En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Hombres armados secuestran a cuatro personas en Nigeria
...leer más...

Nuevas protestas de los padres afectados por el secuestro de sus hijos en Nigeria
...leer más...

El presidente de Eritrea visita Sudán para aliviar posibles fricciones
...leer más...

La UE y EE.UU. sugieren métodos alternativos en la lucha de Nigeria contra Boko Haram
...leer más...

Sudán ratifica la Convención sobre los derechos de la mujer, con excepciones
...leer más...

Alerta inestabilidad: Una moción de censura contra Zoe Kabila en RD Congo
...leer más...

Gabón quiere ser readmitido en el grupo de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas
...leer más...

Un muerto al pisar una mina un coche de una misión católica en la República Centroafricana
...leer más...

El periodista francés secuestrado en Malí aparece en un vídeo pidiendo su liberación
...leer más...

Biden no ha tomado por el momento ninguna decisión respecto a la cuestión del Sáhara Occidental
...leer más...

Estados Unidos apoya la distribución mundial de las vacunas de coronavirus a precio de costo
...leer más...

Estados Unidos apoya el plan estratégico de eliminación de la malaria de Sierra Leona
...leer más...

Las principales empresas africanas tecnológicas colaboran para impulsar la transformación digital del continente en 2021
...leer más...

Museveni tendrá una investidura con presencia internacional
...leer más...

Uganda interviene para mediar en las negociaciones de la presa del Renacimiento
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Gaetan Kabasha

Gaétan Kabasha es ruandés de nacimiento y vive en España. Es testigo directo del drama de los Grandes Lagos. Está comprometido con el desarrollo de África y un mundo más humano. Así mismo es fundador de la Asociación AUDE.

- Licenciado en ciencias eclesiásticas y doctor en Filosofía. (Tesis doctoral sobre el deseo mimético y la violencia colectiva)

Lenguas: Francés, inglés, español, kinyarwanda, lingala y sango.

Ahora podemos seguir en Fundación Sur su blog África desde dentro.

gaetankaba@gmail.com

Ver más artículos del autor


Adios Presidente "Bulldozer", por Gaetan Kabasha

23 de marzo de 2021.

Después de Pierre Nkurunziza, de Burundi, John Pombe Magufuli es el segundo presidente que muere en la zona de los Grandes Lagos en menos de un año y el tercero si contamos a Pierre Buyoya, el expresidente de Burundi muerto hace poco en Malí. Todos sospechados de ser víctimas de coronavirus aunque la versión oficial habla de paro cardiaco. Tanto para Nkurunziza como para Magufuli, las especulaciones de todo tipo circulan sobre sus respectivas muertes teniendo en cuenta que los dos tenían tres cosas en común: el sentimiento nacionalista exclusivista, escepticismo sobre la realidad del coronavirus y una mixtura político-religiosa envolvente

Magufuli, conocido como el “bulldozer” por su afán de promover las infraestructuras, llegó al poder en 2015 y cambió por completo la concepción del poder en Tanzania. Muy popular y sencillo, consiguió impulsar la lucha contra la corrupción y poner en marcha muchos proyectos de desarrollo a la vez que se dejaba ver como uno más en las asambleas religiosas. Católico practicante, no dudaba en levantarse en plena misa para colaborar en la colecta o servir como monaguillo. Esta dimensión social le hizo muy popular. Pero al mismo tiempo, su política tomó un giro autoritario al mermar las libertades individuales y colectivas, como por ejemplo ninguneara la oposición democrática, despreciar a la prensa y encarcelar al que se atreviera a oponerse a sus ideas. Este lado negativo acompañaría a su imagen.

Los que especulan sobre una muerte provocada sustentan en el hecho de que Magufuli se creó, por su política, muchos enemigos potentes tanto en el interior como al exterior del país. Dentro del propio sistema, su lucha contra la corrupción, que no dejaba a nadie indiferente, pudo alcanzar a los que, generalmente en África, se creen intocables, cortándoles la hierba bajo los pies. Por otro lado, su tendencia a gobernar con autoritarismo pudo haber puesto en alerta a los guardianes de la democracia tanzana. Hay que recordar que Tanzania es uno de los países donde la democracia está muy bien instalada y dónde el partido en el poder está por encima del presidente. También su negativa a afrontar la pandemia de coronavirus, llegando incluso a afirmar que se vence con la oración, pudo haber puesto en alerta el sistema. Como anécdota, hace poco la Conferencia Episcopal de Tanzania se enfrentó a él afirmando que la pandemia estaba ganando terreno en el país y que la postura oficial de negacionismo no ayudaba a salvar vidas. Quién podía creer que el presidente, ferviente católico, se viera en oposición al episcopado sobre un tema puramente sanitario.

Desde el punto de vista exterior, también Magufuli tuvo muchos enemigos de gran envergadura. Nada más llegar al poder puso en marcho la revisión de los grandes contratos de multinacionales mineras y llegó a ponerles multas millonarias. Su postura de favorecer la industria local y frenar la intrusión exterior abusiva le llevó a enemistarse con Occidente. De hecho, en sus más de cinco años de gobierno, nunca visitó un país occidental al considerar que los viajes presidenciales costaban mucho dinero al contribuyente. Su soberanismo exagerado no podía sino poner nerviosos a algunos acostumbrados a dictar sus normas de conducta en los países pobres. Su desafío al mundo frente a la lucha contra el coronavirus y su rechazo de las vacunas, a pesar de la insistencia de la Organización Mundial de la Salud, fueron como una gota que colma el vaso. Muchos le consideraban como un dirigente atípico y tozudo.

Fuera lo que fuese la causa de su muerte, Magufuli será recordado por su profundo amor a su gente, su sencillez al lado de las clases bajas de la sociedad, su lucha contra la corrupción, su austeridad, su afán de desarrollar el país por las infraestructuras y la defensa de la soberanía nacional hasta el punto de llevar su país a un curioso autoaislamiento internacional. RIP Magufuli.

Original en: Afroanálisis



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios