En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...

La UE no apoyará a Zimbabue si no hay reformas políticas
...leer más...

La Unión Africana inicia la investigación sobre los abusos de derechos humanos en Tigray
...leer más...

Los obispos de Eritrea se comprometen a seguir reclamando las instituciones católicas "tomadas por la fuerza"
...leer más...

El expresidente Laurent Gbagbo regresa a Costa de Marfil
...leer más...

Kenneth Kaunda, primer presidente de Zambia , hospitalizado
...leer más...

La diáspora sierraleonesa organiza una protesta virtual mundial contra las condiciones en Sierra Leona
...leer más...

Argelia planea desplegar tropas en Malí
...leer más...

Egipto mantiene la pena de muerte a 12 miembros de los Hermanos Musulmanes
...leer más...

La ONU insiste en que se necesitan más vacunas y más rápido
...leer más...

Francia invertirá 3.800 millones de euros en Egipto
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La imprescindible huella femenina (y feminista) en el Afrobeat, por DJ Floro
...leer más...
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

Audiolibro, libros electrónicos, el campo del posible libro africano sin explotar
16/04/2018 -

No hace mucho tiempo, comencé mi primera experiencia con un audiolibro a través de la plataforma Audible. El comercio electrónico gigante y las ventas de libros en línea han lanzado desde el verano pasado una campaña extremadamente ofensiva en Francia para desarrollar esta nueva experiencia de audiolibros. Una forma diferente de acercarse al libro, de tener acceso a los textos de los autores. Para ilusionarme, Amazon me ofreció una primera escucha gratuita. Pasé cuatro horas escuchando “Home”, una de las novelas recientes de Toni Morrison, leída por Anna Mouglalis. Sin embargo, no me suscribí a la suscripción mensual. Como resultado, en su enfoque de adquisición comercial, Audible me ofreció, unos meses después, un nuevo crédito y, naturalmente, lo aproveché. La gratuidad no existe en este mundo, en especial para Amazon. El enfoque es, principalmente, crear una necesidad, otra manera de consumir el libro y, créanme, si me ofrecen este segundo libro de audio, Audible pagará los derechos de autor al escritor del cual descargué la versión audio de su libro.

Alain Mabanckou o el desierto de la literatura francófona en audiolibro

Esta nueva oferta de Audible me animó a explorar el catálogo de esta plataforma, particularmente en el campo de la literatura africana en francés. Pude encontrar varias novelas de Alain Mabanckou, leídas por él mismo. Y, aparte de él, es el desierto completo. Incluso el Sahara está un poco más habitado. Hace mucho tiempo que quería leer “Petit pepper”, la última novela del escritor congoleño. Así que lo pedí y admito que disfruté la experiencia. Tendré la oportunidad de volver a este audiolibro y a la lectura de Alain Mabanckou. Como ha sido el caso en el pasado, el autor congoleño está a la vanguardia. A menos que me equivoque, “Demain j`aurai vingt ans” (mañana, tendré veinte años) estaba disponible en formato de audio desde que se publicó hace más de seis años. No se puede anticipar mejor un movimiento.

Me gustaría volver a esta ausencia de ficción africana en audiolibros. Es revelador de un hallazgo ya realizado con los autores francófonos: la poca preocupación de estos últimos por los avances tecnológicos y las nuevas posibilidades que ofrece lo digital para acceder a su universo. Ocultos detrás de sus respectivas editoriales, su repetido argumento, tan regular como si se hubieran puesto de acuerdo, es decir que estos aspectos no les conciernen. Principalmente afectan a los editores. Por lo tanto, que sus libros no se digitalicen no les plantea ningún problema. Que no quede copia de un libro en stock cuando se vende bien no les preocupa. Un libro digitalizado no conoce ese problema. Pocos se informan sobre el audiolibro. Pocos imponen condiciones a la explotación de sus derechos digitales. Se me dirá que esto también se aplica a los escritores franceses. Objetaré que estos evolucionan en un ecosistema donde el libro circula. Sin embargo, para escapar de la dura ley del mortero, el libro digital es nuevamente una oportunidad para hacer que el libro viva más tiempo. El escritor africano que quiere ser leído en el continente, estudiado por los universitarios, no puede eludir decentemente este tipo de preguntas.

Sobre la baja explotación de los derechos digitales de los autores francófonos

Si las cosas tienden a progresar, la digitalización de las obras de autores como Sami Tchak, Gaston Paul Effa, por dar solo estos ejemplos, evoluciona, aunque se ha de constatar que muchos escritores franceses con talento y, a veces, publicados en las principales editoriales de París tienen muchos trabajos que no existen digitalmente hablando. Y en el transcurso de algunas conversaciones, podemos escuchar a estos novelistas quejarse de que estudiantes en África no puedan trabajar en sus textos porque no están digitalizados. Por eso, algunos cargan sus equipajes de pesados libros, pagan por exceso de peso a Air France o Ethiopian Airlines. Digámoslo, todo esto es absurdo y por culpa de la delegación o los plenos poderes que estos autores otorgan a sus editores en referencia a la explotación de su tesoro. Desafortunadamente, intencionalmente o por desconocimiento del tema, estas editoriales no hacen de ello una prioridad. Hoy en día, las bibliotecas digitales se están desarrollando como Babelthèque, Cyberlibris o NENA, y las universidades y otras instituciones se suscriben cada vez más permitiendo que las obras literarias digitalizadas sean accesibles a todos los estudiantes del planeta y los autores comisionados modesta pero regularmente dependiendo de la consulta de sus libros. La pregunta es, ¿cuántos novelistas francófonos encontraremos en estas bibliotecas de un nuevo género?

Libro de papel VS Audiolibro / e-books

El año pasado animé un emocionante debate en la OIF sobre esta transición del papel al formato digital. Y un joven novelista haitiano defendía con énfasis y fuerza las alegrías de leer el libro en papel. En mi interior estaba horrorizado de que autores jóvenes no entiendan mejor que los viejos lo que está en juego en la revolución digital, que el libro de papel está condenado a morir a medio plazo y, aunque no sea el caso, el libro digital y el audiolibro abren un acceso a nuevas audiencias, nuevos lectores. El libro en papel es un lujo. Mantiene barreras geográficas. Su difusión, su distribución en el sur de la Francofonía nunca han funcionado realmente, como el teléfono fijo que siempre ha sido una prerrogativa de algunas familias ricas en Brazzaville o Bamako, donde ahora el teléfono móvil me permite llegar a mis primos que viven en el pueblo, en algún lugar de las mesetas de Batéké. El libro en papel es una prisión a cielo abierto para los novelistas que producen desde el continente africano.

Entonces, ¿por qué suscribirse a Audible, empujar más el descubrimiento de audiolibros, si los autores que quiero leer no aparecen ahí, si es todavía necesario explicarles que su editor se limita a lo más simple y que son, sobre todo, los escritores los que tienen que creer en sus nuevas formas de lectura?

Vale, no dije nada.

Réassi OUABONZI

Fuente. L’Afrique des Idées

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Una librería ambulante en nuestras capitales

- La mayor Biblioteca Flotante del mundo llega a Namibia

- Fundación Sur, una biblioteca muy cercana por LitERaFRicA

- Una afroamericana recibe depués de 73 años su tarjeta de la biblioteca

- Bibliotecas africanas: donde el ingenio convive con la era digital, por LitERaFRicA

- Fotografías de "vendedores callejeros" vestidos de graduados en Zimbabue se convierten en virales


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios