En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
224 aniversario de la llegada del pueblo garífuna a Honduras. Nada que celebrar
...leer más...

El ministro de Defensa de Gambia en el punto de mira
...leer más...

Ismaïl Omar Guelleh, presidente de Yibuti, gana su quinto mandato con el 97,44 % de los votos
...leer más...

Dinamarca desplegará a sus fuerzas especiales para asistir a la fuerza especial Takuba en Malí
...leer más...

Los iPads de los legisladores de Uganda deberán ser devueltos
...leer más...

Nigeria se reúne con EE.UU. para abordar cuestiones de seguridad
...leer más...

Egipto libera tras 18 meses al periodista disidente Dawoud
...leer más...

Benín a la espera a los resultados de las elecciones
...leer más...

23 manifestantes detenidos del Hirak en huelga de hambre
...leer más...

El expresidente de Sierra Leona Koroma lidera la misión de observación electoral de la CEDEAO en Benín
...leer más...

La ONU reducirá el número de cascos azules en Sudán del Sur
...leer más...

Las viudas de los soldados de Liberia exigen las pensiones de sus maridos
...leer más...

Una tragedia más en las costas de Yibuti
...leer más...

Tanzania y Uganda firman el acuerdo para la construcción del Oleoducto de Crudo de África Oriental
...leer más...

La Liga Africana de Baloncesto se estrenará en Ruanda
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


Un Rambo con miedo, Por Alberto Eisman

18 de mayo de 2009.

Lo que les voy a contar me ocurrió hace pocos días durante un viaje por carretera de Yirol a Rumbek, en el Sudán meridional. Íbamos un grupo de personas en un coche de una ONG y al llegar a una curva nos encontramos a un grupo de personas que estaban de pie junto a un coche accidentado y que nos pedían que paráramos. Era obvio que el coche, que estaba al revés con el techo en la tierra, acababa de tener un accidente hacía pocos segundos ya que todavía humeaba. Posiblemente el conductor había calculado mal la curva, resbaló en la pista de tierra (obviamente, nada de asfalto, como pasa casi siempre en Sudán) y dio varias vueltas de campana antes de quedar en aquella posición. Inmediatamente nos pudimos percatar de que alguno de los que iban en ese coche debían ser importantes ya que un par de ellos portaban rifles de asalto Kalashnikov, una de las armas ligeras desafortunadamente más común en el Sudán.

Nosotros no preguntamos quiénes eran. Queríamos asistirlos en su tribulación y ya está. Afortunadamente, ninguno de los pasajeros estaban heridos de gravedad: algún corte, contusiones varias y lo más serio eran dos personas que claramente habían tenido una conmoción cerebral. Nos ofrecimos a llevar a estos heridos al hospital más cercano ya que no estábamos lejos de Rumbek y allí había un hospital donde les podrían atender. Cuando vimos que, aparte de los heridos, cargaron las armas en el coche nosotros rápidamente nos negamos a ello ya que, según las normas de conducta de ONGs vigentes no sólo en Sudán sino en casi todos los países, un vehículo perteneciente a este tipo de organizaciones no debería portar armas o personas armadas bajo ningún concepto.

Debió ser que nuestra firmeza a la hora de no aceptar armas desconcertó a los heridos. Especialmente uno se negó a montarse en nuestro coche a pesar del peligro de su conmoción cerebral si no iba a acompañado por su arma (pregunté después quién era el pollo y me dijeron que era un militar de alta graduación que iba de paisano). Nuestro laureado oficial prefería quedarse atrás expuesto a una complicación súbita de su estado de salud antes que aventurarse a hacer un pequeño viaje desarmado y "expuesto" a que algún avezado lo dejara listo de papeles mientras le hacían la cura de urgencia.
Qué tristes ironías de la guerra. Durante el conflicto civil y también en la presente situación de postconflicto de Sudán, han sido siempre los militares los que han gobernado la situación con puño de hierro. La población civil no tenía más opción que obedecer y cumplir con sus órdenes, siempre en una constante situación de vulnerabilidad y de sumisión y en no pocas ocasiones expuestos a los caprichos de los dirigentes locales de turno. Ahora, en un contexto teóricamente de paz y estabilidad, son estos bravos militares los que tienen reticencias para separarse de sus armas. ¿Será que son los primeros que no se terminan de creer que se abre un nuevo periodo con nuevas características? ¿qué sentido tiene estar protegido 24 horas al día por un rifle o un arma parecida? Lo curioso es que no es un caso aislado; uno de estos días me encontré por casualidad con el gobernador de un estado del Sur Sudán, ambos nos encontramos en un hospital rural y cuál no sería mi sorpresa cuando me percaté de que el distinguido dirigente llevaba en el cinto un pistolón de no te menees. Parecía que no se fiaba de sus propios guardaespaldas ni del arsenal que éstos llevaban.

Seguramente que estos rambos reciclados de sabana africana no aceptarían con agrado el comentario de que llevan armas simplemente porque tienen miedo. Cuando uno se ha acostumbrado durante años a blandir en la mano la ley suprema de las balas y usar o abusar prepotentemente de su fuerza, es difícil abajarse a la expuesta situación del resto de los mortales, donde se vive sin seguridades, sin protecciones y confiando solamente en Dios porque, visto lo visto, se ha perdido la fe en los hombres y menos aún si estos se arman hasta los dientes y se erigen a sí mismos como salvadores de la patria.

Original en :

http://blogs.periodistadigital.com/enclavedeafrica.php



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios