En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


África, paraíso de la homofobia, por José Carlos Rodríguez Soto

9 de junio de 2010.

El tema de la homosexualidad en África sigue dando que hablar. El mes pasado dos hombres que habían celebrado una boda homosexual en Malaui fueron condenados a 14 años de prisión y trabajos forzados por un juez de su país, quien los envió a la cárcel por “gran inmoralidad y cometer actos anti-naturales”. A los pocos días, Stephen Monjeza y Tiwonge Chimbalanga fueron puestos en libertad (el 30 de mayo) después de que el presidente de Malaui Bingu wa Mutharika decidiera perdonarlos. La decisión fue durante una visita del secretario general de la ONU Ban Ki Moon. De todos modos, uno de los ministros declaró a los medios que los dos hombres, ambos de algo más de 20 años, podrían ser detenidos de nuevo si persistían en cometer actos homosexuales.

Malaui es uno de los 80 países en el mundo en los que la homosexualidad está penada con la cárcel. Es curioso que Malaui, como ocurre con muchos otros países africanos, sobre todo antiguas colonias británicas, tiene leyes contra la homosexualidad que datan de tiempos coloniales y que castigan “actos anti-naturales y sodomía”. Otro de los dirigentes africanos que sataniza a los gay, el presidente de Zimbabue Robert Mugabe, que hace años dijo que los homosexuales son peores que los perros y los cerdos, recientemente rechazó realizar cambios en la constitución del país para eliminar la discriminación de personas por su orientación sexual. Y también hay casos similares en países africanos francófonos, como el es caso de Burundi, donde el año pasado su presidente Pierre Nkurunziza firmó una ley que convierte en delito las relaciones homosexuales consentidas, a pesar de que el Senado había rechazado el proyecto de ley.

El único país africano que reconoce en su Constitución que nadie será discriminado “por su orientación sexual”, es Sudáfrica.

Hasta la fecha, el país donde se ha intentado ir más lejos por lo que se refiere a endurecer penas contra actos homosexuales es Uganda. Desde el año pasado hay una gran polémica en el país desde que un diputado promoviera una reforma de la actual ley, con la que se aumentarían los años de prisión para los homosexuales e incluso se castigaría con pena de muerte las relaciones homosexuales de quien estuviera infectado de VIH. El proyecto de ley pide también que se castigue con la cárcel a los terapeutas que aconsejen a un gay seguir con su orientación, e incluso a cualquier persona que sea consciente de que tiene un vecino gay y no lo denuncie a las autoridades. Ha habido infinidad de presiones contra el gobierno de Uganda por parte de países europeos y norteamericanos, algunos de los cuales han amenazado con cortar sus ayudas si llega a aprobarse la ley. Hace pocos meses el presidente Museveni dijo en público que la ley se había convertido en un asunto de política internacional y que no será aprobada en la forma que se ha propuesto.

En muchos casos se dice que la razón por la que en África se actúa de forma tan dura contra los homosexuales es un factor cultural, y que este tipo de relaciones son extrañas a la tradición africana. Yo, personalmente tengo mis dudas, y ahí está el hecho objetivo de que una de las razones por las que el rey Baganda mató a varios de los jóvenes conversos al cristianismo en 1885 era porque se habían negado a acostare con él, aunque generalmente los ugandeses suelen decir que eso fue así porque el rey lo había aprendido de los árabes. Resulta curioso que cuando los africanos descubren algo en u sociedad que califican como nocivo siempre recurren al mismo argumento: decir que eso ha venido de fuera.

Yo pienso que detrás de esta invocación a la cultura africana hay otros hechos de los que no se suele hablar. Por ejemplo, durante los últimos años las campañas contra los homosexuales han arreciado en África debido al aumento de iglesias fundamentalistas de corte muy conservador, casi todas ellas venidas de Estados Unidos. Estos grupos influyen mucho en grupos protestantes locales. Como muestra podíamos citar al obispo anglicano de Zambia, Joshua Banda ,quien hace poco dijo que las campañas de algunas ONG a favor de los derechos de los gays eran “contrarias a la cultura tradicional del país”. Algunos activistas contra la homofobia han señalado que estos predicadores encuentran en África un terreno mucho más favorable que en sus propios países de origen. Y a los gobiernos de los países donde actúan les viene de perlas. Por ejemplo, durante los últimos meses está saliendo a la luz en Uganda el caso de multitud de altos cargos del gobierno que se enriquecieron durante la cumbre de la Commonwealth celebrada en noviembre de 2007. El caso se alarga sin que se tome ninguna acción, y desde luego ninguno de los activistas por la moralidad que cargan contra la homosexualidad, a la que equiparan con satanismo, dice nada sobre estos casos de corrupción y gracias a esta cultura de la impunidad los politicones que se han enriquecido se irán de rositas y mañana serán otros quienes se llenen los bolsillos. Yo, que he vivido en Uganda 20 años, nunca ha dejado de sorprenderme la facilidad con que la gente hace la vista gorda ante, por ejemplo, los abusos sexuales contra niñas, que destrozan la vida a muchas menores –sobre todo de familias pobres- y que incluso se ven como una prueba de que el abusador es “un verdadero macho”.

Creo, además que se está pasando por alto el hecho de que esta homofobia está causando problemas serios por lo que se refiere a la lucha contra el SIDA. En febrero de este año varias personas sospechosas de ser homosexuales fueron golpeadas con saña en un centro de atención a personas seropositivas en Kenia. Y no es éste el único caso. El resultado es que muchas personas afectadas por VIH en países africanos terminan por evitar acudir a centros donde pueden recibir tratamiento por miedo a lo que les pueda pasar.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios