En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


África y la Corte Penal Internacional. ¿Cuestión de raza?, por José Carlos Rodríguez Soto

4 de junio de 2013.

“La Corte Penal Internacional ha degenerado en una persecución contra los africanos por motivo de raza”. Cuando leí esta frase, pronunciada hace una semana al final de la cumbre de la Unión Africana por el primer ministro etíope Hailemarian Deselegn, me acordé Fire in Pabbo Camp 2de una escena que presencié hace 25 años, cuando servidor de ustedes trabajaba con inmigrantes africanos en Madrid. Discutían dos hombres nigerianos a la salida de un bar del que acababan de ser expulsados en medio de una pelea. “No hay derecho, me han echado por ser negro”, se quejaba uno de ellos. “No digas tonterías”, le respondió su compañero. “A ti y a mí nos acaban de echar porque estamos borrachos y hemos empezado golpes con los que teníamos al lado”.

Después de 25 años trabajando en África y de ver muchas situaciones de injusticia que claman al cielo, no voy a ser yo quien niegue que en el mundo se han dado, y se siguen dando, infinidad de formas de discriminación contra quienes han nacido en África. Pero aducir el argumento de “se meten conmigo porque soy negro” es algo que no debería usarse alegremente para cualquier situación que a alguien le resulte incómoda. Resulta que en la última cumbre de la Unión Africana, celebrada en Addis Abeba, en la que este organismo celebró por todo lo alto su 50 aniversario, los mandatarios presentes pasaron una moción por la que pedían a la Corte Penal Internacional que suspendiera los juicios del presidente de Kenia Uhuru Kenyata y su vice-presidente William Ruto, ambos acusados de crímenes contra la humanidad por el presunto papel de ambos en orquestar la violencia que siguió a las elecciones de final de año de 2007 en la que algo más de mil personas murieron y medio millón se vieron obligadas a abandonar sus hogares, en su mayoría después de que algunos políticos sin escrúpulos incitaran a milicias a matar o herir a sus rivales y a incendiar sus viviendas.

Poco tiempo perdió la fiscal jefe, la gambiana Fatou Bensouda, en responder a semejante majadería. Ha venido a decir que no permitirá que los politiqueos interfieran con los casos que la Corte juzga en la actualidad, y les ha advertido que en lugar de preocuparse por proteger a presuntos criminales más valdría que los dirigentes que han pasado esa moción se preocuparan de los millares (millones, diría yo) de víctimas, que son ciudadanos de los países que ellos dirigen. Nada menos que 43, de los 54 países africanos, han firmado el Estatuto de Roma (34 lo han ratificado), que dio origen en julio de 2002 a la Corte Penal Internacional, el primer tribunal permanente para juzgar crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y el crimen de genocidio. Con esta cifra, África es el continente que cuenta con más representación entre los firmantes de este tribunal que fue creado para poner fin a la impunidad con que suelen quedar en la mayoría de los casos estos crímenes horrendos.

Los dirigentes africanos, además, parecen tener una memoria muy corta: de los ocho casos que actualmente maneja la Corte Penal Internacional, con sede en La Haya, cuatro fueron referidos por los gobiernos de los países africanos concernidos: el primero de ellos fue el de los crímenes de la guerrilla ugandesa del LRA. Fue el presidente ugandés (que últimamente despotrica bastante contra la CPI) quien refirió el caso al entonces fiscal jefe, el argentino Luis Moreno Ocampo a finales de 2003. Un año y medio más tarde, la CPI emitió órdenes de arresto contra el líder del LRA Joseph Kony y cuatro de sus lugartenientes (dos de los cuales han muerto desde entonces). Segundo caso: el de los señores de la guerra de la República Democrática del Congo. Fue el gobierno de este país quien pidió la intervención de la CPI, la cual hasta la fecha tiene en sus celdas a dos de los peores criminales que han arruinado la vida a millones de congoleños: Thomas Luganba (el primer condenado en firme por la CPI, por reclutamiento masivo de niños soldado) y Bosco Ntaganda, quien se entregó en marzo de este año en circunstancias bastante extrañas, en la embajada de Estados Unidos en Kigali.

Tercer caso: el del antiguo señor de la guerra y exvice presidente congoleño Jean Pierre Bemba. Este personaje fue acusado por el gobierno de la República Centroafricana de haber enviado a sus milicianos del MLC a Bangui en julio de 2002 para apoyar al entonces presidente centroafricano Ange Felix Patassé, que estuvo a punto de ser derrocado por militares apoyados por mercenarios libios y chadianos. Durante los ocho meses sucesivos, las milicias de Bemba, en muchos casos formadas por adolescentes drogados, mataron, torturaron, violaron, saquearon e infinidad de viviendas de los barrios del Norte de Bangui y zonas rurales más allá de la capital habitadas por personas de etnias sospechosas de haber apoyado el fallido golpe de Estado. Bemba lleva casi tres años en La Haya, y a su detención contribuyó enormemente el gran papel que desempeñaron varias asociaciones de defensa de los derechos humanos de Centroáfrica que durante años recabaron minuciosamente abundante documentación gracias a la cual la CPI pudo actuar.

No conozco bien los detalles de los casos de Kenia y Costa de Marfil y por lo tanto no voy a analizarlos, pero en los otros dos casos: el de Darfur –que hasta la fecha ha acabado con una orden de detención contra el presidente sudanés Omar el Bashir- y el de Libia, fue el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas quien pidió la intervención de la CPI, y cuando se votó la resolución todos los países africanos que estaban representados en este alto organismo votaron a favor.

Estos son los datos objetivos, que hablan de que si la CPI se ocupa actualmente de casos que conciernen a ocho países africanos, esto se debe a que fueron los propios dirigentes de esos países los que pidieron la intervención de este tribunal de La Haya. Es una pena que se pierda tan pronto la memoria y que se utilicen argumentos de pata de banco como el tan manido de la “persecución por razón de raza” que no se sostienen por sí mismos. En cuestiones de justicia internacional, en la que está en juego el derecho de millones de víctimas, no se puede aplicar el principio de “donde dije digo, digo Diego”. Lo que sí sería discriminatorio y humillante contra los africanos no es que se persiga judicialmente a algunos de sus dirigentes que han cometido atrocidades sin cuento –por mucho que algunos de ellos tengan tratamiento de excelentísimo señor- sino que se abandone a los millones de sus víctimas que tienen derecho a ver justicia.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios