En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Somalia restablece los lazos diplomáticos con Kenia
...leer más...

Portugal enviará más soldados a Mozambique para ayudar en la lucha contra el terrorismo
...leer más...

Cientos de personas se manifiestan en Sudáfrica en apoyo al pueblo palestino
...leer más...

Yoweri Museveni celebra su investidura sin dejar de ahogar a la oposición
...leer más...

Alemania trata de acercar posturas con Marruecos
...leer más...

El estado de Burkina Faso dona alimentos a la Iglesia católica a través de OCADES Caritas Burkina
...leer más...

La gira europea del ministro burundés Shingiro: un viaje analizado de cerca
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo apoya la recuperación del clima empresarial en Marruecos con una subvención de un millón de dólares
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (3/3)
...leer más...

Londres se disculpa por no reconocer a los soldados coloniales que murieron por Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (3/3)
...leer más...

40 arrestados en Uganda mientras las fuerzas de seguridad rodean las casas de Bobi Wine y Besigye
...leer más...

Ser negro en Italia aún no es fácil, la serie Zero busca cambiarlo
...leer más...

Sudáfrica prohibirá la cría y caza de leones en cautividad
...leer más...

La juventud es clave para transformar los sistemas mundiales de alimentos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El origen africano de la palabra chévere, por Johari Gautier Carmona
...leer más...
Un sacerdote anglicano presidente de las Seychelles, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Jacinto Román Sancho: Gorilas de llanura en el Congo, por Roge Blasco
...leer más...
Punto muerto en la campaña de vacunación en África, por Marco Cochi
...leer más...
El obispo electo de Rumbek herido en un atentado, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

A muchas refugiadas somalíes no les queda más remedio que la prostitución
11/02/2010 -

La refugiada somalí Saada, odia lo que hace, pero no puede encontrar otra manera de alimentar a sus seis hijos, trabajando como prostituta en la ciudad del sur del Yemen, Adén. “Mi vida es una mierda, pero ¿qué puedo hacer yo? Tengo que trabajar y ganar algo de dinero”, dice la mujer de 30 años, sentada con otra somalí en el barrio bajo de Adén, de Basateen.

Como muchas otras, Saada huyó a Yemen para escapar del caos, la guerra de clanes y el hambre que ha plagado Somalia desde que los señores de la guerra derrocaron al presidente Siad Barre, en 1991, sólo para enfrentarse a otra lucha por la supervivencia en la empobrecida república de Yemen.

Lleva viviendo 10 meses en Yemen a base de las distribuciones de alimentos que hace la ONU y se metió en la prostitución hace seis semanas, para enviar dinero a sus familiares en casa, que están cuidando de sus hijos.

Saada no recibe dinero de su primer marido, que se divorció de ella y se fue a trabajar a Arabia Saudí. Su segundo marido resultó gravemente herido en un enfrentamiento en la anárquica capital de Somalia, Mogadiscio. “así que, ahora estoy sola”, dice.

Contrabandistas

Yemen acoge a 171.000 refugiados registrados, la mayoría somalíes, según las cifras recogidas por la oficina para los refugiados de la ONU, UNHCR, en diciembre del año pasado, 140.300 más que el año anterior. Se cree que muchos más somalíes sin registrar vagan por allí, la mayoría de ellos a la espera de marcharse a los países del golfo, más ricos.

La Agencia para los Refugiados de la ONU, ayuda a los somalíes a su llegada, pero muchos en Basateen dicen que les cuesta llegar a fin de mes.

Alysia, otra mujer somalí divorciada que ha terminado en la prostitución, dice que pagó a los contrabandistas para que la llevasen en un peligroso viaje para cruzar el golfo de Adén, hasta Yemen. “Tengo que cuidar de mi hijo. Tengo que comprarle leche”, cuenta.

La ciudad portuaria de Adén tiene una atmósfera más despreocupada que otros sitios en Yemen, con una sociedad mucho más conservadora musulmana.

Mientras que es difícil de encontrar alcohol en la capital, Sana’a, algunos restaurantes y clubs de la playa sirven bebida en Adén, atrayendo a algunos turistas de fin de semana de los austeros estados del golfo como Arabia Saudí.

En el distrito de Adén de Tawahi, cerca del mar, las prostitutas trabajan en hoteles baratos o clubs que tienen moteles adyacentes.

Pobreza

“La principal razón para ejercer la prostitución es la pobreza, el desempleo de los refugiados”, dice Alawiya Omar, de la organización de ayuda italiana Intersource, que trabaja en Basateen, donde residen alrededor de 40.000 somalíes y yemeníes con lazos somalíes.

Junto con la UNHCR, el grupo italiano ayuda a las víctimas de violencia doméstica y sexual e intenta educar a los refugiados sobre los peligros del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

“La concienciación sobre los peligros de infección no es muy alta”, dice Halima, una somalí que ayuda a proporcionar servicios sanitarios a las prostitutas y las asesora sobre sexo seguro. “Hay cursos para las mujeres, pero muchas no se molestan en aparecer incluso cuando se les paga algo por asistir o se les da comida gratis”, afirma, sentada en una casa improvisada, en la que vive con su marido, otros miembros de la familia y algunos animales domésticos, todos hacinados juntos con moscas revoloteando alrededor.

“Mi vida es una mierda. Algunas veces los hombres no me pagan. Haría cualquier otra cosa, pero ¿qué?”, pregunta Najma, de 34 años, otra trabajadora sexual somalí.

(News24, 11-02-10)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios