En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Varios civiles muertos en un nuevo ataque suicida en Somalia
...leer más...

Angola solicita visados para el Registro Electoral en el extranjero
...leer más...

La posible entrada de Israel como observador de la UA divide al continente
...leer más...

Tanzania nombra su primera ministra de Defensa
...leer más...

Dos Santos regresa a Angola
...leer más...

Nigeria se enfrenta a uno de sus peores brotes de cólera
...leer más...

La Ecowas visita Guinea después de su suspensión en la organización
...leer más...

Promulgada en Angola la Ley de Reforma del Registro Electoral
...leer más...

Nuevo impulso al turismo en Etiopía
...leer más...

Foro virtual para proteger los bosques africanos
...leer más...

Opositores protestan en Angola por el cambio de la ley electoral
...leer más...

La ONU y Sudán del Sur se reúnen para hablar de la Seguridad
...leer más...

La lucha contra la trata de personas en Ruanda
...leer más...

Las aguas de Kenia ya no se consideran zona de alto riesgo de piratería
...leer más...

Malawi 2063, un empujón en las relaciones bilaterales con la UE
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


A Bashir también le han tirado un zapato (o dos), por Alberto Eisman

28 de enero de 2010.

Posiblemente ya no aparezca en los titulares de las noticias internacionales, pero parece que los ataques a presidentes con zapatos se generalizan como protesta que va más allá de razas y naciones. Si primero fue el Bush norteamericano quien recibió el feo en Irak, ahora ha sido Omar al Bashir, presidente de Sudán y nombre buscado en las listas de busca y captura de la Corte Internacional de Justicia.

Estoy seguro que el evento no tendrá la gran cobertura mediática de aquella rueda de conferencia en Irak. Lástima ya que creo que la cosa tiene una relevancia muy especial, ya que Sudán es uno de los países en los que el estado policial no permite en absoluto que nadie que se mueva salga en la foto y normalmente no hay excepciones a esta regla. En Sudán, oficialmente, no hay opositores... según la maquinaria propagandística estatal, la gran mayoría de la población apoya sin fisuras al presidente y su régimen para eso se organizan saraos de todo tipo, manifestaciones multitudinarias enfrente de las embajadas de turno, pancartas y movilizaciones de jóvenes y viejos... todo para dar una impresión monolítica de apoyo y de vigencia del régimen islamista.

Creo que a la hora de hacer un balance, conlleva mucho más mérito (y por supuesto mucha más temeridad) el lanzar un zapato a Bashir que a Bush. Seguro que a estas horas a Adel Mohamed Fath Al-Rahman Mahjoub (que así se llama el autor de la hazaña) las heroicas fuerzas de seguridad sudanesas (conocidas en todo el mundo por el gran respeto que profesan al “habeas corpus,” la declaración de Derechos Humanos, la convención de Ginebra y otras hierbas)le habrán dejado la cara y otras partes que no vienen a cuento mencionar descolgadas como una puerta vieja, de eso seguro y después de tal encuentro con las autoridades habrá cantado “La traviata” en todas las tesituras líricas habidas y por haber. Así son las cosas no en este país, sino en este régimen anquilosado en sus actitudes inflexibles que se perpetúa en su iniquidad y mala leche.

La verdad es que ni el presidente ni la oposición están como para tirar cohetes. Las elecciones generales que se prevén para el próximo Abril van a ser cualquier cosa menos fáciles: mientras el presidente tiene el estigma internacional de estar en la lista de busca y captura de la Corte Internacional de Justicia, la diversidad de candidatos y los diferentes intereses que les rodean harán casi imposible que haya un claro ganador. Esto siempre y cuando que se respeten las reglas del juego y no haya uno de esos pucherazos que con tanto garbo han tenido lugar en la historia del país desde su independencia.

Mientras tanto, el (fallido) zapatazo a Bashir no es el mejor comienzo para su campaña electoral. Pobrecito, encima del feo de la Corte Internacional de Justicia, ahora le llueven también un par de zapatos que en Jartum siempre están llenos de polvo y de arena, como si no tuviera ya suficientes problemas en su mesa...



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios