En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...
El caminar del Feminismo Campesino y Popular en La Vía Campesina
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La OMS declara el fin del segundo brote de ébola en Guinea
...leer más...

Alieu Kosiah, señor de la guerra de Liberia, condenado a 20 años de cárcel por crímenes de guerra
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Madrid en el final de las marchas de solidaridad con el Sahara
...leer más...

Haftar cierra la frontera de Libia con Argelia
...leer más...

Biden planea redesplegar tropas estadounidenses en Somalia
...leer más...

Laurent Gbagbo regresa a la Iglesia católica
...leer más...

Elecciones en Etiopía
...leer más...

El gobierno de EE.UU. ofrece 40 millones de dólares en ayudas a Madagascar
...leer más...

La presidenta de Tanzania ha anunciado que el país iniciará los preparativos para el uso legal de las criptomonedas
...leer más...

La “fiebre del diamante” en Sudáfrica
...leer más...

El mundo de luto por la muerte de Kenneth Kaunda
...leer más...

Sudán pide una mayor implicación de la comunidad internacional en las negociaciones sobre la Presa del Renacimiento
...leer más...

El Banco Mundial y la Unión Africana acuerdan acelerar la provisión de vacunas contra la covid-19 en el continente
...leer más...

Fin del mandato de Fatou Bensouda, primera mujer africana fiscal general de la Corte Penal Internacional
...leer más...

La isla de Mohéli, “reserva de la biosfera” según la Unesco
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Etiopía, ¿elecciones para calmar la tensión?, por Omer Freixa
...leer más...
La imprescindible huella femenina (y feminista) en el Afrobeat, por DJ Floro
...leer más...
Causas y perspectivas de la crisis política en Somalia, por Marco Cochi
...leer más...
El primer presidente blanco en África Subsahariana desde el apartheid, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Daniel Landa desde Fisterra al cabo de las Agujas en Sudáfrica, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

A Europa se le espera en las arenas del Sahel
22 de enero de 2013

19/01/2013

LE MONDE (Editorial)

Por lo menos hay dos errores que no habría que cometer en el drama de Argelia y cuyo final sangriento no había acabado todavía el 18 de enero.
La primera es pensar que el secuestro de cientos de rehenes en un lugar de producción de gas en el sur de Argelia fuera la consecuencia directa de la intervención francesa en Mali. Esta triste frivolidad es lo que querría hacernos creer el grupo que ha reivindicado el ataque. Se hacen llamar “los que firman con la sangre” y están dirigidos por un Argelino, Mojtar Belmojtar, un disidente de El Qaida en el Magreb Islámico (AQMI).

La verdad es que el comando ha venido por Libia y que semejante operación no se monta en 48 horas. Sin duda estaba prevista bien anteriormente a la intervención de los aviones franceses en el cielo del Sahel.

Lo mismo que sería parcialmente inexacto atribuir a la caída del régimen de Gadafi la explosión de terrorismo islamista que hace temblar hoy a la inmensidad saheliana. Ciertamente, la caída de la dictadura libia ha facilitado esta evolución. Ha devuelto a las arenas del desierto a centenares de mercenarios al servicio de Gadafi, llevándose con ellos un impresionante stock de armamento.

Pero, también en eso, el yihadismo no había esperado el fin del régimen libio. Estaban ya presentes en el Sahel, consecuencia de la guerra civil argelina (1990-1999) mal cicatrizada, del abandono de las poblaciones tuaregs a una suerte miserable, de la incapacidad de algunos estados de la región para controlar sus fronteras absurdamente dibujadas por las potencias coloniales…

Las causas son múltiples, las explicaciones sin número sobre lo que está pasando hoy en el Sahel. El resultado está ahí: la venida de un islamo-gansterismo donde el contrabando , el tráfico de droga, la toma de rehenes, robo, violaciones y asesinatos crapulosos se mezclan a las reivindicaciones yihadistas de transformar algunos Estados de la región en emiratos islamistas.
La tragedia que ha caído sobre la implantación de gas de In Amenas, en el Sahara argelino, suena como un terrible aviso.

El asunto maliense no es meramente un asunto entre Francia y una de sus antiguas colonias en África del Oeste. Es solamente una prueba más de la desestabilización progresiva de toda la región saheliana. Atañe a todos los países ribereños de la zona: Argelia, Niger, Burkina Faso, pero también Chad, Guinea, Denegal y Mauritania.

Lo que está en juego es enorme. Se trata de impedir la “somalización” o la “afganistación” de una parte de la región. Necesita la movilización de todos estos Estados. La instalación durable de un amplio foco de guerrilla islamista les amenaza a todos, en mayor o menor grado.

No pueden combatirlos solos. Tienen necesidad de ayuda –militar, económica y política. Es un asunto que atañe a Europa, que es la que más directamente implicada se encuentra, pero también los Estados Unidos y todos aquellos que, como China, cuentan sobre sus relaciones con África para asegurar los aprovisionamientos en las más diversas materias primas.

Gilles Kepel ha dado con la palabra justa ayer en nuestras columnas: “La soledad francesa es imposible de aguantarla, menos si se decide de vaciar la Unión europea de todo su sentido”.

Se espera una señal fuerte, un gesto a la altura de lo que se juega, una movilización excepcional de los Europeos. O sino, también ellos, dejarán parte de su proyecto enterrado en la arena del desierto.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios