En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La gira europea del ministro burundés Shingiro: un viaje analizado de cerca
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo apoya la recuperación del clima empresarial en Marruecos con una subvención de un millón de dólares
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (3/3)
...leer más...

Londres se disculpa por no reconocer a los soldados coloniales que murieron por Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (3/3)
...leer más...

40 arrestados en Uganda mientras las fuerzas de seguridad rodean las casas de Bobi Wine y Besigye
...leer más...

Ser negro en Italia aún no es fácil, la serie Zero busca cambiarlo
...leer más...

Sudáfrica prohibirá la cría y caza de leones en cautividad
...leer más...

La juventud es clave para transformar los sistemas mundiales de alimentos
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (2/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (2/3)
...leer más...

Aplazadas las eliminatorias de los grupos africanos para el mundial de fútbol de 2022
...leer más...

El gobierno nigeriano aprueba la creación de un centro para el control de las armas ligeras
...leer más...

La situación de República Centroafricana no es buena (1/3)
...leer más...

Los descubrimientos arqueológicos de África en 2021 (1/3)
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


Un libro que reconcilia a bandos opuestos, por Alberto Eisman

24 de junio de 2009.

Burnt Forest es un pueblecito del noroeste de Kenia, cercano a la ciudad de Eldoret, la patria de la mayoría de los deportistas que han encumbrado de oro y de gloria al atletismo de este país. En esta zona de Kenia se pueden apreciar claramente las secuelas de la terrible violencia que asoló el país en los primeros meses de 2008, después de unas contestadas elecciones generales y presidenciales.

Uno mira las hileras de casas y de tiendas, y se puede percatar de cómo la destrucción fue altamente selectiva. Se quemaron solamente ciertos edificios residenciales o comerciales, muchos otros colindantes con los primeros no sufrieron daño alguno: se intentaba intimidar e incluso eliminar al "extranjero" de una zona que la tribu local consideraba como propia.

Después de un año, muchos de estas casas quemadas no han vuelto a ser habitadas. Igualmente, las tiendas abren pero las que se vieron afectadas por aquella selectiva destrucción siguen languideciendo en soledad y abandono como si hubieran sido afectadas por una misteriosa peste que evita que cualquier humano las rehabilite.
Parece ser que las heridas de este doloroso periodo no solo han quedado reflejadas en las casas, sino también en los ánimos de las personas, unas todavía dolidas por la violencia a las que se las sometió simplemente por pertenecer a "la otra tribu" o a la otra opción política, otras con remordimiento por haber caído en la trampa de ser azuzados políticamente y haber sido agentes de violencia y destrucción en unos días de sanguinaria orgía y odios desaforados.

El Centro para los Derechos Humanos y la Democracia, una institución local, decidió crear una innovadora iniciativa destinada a canalizar tantos sentimientos encontrados que las personas guardaban tan celosamente. Inauguraron un "libro del arrepentimiento," un espacio donde tanto las víctimas de la violencia como los perpetradores de la misma puedan escribir sus sentimientos y sacar fuera tanta emoción reprimida para la que no ha habido hasta ahora canales adecuados de expresión.

El libro del arrepentimiento está accesible todo el día en una pequeña oficina de Burnt Forest, a la cual peregrinan multitud de ciudadanos para dejar plasmada su vivencia de aquellos días o simplemente para ver los que otros han escrito. Según los responsables de esta iniciativa, la gente tiene anhelos de hablar a sus vecinos y reclamar la armonía perdida, restableciendo los antiguos lazos de amistad. Por ejemplo, más de 100 clérigos de diferentes iglesias han escrito en el libro pidiendo perdón por no haber estado a la altura de su vocación de servicio y, en algunos casos, también por haberse dejado llevar por los sentimientos de aquellos días y "haber bendecido a los guerreros y las armas" que sembraron de violencia y sangre pueblos enteros de la geografía keniana.

Ciertamente, no todo es positivo. Hay personas que declaran haber hecho atrocidades pero no muestran remordimiento alguno lo mismo que hay víctimas que, agobiadas en la amargura de los lacerantes recuerdos, no son capaces de perdonar y menos aún de olvidar. Es, sin duda, una expresión de lo peor y de lo mejor que alberga la siempre compleja alma humana.

Original en :

http://blogs.periodistadigital.com/enclavedeafrica.php



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios