En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...

No nos olvidemos de África
...leer más...

Egipto producirá su primer lote de vacunas Sinovac a medidados de este mes
...leer más...

El 68 % de los vertebrados de Gabón han desaparecido
...leer más...

Francia anuncia el cese de la Operación Barkhane en el Sahel, pero mantiene su presencia en la región
...leer más...

Religiosos asesinados por el ejército al mando de Paul Kagame
...leer más...

Dimite el primer ministro de la República Centroafricana
...leer más...

Zimbabue aspira a vacunar al 60 % de la población en 2021
...leer más...

La Unión Africana desplegará una misión de observación electoral en Etiopía
...leer más...

Naciones Unidas teme que se repita en Etiopía una hambruna similar a la de 1984
...leer más...

La Operación IRINI aplaude la decisión del Consejo de Seguridad de renovar su mandato en el Mediterráneo
...leer más...

El Comité de Derechos Humanos de la ONU insta a Cabo Verde a suspender la extradición de Alex Saab a EEUU
...leer más...

Egipto apuesta por su historia antigua para revitalizar su sector turístico
...leer más...

Zimbabue y el potencial de su industria del oro
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, trabajó en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Actualmente escribe en el blog "En clave de África" y trabaja para Nciones Unidas en la República Centroafricana

Ver más artículos del autor


Adiós amargo, por José Carlos Rodríguez Soto

1ro de diciembre de 2011.

Dos días antes de salir de Goma (R D Congo) para volver a Uganda me llama Therese, la presidenta de la asociación de discapacitados, para decirme que a las dos de la tarde se van a reunir los jugadores del equipo de “sitting volleyball” que marcharán al dia siguiente a Kigali, la capital de Ruanda, para participar en los partidos clasificatorios de deporte paralímpico africano. Los dos que queden finalistas irán a los Juegos Paralimpicos que se celebraran en Londres el año que viene, 2012.

Llego al restaurante de su asociación a la hora convenida y allí me encuentro a los 15 jugadores, sus dos entrenadores, y Therese. Todos están locos de contentos y su moral es muy alta. Las veces que les he visto jugar me han impresionado y no tengo ninguna duda de que tienen muchas posibilidades de llegar a Londres. Su salida a Kigali, en autobús, está prevista para el día siguiente, cuando se les unan cuatro jugadores más que tienen que llegar en avión desde Lumumbashi, la ciudad principal de la provincia sureña de Katanga, cuyo poderoso y adinerado gobernador - que durante el ultimo mes se ha volcado en hacer campaña a favor del presidente Kabila - ha prometido pagar los 500 dólares que cuesta la inscripción para participar en estos juegos. Mientras hablo con los jugadores, me pilla de sorpresa ver tres cámaras de televisión y varias grabadoras que empiezan a entrevistar a Therese y al capitán del equipo. No me he dado cuenta de que acaban de entrar en el patio. El periodista de Digital Congo, la cadena del presidente, hace varias preguntas capciosas a Therese para que diga una y otra vez que expresan su enorme agradecimiento al señor gobernador de Katanga por su generosidad por pagarles la inscripción, etc. etc.

Por la noche salgo a cenar con dos amigos y llego tarde a la comunidad. Allí me dicen que me acaban de ver en la televisión junto con los jugadores de “sitting volleyball”. La noticia del día, cómo no, ha sido que el gobierno apoya a sus deportistas discapacitados para que defiendan la bandera del Congo en los juegos paralímpicos de Londres.

Al día siguiente, recibo una llamada de Therese. Su voz suena entrecortada y habla con una gran agitación. Acaba de saber que el vuelo que traía a los cuatro jugadores de Lumumbashi ha sido cancelado. Me extraña poco porque durante los últimos días de campaña electoral todos los aviones que operan en el país - particularmente los de la MONUSCO - están ocupados en repartir los materiales electorales y en llevar a los candidatos de un lugar para otro. Lo peor del caso es que el gobernador ha dicho que si los jugadores de su región no participan en los encuentros clasificatorios, él no pagará los 500 dólares prometidos para la inscripción. Así que su gozo en un pozo y ya no cogerán el autobús a Kigali que hubiera hecho sus sueños realidad. Cuando me encontré con ellos al día siguiente sentí una enorme pena. Lo que mas rabia me dio fue pensar que el día anterior les habían usado descaradamente para hacer campaña a favor del partido en el poder, haciendo creer a la gente que el gobierno se preocupaba de los discapacitados.

El día antes de mi partida voy a Boscolac, donde tenemos el proyecto humanitario, para pagar a los trabajadores y llevar unos muebles que quedaban pendientes de instalar. Tardo una hora y media en recorrer los 17 kilómetros que habitualmente hago en media hora. La carretera es un enorme embotellamiento por donde discurren a paso de tortuga coches que a cada paso se encuentran con seguidores de uno y otro partido manifestándose a favor de sus candidatos y cruzándose insultos y reproches a grito pelado. En dos lugares por donde pasamos vemos a gente peleándose a puño limpio, gritando y profiriendo amenazas. Llegan varios soldados y por distintos rincones grupos de personas empiezan a correr temiéndose lo peor. Me doy cuenta de que nos hemos metido en una ratonera y que si las cosas se ponen feas lo único que podre hacer es salir corriendo y dejar el coche a merced de una turba enfurecida cuyo comportamiento puede ser impredecible.
Finalmente, después de pasar bastante miedo, conseguimos salir del atasco. Al llegar a Boscolac me regalan varios repollos de los muchos que han cosechado durante los dos últimos meses. Me dicen que ya han comido 136, y en los caballones de la huerta aun quedan bastantes más. En mi vida he visto una tierra mas fértil que esta. Lo que no entiendo es porque en este rincón de África hay tanta gente que pasa hambre.

Llega el día de mi partida y, como de costumbre, me levanto a las cinco de la mañana. Quedan dos días para las elecciones y cada vez hay más tensión y más miedo. Cuando salgo al patio con el cubo en la mano para coger agua para lavarme veo a dos policías, fusil al hombro, que escudriñan cuidadosamente cada rincón del jardín como si buscaran algo. Me quedo paralizado y pienso qué razón tendrán para llegar hasta aquí y registrar la casa. Mientras pienso en esto me doy cuenta de que dos enormes saltamontes se me han posado en la camiseta y entonces caigo en la cuenta de que hay una invasión de saltamontes por todas partes y que los policías los están recogiendo y llenando cubos para llevárselos a sus casas y comérselos. Es uno de los bocados mas exquisitos que se pueden disfrutar en África. Cuando, dos horas después de aquel susto, me meto en el coche y salgo rumbo a la frontera, me río de mí mismo mientras dejo atrás la tensión de los últimos días deseando al mismo tiempo volver a Goma lo antes posible.

Original en En Clave de Äfrica



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios