En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El grupo A3+1 se reúne para reforzar un frente común ante el Consejo de Seguridad
...leer más...

Protestas por las tarifas de los permisos de residencia de la República Centroafricana
...leer más...

Permanecen las tensiones entre Marruecos y Argelia por el Sáhara Occidental
...leer más...

Sudáfrica comenzará a fabricar la vacuna de Pfizer
...leer más...

Intento de magnicidio en Madagascar
...leer más...

La gira africana de Pedro Sánchez
...leer más...

Arrestan en Tanzania al líder del principal partido opositor
...leer más...

El Gobierno de Ghana muestra su preocupación ante la expansión de terroristas y piratas
...leer más...

La vuelta de Twitter a Nigeria
...leer más...

Falta de apoyo para las Fuerzas de la Reserva Africana
...leer más...

El lobby energético africano protesta contra la campaña contra los combustibles fósiles de los países occidentales
...leer más...

Reino Unido deporta a 150 ciudadanos de Zimbabue
...leer más...

La transición democrática en Sudán se tambalea
...leer más...

Solo el 1 % de la población africana está vacunada
...leer más...

La FAO alerta sobre los precios elevados de llevar una dieta saludable en África
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Por vías legales de emigración, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Sudán del Sur y Sudán: derrotero de años bélicos, por Omer Freixa
...leer más...
A la búsqueda de la belleza perdida, por por Sonia Fernández Quincoces
...leer más...
Carta a la reina Isabel, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Libres o esclavos : la información es determinante, por Benjamín Forcano
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Artículo de fondo: La mundialización iconoclasta
8 de julio de 2012

Le Monde 07/07/2012 Por Caroline Fourest*

Un montón de piedra sin alma ni forma. Es lo único que queda de la puerta de una de las mezquitas de centenarias de Tombuctu, violada y destruida por la locura de grupos que se autodefinen como “defensores del islam”. Su furia iconoclasta recuerda a aquella otra que desfiguró los budas de Bamiyan. Sin embargo esta furia ha franqueado nuevas balizas.

En Afganistán, los fanáticos se atacaban a símbolos de otras religiones. En Mali, las subastas vas hasta destruir la entrada de una mezquita, a golpe de picachón, sencillamente porque contiene símbolos de la artesanía ancestral y por consiguiente no únicamente islámica de Tombuctu. Ayer, era necesario destruir mausoleos musulmanes a golpe de “Allah Akbar” porque abrigaban el culto a los santos.

¿Dónde va a parar esta locura? Jamás han tenido razón. No tiene ni fronteras ni límites. La “mundialización del yihad” y su odio de la cultura tiene por objetivo abiertamente la “uniformización del islam” por la destrucción. Haciendo desparecer cualquier sutileza cultural y evidentemente espiritual, es decir cualquier matiz del mundo islámico.

La guerra declarada a los Occidentales y a las otras religiones no es más un pretexto, sangriento, para ocultar la otra, en realidad en primer lugar, la que se está librando contra los musulmanes laicos y ateos, pero también contra otros creyentes que practican otro islam. Basta con mirar la suerte reservada desde hace décadas a los Zikri, a los Hazara o a los Hamadi en Pakistán.

Todos practican, cada uno a su manera, un islam piadoso y devoto, pero que no es el islam político dominante, y lo están pagando caro. Setecientos Hazara masacrados. Lugares de culto destruidos. Leyes contra la blasfemia que sirven para justificar que los lleven a la cárcel. Su libertad religiosa está siendo violada pero, claro está, es contra la laicidad a la francesa que una delegación del Pakistán protesta desde hace años… Una laicidad que protege sin embargo –mejor que cualquier otro sistema- el equilibrio entre mayoría y minorías religiosas. No es el más pequeño éxito en una época donde abundan conflictos políticos que pisotean las minorías confesionales y su cultura en los cuatro puntos del horizonte del planeta, bajo pretexto de defender la identidad o la religión dominante.

Incluso en Túnez, la furia iconoclasta nos recuerda que estamos hundiéndonos cada día más en la oscuridad. En La Marsa, uno de los cuadros más figurativos, habiendo provocado violentos motines, muestra un salafista furibundo, con humo saliéndole de las orejas. Así pues, habiendo amenazado a todo el que se atreva a representar al profeta Mohammed, ahora vemos a unos grupos furiosos destruyendo una exposición de pintura sencillamente porque se burlan de los fanáticos… Se podría pensar que se toman verdaderamente por Dios y su profeta. ¿No sería la peor de las blasfemias?

Ya es hora que se ponga fin a esta locura erradicatriz y uniformizadora. Protegiendo estos valores universales como son la libertad de expresión, la libertad de conciencia y la libertad religiosa. Salvando estos tesoros culturales –que son también universales- que los yihadistas quieren hacerlos desaparecer de nuestras memorias y de nuestra historia común.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios