabue si no hay reformas políticas
...leer más...

La Unión Africana inicia la investigación sobre los abusos de derechos humanos en Tigray
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Etiopía, ¿elecciones para calmar la tensión?, por Omer Freixa
...leer más...
La imprescindible huella femenina (y feminista) en el Afrobeat, por DJ Floro
...leer más...
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Noticias >

Aumento de las tensiones étnicas en las universidades de Kenia
18 de enero de 2016

Había grandes esperanzas para las universidades públicas de Kenia después de que el país se independizara de Gran Bretaña en 1963. Las universidades estaban destinadas a convertirse en instrumentos para la integración nacional.

Lamentablemente, 53 años después, ese sueño parece haber desaparecido. La tensión étnica es una realidad cotidiana en los campus del país.

En noviembre de 2015, la Universidad de Maasai Mara fue cerrada después de que estudiantes de diferentes grupos étnicos se enfrentaran a raíz de un partido de fútbol de la escuela. A principios de año, la Universidad de Moi fue cerrada indefinidamente después de las elecciones estudiantiles que terminaron en enfrentamientos étnicos.

La conciencia étnica ha sido parte de la política de educación superior de Kenia desde la primera década de la independencia. Ahora es cada vez más intensa y violenta.

Una historia de control gubernamental

En 1963, el nuevo gobierno de Jomo Kenyatta reconstituyó la Universidad de Nairobi como un centro para el desarrollo nacional. Su función fue promover la unidad nacional y apoyar la transformación socioeconómica. Pero Kenyatta no quería que la universidad se convierta en un centro de coordinación de la oposición política. Para protegerse contra esto, la alta dirección de la institución fue nombrada por su propio grupo étnico los “Kikuyu”. Esto proporcionó un baluarte estratégico contra el personal académico y los estudiantes que se oponían a las tendencias dictatoriales del régimen. Sin embargo, el vínculo entre el origen étnico y la universidad se mantuvo en gran medida encubierto durante el mandato de Kenyatta. Se hizo más evidente cuando el presidente Daniel Moi llegó al poder en 1978.

La comunidad Kikuyu se opuso firmemente a la elección de Moi, pero Moi consolidó su permanencia en el poder. También se propuso capacitar política y económicamente a su comunidad nativa los “Kalenjin”. Las personas de esta etnia fueron nombradas para puestos gubernamentales de alto nivel y Moi trabajó para revitalizar la economía de su región de origen. Esto fue precisamente lo mismo que Kenyatta había hecho durante su mandato.

Moi también proscribió la Unión Académica Universitaria de la Universidad de Nairobi, alegando que se concentraba en la política y no en cuestiones relativas a los académicos.

La conciencia étnica dentro de las universidades se endureció para siempre después del golpe de estado militar fallido en 1982. Los estudiantes de la universidad jugaron un papel destacado en el levantamiento. Moi respondió prohibiendo rápidamente todas las asociaciones de estudiantes centralizadas en la Universidad de Nairobi y su universidad constitutiva, la Kenyatta University College.

Fueron reemplazados por asociaciones de bienestar descentralizadas basadas en los orígenes de los estudiantes. Este fue el comienzo de las "asociaciones tribales" que se han vuelto omnipresentes en las universidades de Kenia. La segunda universidad pública del país, la Universidad Moi, se fundó en el propio patio trasero del presidente.

Las profundización de las tensiones étnicas

Kenia se convirtió en una democracia pluripartidista a principios de 1990. Este hecho hizo ver el surgimiento de muchos partidos formados a lo largo de dinastías étnicas y que también tenían ramificaciones en las universidades.

Más tarde, en 2010, la nueva Constitución estableció gobiernos de base étnica en el país. Éstos han estado clamando por universidades "propias", que funcionen de forma independiente del gobierno nacional. El presidente Mwai Kibaki, respondió en 2012 y 2013 mediante la creación de 23 nuevas universidades públicas y colegios universitarios. Él trataba de consolidar su legado entre los diversos grupos étnicos de Kenia pero a la vez manteniendo el control estatal de la educación superior.

Las "nuevas" instituciones son establecimientos técnicos de nivel medio que en realidad se han convertido en universidades. En su mayoría ofrecen programas en negocios, educación, arte y humanidades. Éstos son relativamente baratos de enseñar, pero no son muy demandados en el mercado laboral, por lo que las instituciones probablemente no están haciendo mucho para hacer frente a un 40% de tasa de desempleo de los graduados de Kenia.

El nexo entre la etnicidad y el desarrollo universitario ha puesto también en peligro la gobernabilidad. Cancilleres, concejales, vicerrectores y otros administradores de alto nivel a menudo son seleccionados entre los que rodean la institución. Esto significa que los nombramientos se están sucediendo a lo largo de líneas étnicas, a veces sin considerar el mérito para ello.

La misma tendencia se está volviendo común en cargos académicos y en ascensos. Esto causa una gran tensión. La Universidad de Eldoret estalló en una guerra abierta en febrero 2015, debido a que los lugareños sintieron que habían sido ignorados para la promoción de otros grupos étnicos.

Se necesita un nuevo enfoque

Los dirigentes de Kenia deben dejar de administrar las universidades, centrándose en las demandas étnicas y recompensas políticas. En cambio, el nombramiento de los puestos debe estar guiado por el mérito y prestar atención a las necesidades reales de personal de las entidades. Este enfoque tendría que recorrer todavía un largo camino para mitigar de efectos persistentes de la etnicidad en las universidades de Kenia.

Ismael Munene, profesor de la Asociación de Investigación, Fundaciones y Educación Superior, de la Universidad de Arizona del Norte

venturesafrica.com

Traducción, Mercedes Sánchez


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios