En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Catholic Relief Services se asocia con la Universidad Católica de Malaui
...leer más...

Kenia reabrirá su embajada en Mogadiscio
...leer más...

Sudáfrica expulsa a una docena de diplomáticos lesotenses
...leer más...

ACNUR estima que hay alrededor de 56.000 refugiados en Angola
...leer más...

El desempleo juvenil de Tanzania no mejora
...leer más...

Burundi celebra un año de la muerte de su expresidente
...leer más...

Boko Haram libera al personal humanitario de la ONU después de cinco meses secuestrados
...leer más...

Tesoros de Santo Tomé y Príncipe protegidos por Naciones Unidas
...leer más...

La oposición de Namibia rechaza las reparaciones de Alemania
...leer más...

Uganda puede alcanzar el objetivo de erradicar el sida en 2030
...leer más...

Camerún no encuentra la paz y Estados Unidos actúa
...leer más...

China y las élites de Zimbabue siguen saqueando las minas de oro
...leer más...

George Weah quiere limpiar de corruptos Liberia
...leer más...

Mujeres y niños las víctimas más afectadas por la violencia yihadista en Mozambique
...leer más...

Confirmada la repatriación de las reliquias de Patrice Lumumba a la República Democrática del Congo el 21 de junio
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...
La emigración española durante el siglo XX, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Fondo Kati : Memoria viva de la España medieval en el Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >


Echeverría Mancho, José Ramón

A José Ramón siempre le han atraído el mestizaje, la alteridad, la periferia, la lejanía… Un poco las tiene en la sangre. Nacido en Pamplona en 1942, su madre era montañesa de Ochagavía. Su padre en cambio, aunque proveniente de Adiós, nació en Chillán, en Chile, donde el abuelo, emigrante, se había casado con una chica hija de irlandés y de india mapuche. A los cuatro años ingresó en el colegio de los Escolapios de Pamplona. Al terminar el bachiller entró en el seminario diocesano donde cursó filosofía, en una época en la que allí florecía el espíritu misionero. De sus compañeros de seminario, dos se fueron misioneros de Burgos, otros dos entraron en la HOCSA para América Latina, uno marchó como capellán de emigrantes a Alemania y cuatro, entre ellos José Ramón, entraron en los Padres Blancos. De los Padres Blancos, según dice Ramón, lo que más le atraía eran su especialización africana y el que trabajasen siempre en equipos internacionales.

Ha pasado 15 años en África Oriental, enseñando y colaborando con las iglesias locales. De esa época data el trabajo del que más orgulloso se siente, un pequeño texto de 25 páginas en swahili, “Miwani ya kusomea Biblia”, traducido más tarde al francés y al castellano, “Gafas con las que leer la Biblia”.

Entre 1986 y 1992 dirigió el Centro de Información y documentación Africana (CIDAF), actual Fundación Sur, Haciendo de obligación devoción, aprovechó para viajar por África, dando charlas, cursos de Biblia y ejercicios espirituales, pero sobre todo asimilando el hecho innegable de que África son muchas “Áfricas”… Una vez terminada su estancia en Madrid, vivió en Túnez y en el Magreb hasta julio del 2015. “Como somos pocos”, dice José Ramón, “nos toca llevar varios sombreros”. Dirigió el Institut de Belles Lettres Arabes (IBLA), fue vicario general durante 11 años, y párroco casi todo el tiempo. El mestizaje como esperanza de futuro y la intimidad de una comunidad cristiana minoritaria son las mejores impresiones de esa época.

En la actualidad colabora con Fundación Sur, con “Villa Teresita” de Pamplona, dando clases de castellano a un grupo de africanas, y participa en el programa de formación de "Capuchinos Pamplona".

Ver más artículos del autor

A punto de explotar, por Ramón Echevarría
10/04/2017 -

En Pamplona, desde donde escribo estas líneas, se ha convertido casi en una tradición. El sábado 5 de septiembre de 2015 los colectivos SOS Racismo Nafarroa, la plataforma Papeles y Derechos Denontzat y Amnistía Internacional convocaron una manifestación para exigir "un mundo sin fronteras" y mostrar su solidaridad con las personas refugiadas. “Bienvenidos, ongi etorri, welcome” se leía en las pancartas. El alcalde de Pamplona confirmó su voluntad de que la capital navarra se sumara a la red de ciudades-refugio. Un año más tarde, el 17 de diciembre de 2016, los manifestantes reivindicaron "una acogida real" para las personas refugiadas y migrantes. Y el 26 de febrero de este año, convocados por las iniciativas ciudadanas de acogida de Pamplona, Estella, Tafalla, Villava, Barañáin y Help-Na, los participantes coreaban “No a la Europa fortaleza”. Como en toda manifestación popular, también en ésta la ambigüedad y el partidismo asomaban su cabeza por las rendijas. “Gobernantes asesinos”, se leía en una de las pancartas. Y entre los presentes, la diputada de Unidos Podemos, Ione Belarra, y la senadora autonómica por Navarra de ese mismo partido, Idoia Villanueva. ¿Una respuesta un tanto confusa ante una situación cuyas raíces son más confusas todavía? Ciertamente en lo que a Siria se refiere.

Así describía el corresponsal del Washington Post el 14 de febrero de 2016 lo que estaba ocurriendo en Alepo: “Aviones rusos bombardean desde el cielo. Milicias iraquíes y libanesas con asesores iraníes avanzan en el terreno. Un surtido grupo de rebeldes sirios respaldados por Estados Unidos, Turquía, Arabia Saudita y Qatar intenta que estas milicias retrocedan. Fuerzas kurdas –aliadas tanto con Washington como Moscú– toman ventaja del caos y extienden su territorio. El Estado Islámico (EI) se apodera de un par de pequeños poblados mientras la atención se desvía hacia otros grupos”. El primer ministro ruso Dmitri Medvédev hablaba de "una nueva Guerra Fría" y se preguntaba si el mundo estaba en el año 2016 o en 1962. Más bien una “mini guerra mundial” de todos contra todos, era la conclusión del periódico americano.

Todo comenzó cuando en marzo de 2011 un grupo de jóvenes que habían pintado consignas revolucionarias en Deraa, al sur de Siria, fueron arrestados y torturados por las fuerzas de seguridad. Desde entonces siguen reinando la confusión sobre el terreno y la ambigüedad en las reacciones internacionales. “Trump logra su primera victoria política con el ataque a Siria”, titulaba acertadamente El País este sábado después de que 59 misiles Tomahawk arrasaran la base aérea de Shayrat (Homs) en represalia por el bombardeo con armas químicas que el martes acabó con 86 vidas. Y recordaba El País cómo en agosto de 2013 Trump se había opuesto a una posible intervención americana después de que un ataque gubernamental con armas químicas hubiera matado a 1.400 civiles en las afueras de Damasco. Numerosos líderes internacionales han aplaudido la decisión del nuevo presidente norteamericano. “Ya era hora de que alguien reaccionara de manera real y concreta contra las carnicerías de Bachar al-Assad”, se comentaba. Más importante para Donald Trump, la opinión americana le ha sido casi unánimemente favorable. Representantes blancos de iglesias evangelistas han visto en la decisión del presidente un acto de virtud comparándolo con la indecisión de su predecesor. Los obispos católicos sin embargo, y las iglesias con una presencia importante en el Medio Oriente no se han unido a la alabanza general. Ellos saben por experiencia que por condenable que sea el comportamiento del régimen laico de Bachar al-Asad, la alternativa será seguramente peor. Casi nadie ha hecho caso de las excusas rusas y sirias de que las armas químicas se encontraban en un depósito de los rebeldes. Y exceptuando la BBC apenas si se ha mencionado la opinión del siempre admirado WikiLeaks que vincula al ataque con armas químicas con extremistas islámicos. De hecho a quién más favorece lo acaecido es a los grupos rebeldes en busca de apoyo internacional.

¿Y los refugiados que Trump quiere mantener a distancia? “Jordania, a punto de estallar por la avalancha de refugiados sirios”, informaba Reuters ya en febrero del año pasado, refiriéndose a los 600.000 sirios refugiados en un país que, con sus 7 millones de habitantes, acoge ya a más de dos millones de palestinos. Al norte, en Turquía viven hoy 3,5 millones de refugiados sirios, según la PBSNewsHour del 28 de marzo, transmitida por 350 estaciones americanas de televisión. Y “El Líbano está a punto de explotar”. Así se expresaba el primer ministro libanés Saad al-Hariri en enero de este año. De los cinco millones de personas (la última cifra de Naciones Unidas) que han huido de la guerra en Siria, 1’5 millones se han refugiado en este pequeño país de 7 millones de habitantes, que acoge también a medio millón de palestinos.

Como para sentirse incómodo, si no avergonzado, al escuchar a Jerónimo Saavedra, “Diputado del Común” (Defensor del Pueblo) canario, que se quejaba el pasado viernes 7 en “Canarias 7” sobre la escasa acogida de refugiados en España. De los 17.387 que España se comprometió a acoger en el reparto de 120.000 refugiados consensuado por la UE en 2015, han llegado 1.212. Sólo que cuando Ola Sanmartín le preguntó al director de la Casa Árabe, Pedro Villena, “¿Por qué España no acoge a todos los refugiados que prometió?” (El Mundo 3 de abril) ésta fue parte de su respuesta: “Aparte, hay algo que no se comenta mucho: los pocos refugiados que han llegado a España no quieren quedarse aquí, su obsesión es irse a Alemania o a Suecia.”.

¿Se quedará entonces necesariamente en postureo el “Bienvenidos, ongi etorri, welcome” de las pancartas de Pamplona? Habría una solución… que nadie querrá aceptar. Los expertos del Banco Mundial calculan que ya a finales de 2015 el conflicto sirio le había costado al Líbano unos 18 mil millones de dólares. Hablando en Beirut el 19 de enero, el Primer Ministro libanés Saad al-Hariri pedía a la comunidad internacional 10-12.000 dólares anuales por refugiado durante un período de cinco a siete años en lugar de los 1-1.200 que ahora recibe. Entonces, en lugar de obligar a los refugiados sirios a venir a España ¿no se podría incluir en los presupuestos que se están debatiendo una partida de 460 millones dólares en favor del Líbano? 25 millones saldrían de las arcas del ayuntamiento de Pamplona, “ciudad-refugio” según su alcalde. Sin duda que la mayoría de los jóvenes, tan asiduos en las manifestaciones, estarían de acuerdo para que esa suma se sustrajera de la partida prevista para festejos y juventud… ¿O tal vez me equivoco?

Ramón Echeverría


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios