En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La OMS declara el fin del segundo brote de ébola en Guinea
...leer más...

Alieu Kosiah, señor de la guerra de Liberia, condenado a 20 años de cárcel por crímenes de guerra
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Madrid en el final de las marchas de solidaridad con el Sahara
...leer más...

Haftar cierra la frontera de Libia con Argelia
...leer más...

Biden planea redesplegar tropas estadounidenses en Somalia
...leer más...

Laurent Gbagbo regresa a la Iglesia católica
...leer más...

Elecciones en Etiopía
...leer más...

El gobierno de EE.UU. ofrece 40 millones de dólares en ayudas a Madagascar
...leer más...

La presidenta de Tanzania ha anunciado que el país iniciará los preparativos para el uso legal de las criptomonedas
...leer más...

La “fiebre del diamante” en Sudáfrica
...leer más...

El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Etiopía, ¿elecciones para calmar la tensión?, por Omer Freixa
...leer más...
La imprescindible huella femenina (y feminista) en el Afrobeat, por DJ Floro
...leer más...
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Algunos puntos claves de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el África sub-sahariana
09/05/2016 -

-  El documento muestra cómo es probable que progrese el África subsahariana para el año 2030 a lo largo de la agenda SDG, si continúan las tendencias actuales. Aunque se pueden esperar avances para muchos de los objetivos, los bajos puntos de partida y las desigualdades dentro y entre países producirán que el alcance de los objetivos globales sea particularmente difícil.

-  Mientras los objetivos referentes al crecimiento económico y al fortalecimiento de recursos domésticos están afianzados y van a realizar progresos considerables, la mayoría de objetivos –incluyendo la eliminación de la pobreza extrema, la reducción de la mortalidad materna y el acceso a la energía- deben incrementar la velocidad de avance de los ratios actuales por varios múltiplos si se quieren alcanzar los objetivos SDG.

-  Un grupo de 5 objetivos es especialmente preocupante ya que están encaminando al áfrica subsahariana en la dirección equivocada. Éstos incluyen reducir la población de los suburbios (slum), reducir los desperdicios, combatir el cambio climático, la conservación marina y reducir las muertes violentas.

-  Todo esto dicho, se ha visto el progreso, y es posible, por todo el continente. Un número de casos de estudio en países seleccionados de la región muestra cómo el progreso en el desarrollo puede ser alcanzado; incluye progreso en el crecimiento y empleo en Etiopía, reducción de la pobreza en Sudáfrica y mejora de la seguridad alimentaria en Ghana, entre otros.

Overseas Development Institute (ODI)

[Traducción, Luis Herrero Alba]

Sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La nueva Agenda de Desarrollo Sostenible ha sido consensuada por la comunidad internacional e integra 17 objetivos y 169 metas que abordan los grandes temas que condicionarán el desarrollo sostenible hasta 2030, referidos a aspectos sociales (pobreza, hambre, salud, educación, género y agua), económicos (energía, crecimiento, infraestructuras, desigualdad), ambientales (ciudades, consumo, cambio climático, océanos, medio ambiente) o políticos (paz y justicia y alianzas).

Sin duda los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) constituyen un notable avance respecto a los Objetivos del Milenio que sustituyen. Por primera vez estamos ante un programa internacional que conecta las cuestiones de desarrollo y las ambientales, una de las asignaturas pendientes en la agenda anterior.

Además, es reseñable el carácter de universalidad de los ODS, que pretenden “no dejar a nadie atrás” y que demanda la contribución de todos: países (ricos, emergentes y pobres) y actores (públicos, empresariales, sociales, académicos,…). Por tanto, será necesaria la interconexión de las políticas nacionales e internacionales y la colaboración entre toda la comunidad internacional, teniendo en cuenta que no todos los países tienen el mismo nivel de responsabilidad (ni los mismos recursos) a la hora de abordar los problemas globales.

Por otro lado, la agenda afecta no solo a los países pobres sino también a los de renta media y alta: también a España y al resto de la unión Europea. Además, la entrada de la desigualdad entre los objetivos, que afecta en muchas ocasiones en mayor medida a países de renta media y alta que de renta baja, refuerza el carácter global de la misma.

Pero la nueva agenda también presenta importantes debilidades. Entre ellas destaca su carácter voluntario – al igual que los ODM – y que el enfoque de los derechos humanos ha perdido fuerza respecto a las versiones previas de la agenda.

Los objetivos acordados han sido considerados por algunos expertos como excesivamente amplios, y es cierto que será complejo abordar tantos objetivos interconectados y que no cuentan con una priorización. También destaca la falta de concreción de las metas: aunque existen metas concretas y claras – reducir a menos del 3% los gastos de transacción de las remesas de los migrantes – más del 70% de las metas no contemplan un nivel o plazo concreto para considerarse alcanzadas, por lo que en esos casos más que metas son aspiraciones – potenciar y promover la inclusión social, económica y política. Sin duda, el sistema de indicadores y el mecanismo de seguimiento que se deben definir a partir de ahora resultarán cruciales para convertir los ODS en una verdadera agenda del desarrollo.

Otro tema crítico pendiente de resolver reside en la financiación. Aunque es un aspecto complejo de cuantificar, algunas fuentes como The Economist estiman unos recursos necesarios en torno al 4% del PIB mundial anualmente hasta 2030, y precisamente los gobiernos están siendo poco concretos y ambiciosos a la hora de comprometer recursos financieros, lanzándose propuestas como la innovación, la cooperación Sur-Sur o la financiación privada, que aunque necesarias resultan insuficientes.

Resulta indudable que la materialización de la agenda requiere del compromiso e involucración de todos los gobiernos, que deberían incorporar los ODS en sus políticas y planes y rendir cuentas anualmente sobre el avance nacional y sobre la contribución a las metas globales. En cuanto al resto de actores, se espera mucho de la contribución del sector empresarial y, más que nunca, las organizaciones sociales deberán ser activas en la implementación y el seguimiento de la agenda, buscando las mejores estrategias para aportar de la forma más efectiva posible.

En definitiva, los ODS constituyen una oportunidad para cambiar el rumbo del desarrollo humano sostenible a nivel global, y será una agenda transformadora en la medida en la que los países se comprometan a abordar las causas que originan los problemas de desarrollo y a proponer soluciones que pongan a las personas y al desarrollo sostenible en el centro.

Fuente: ONGAWA


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios