En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Africa. ¡Vivan las peluquerías!, por José Carlos Rodríguez Soto

25 de septiembre de 2014.

Me perdonarán ustedes, pero la vida en África no está tejida sólo de conflictos, dictaduras y enfermedades. Hoy quisiera hablar de una actividad que siempre me han llamado .poderosamente la atención: cuando uno viaja por cualquier país de África, una de las cosas que llaman más la atención es la cantidad de peluquerías que uno se encuentra por todas partes, incluso en los rincones más perdidos de barrios pobres.

Durante el año que viví en Goma (R D Congo), me llamó la atención que arreglarse el pelo con extensiones o con trenzas podía costar, en un lugar no muy caro, unos 40 dólares, que no es una cantidad pequeña para un lugar donde la mayor parte de la gente vive con apenas dos dólares al día. Y en Libreville, donde vivo desde abril de este año, rara es la mujer que no luce extensiones o peluca, y de las formas más variopintas y colores más atrevidos que uno pueda imaginarse.

Aunque estamos ante un sector basado sobre todo en la economía informal, todo lo que tiene que ver con la peluquería en África se ha convertido en un sector de negocios que mueve miles de millones de dólares al año y que ha atraído a grandes empresas como L’Oreal y Unilever. La primera ha desarrollado sus productos “Dark and Lovely” que uno encuentra en cualquier rincón de África, y sobre la que mi señora esposa podría hablar durante horas. La firma de investigación de mercados Euromonitor International calculó que el año pasado se vendieron champús y lociones para el pelo por valor de mil millones de dólares sólo en Suráfrica, Nigeria y Camerún. Y esto no incluye el otro mercado de extensiones y pelucas, que suelen estar hechas de fibras sintéticas o incluso de pelo natural y que suelen estar hechas en India o en China.

Pero no son solo las grandes empresas las que ganan dinero con este negocio. La peluquería es un sector del que dependen millones de mujeres en África para ganarse la vida. Muchas veces, debido a las circunstancias, las peluqueras tienen que adaptarse. Por ejemplo, en muchas ciudades del Norte de Nigeria, incluso en la capital Abuya, este negocio empezó a perder clientes a principios de este año porque muchas mujeres que antes pasaban sus buenas horas en la peluquería empezaron a evitar los lugares públicos por miedo a los ataques de los islamistas de Boko Haram. Debido a esto, se han multiplicado los servicios a domicilio.

En general, las mujeres africanas dan una enorme importancia a arreglarse el pelo, una práctica detrás de la cual hay muchos factores culturales y un orgullo de la propia identidad, como encontramos en una reciente nóvela de éxito: “Americanah”, de la nigeriana Chamanda Ngozi, traducida al español -cuya lectura les recomiendo vivamente- y que gira en torno a este tema. Muchas mujeres africanas confiesan que si no cambian de estilo y siguen con el mismo peinado durante varias semanas ellas mismas se cansan de tener siempre el mismo aspecto. Los estilos de rizado, pelo más o menos liso, y combinaciones de colores desafían la imaginación de cualquiera. Lucir los peinados más atrevidos es una tendencia que ha crecido a pasos de gigante durante los últimos diez años en África subsahariana, pero sobre todo en los países de África Occidental. Y esto alcanza también a los mercados europeos. Basta darse una vuelta por cualquier barrio europeo con un número significativo de inmigrantes de África para ver cómo se multiplican las peluquerías afro con los últimos modelos. En Madrid, por ejemplo, uno las encuentra en el barrio de Lavapiés, o en localidades como Coslada, Parla o Móstoles.

Las extensiones y pelucas se fabrican, sobre todo en India y China, y como un puede imaginar las más caras son las hechas de pelo natural, que duran mucho más y no se secan fácilmente. En India existe una cultura de lo que podíamos llamar la “recogida de pelo”, sobre todo en templos hindúes. Las mechas, una vez lavadas, se envían a empresas de China, que las comercializan en todo el mundo. Podemos asegurar que este sector seguirá creciendo durante los años venideros. En Libreville, donde vivo, es difícil ver a una mujer que sale a la calle con su pelo natural simplemente peinado. Y cada vez más los hombres usan también estos productos, extensiones incluidas. En Libreville, como prácticamente en toda África, el tener un buen aspecto de belleza se ha convertido en una necesidad básica. En torno a ella crece esta industria cosmética que emplea a millones de personas y mueve enormes cantidades de dinero.

Original en :En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios