En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...
Neocolonialismo: Desarraigo cultural y dependencia en la República del Congo (parte 2/2)
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...

La UE apoyará las estrategias de vacunación contra la covid-19 en África
...leer más...

Marruecos como ejemplo de desarrollo de las energías renovables
...leer más...

África oriental y meridional buscan fortalecer los lazos comerciales
...leer más...

Thuli Madonsela recibe el título de caballero francés por su lucha contra la corrupción
...leer más...

Varias iglesias atacadas en el norte de Nigeria
...leer más...

Los trabajadores de la sanidad sudafricana en huelga
...leer más...

En debate la adhesion de Marruecos, Túnez y Mauritania a la CEDEAO
...leer más...

La policía del Capitolio recuerda los horrores del 6 de enero
...leer más...

Somalia necesita urgentemente celebrar elecciones
...leer más...

La Constitución como piedra angular para hacer frente a los nuevos desafíos en Egipto
...leer más...

El gobierno de Uganda desmiente haberse vacunado antes que el resto
...leer más...

El candidato del partido gobernante vence en las presidenciales de Níger
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Ávila laurel , Juan Tomás

Juan Tomás Ávila Laurel, escritor ecuatoguineano nacido en 1966 en Malabo, de origen annobonés actualmente reside en Barcelona . Su obra se caracteriza por un compromiso crítico con la realidad social y politíca de su país y con las desigualdades económicas. Estas preocupaciones se traducen en una profunda conciencia histórica, sobre Guinea Ecuatorial en particular y sobre África en general. Tiene más de una docena de libros publicados y otros de inminente publicación, entre ellos las novelas y libros de relatos cortos La carga, El desmayo de Judas, Nadie tiene buena fama en este país y Cuentos crudos. Cuenta tambien con obras de tipo ensayístico, libros de poemas y obras de teatro.

En Bitácora Africana incorporamos el Blog "Malabo" que el escritor ecuatoguineano Juan Tomás Ávila Laurel escribe para la revista digital FronteraD .

Desde la Fundación Sur agradecemos a la dirección de FronteraD y al escritor Juan Tomás Ávila Laurel la oportunidad de poder contar en nuestra página web con esta colaboración.

Ver más artículos del autor


Y Camerún se desangra, por Juan Tomás Ávila Laurel

12 de diciembre de 2018.

Por la zona costera, primeramente, y por el interior, pasaron los portugueses, los alemanes, los franceses y los ingleses. El país se llama Camerún, Camaroes, y lo conocimos como República Unida de Camerún. El país, pues, destila colonialismo por todos sus costados, y esto es algo que cualquier persona residente en la zona de África Central debe saber.

Si se llama Camerún y hubo un tiempo que al nombre lo acompañaba el epíteto de “unida”, nos hace creer que pudo haber un tiempo en que no era unida. Esto lo debe saber cualquier camerunés, cualquier guineano, cualquier gabonés, y por lo que diremos abajo. O enseguida. Y es que dos cosas malas han ocurrido en este bello país. Primero lo de siempre, que está regido por una “viejocracia” insoportable que no mueve ningún dedo por nada, dejando que por muchos años la corrupción sea la seña de identidad del país. Como el país está desatendido y hay diversidad de sentimientos de identidad, la parte inglesa creyó que ya estaba bien, que debía buscar los caminos de su propio destino. Por otra lamentable parte, estos conversos al islam que se constituyeron en grupo terrorista, conocido como Boko Haram, creyó que demasiados infieles eran los ciudadanos y pensaron convertirlos al islam, previa imposición de la ley islámica, o al revés. Entonces armados, y siempre ha sido un misterio el asunto de quién puede estar armando a personas sin sus necesidades cubiertas, van a donde nadie les espera a cometer atentados. Ya es una grande ofensa a la inteligencia y al sentido común pretender convertir a alguien a una fe cortando cabezas. En el siglo XXI luego de la crucifixión de Cristo.

Entonces, entre uno y otro lo echarán todo a perder, porque al negroafricano le han enseñado que el valor supremo entre todos es el de la unidad nacional, un valor por el que las decisiones más atroces serían justificadas. Diríamos, por lo que hemos leído, que la parte que se siente marginada de Camerún primero protestó, luego se levantó en armas cuando la respuesta de la otra parte no colmó ninguna expectativa. Luego la exacerbada reacción de la oficialidad no se hizo esperar, y cometieron abusos tan execrables que somos incapaces de recordar. Lo de Boko Haram, formado por impenitentes sarracenos alejados de la razón, nos sobrepasa complemente. Si nadie entra en cordura y se para la sangría, el país entrará en una deriva con consecuencias irreversibles. Sabemos cómo influyen los conflictos armados en los países que previamente nadie miraba por nadie. Los de las zonas afectadas no podrían comerciar, no podrían ir a la escuela, no podrán vivir, y del palacio del presidente ya dieron la consigna.

A nosotros, que convivimos en nuestra adolescencia con el descubrimiento del dinamismo de Camerún y fuimos educados, por ejemplo, con su música, no nos puede dar igual. Entonces, antes de que cualquier nativo nos diga que nos metamos en nuestros asuntos, les diremos que el que los cameruneses se maten, y en parte por la defensa de la unidad nacional, también es nuestro asunto. Si creen que son asuntos internos de Camerún, entonces les diremos que también son asuntos internos nuestros. Entonces decimos a los que tienen nombre en el país, profesores, estudiantes, aspirantes, “ndos”, “botukus” y demás fauna camerunesa, que no persistan en la comisión del “erreur”, y que no tomen partido, pero que lo resuelvan. No será fácil, sí, pero que no sigan haciendo como si no ocurriera nada y hablen de otra cosa. Porque lo que pasa en Camerún no es precisamente cualquier cosa.

original en: FronteraD



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios