En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...
Informe "África 2020: Transformaciones, movilización y continuidad", por Fundación Alternativas
...leer más...
La pandemia covid-19 y las comunidades negras-afrocolombianas, por Licenia Salazar y Venanzio Mwangi
...leer más...
"Caminando hacia el cuidado de nuestra Casa Común", por el Grupo de trabajo interdicasterial de la Santa Sede
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Consejo Judicial Supremo de Libia en contra de resoluciones sobre el nombramiento de altos cargos judiciales
...leer más...

Somalia incauta material para fabricar bombas destinado a Al-Shabab
...leer más...

Los afromexicanos celebran su cultura
...leer más...

El Rey de Lesoto habla sobre disparidades económicas a causa de la covid-19
...leer más...

Los presidentes de Mozambique y Botsuana hablan por teléfono sobre cooperación bilateral y multilateral
...leer más...

El presidente de Egipto se interesa por la transformación digital del sistema judicial nacional
...leer más...

Una ONG lanza un proyecto para el empoderamiento femenino en Ghana
...leer más...

Líderes cristianos piden al FMI cancelar la deuda de los países en vías de desarrollo
...leer más...

CEDEAO levanta las sanciones por el golpe de Estado en Malí
...leer más...

Marruecos ayuda a repatriar a miles de españoles
...leer más...

Elecciones en África: todas las próximas votaciones
...leer más...

Desmovilizan a parte de las fuerzas de la RENAMO en Mozambique
...leer más...

La UE levanta las sanciones contra dos figuras políticas libias
...leer más...

Tanzania limita propagación del incendio del monte Kilimanjaro
...leer más...

Los sindicatos del sector público de Costa de Marfil piden al gobierno la liberación de Gbalet
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Perspectivas demográficas mundiales para el siglo XXI, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El desmoronamiento de las dictaduras, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Etiopía, víctima de guerra y del fascismo, por Omer Freixa
...leer más...
Grafitis para inspirar a la juventud, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Vicente Arbelo Irles con “los chicos del cobre” en Ghana, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > AfroIslam >
-

Mikel Larburu

Mikel Larburu es un Misionero de África (Padres Blancos) nacido en Zumaya (Guipuzcoa). Ha estado trabajando por la sociedad argelina durante más de cuarenta años, especialmente con la formación profesional de la juventud del Sahara. Actualmente trabaja en un proyecto de Europa - Islam en Bruselas y es el coordinador de la sección "AfrIslam" del Portal del Conocimiento sobre África de la Fundación Sur.

Ver más artículos del autor

Túnez : El fracaso de los modernistas
4 de noviembre de 2011

2-11-2011

Le Monde

por Isabelle Mandraud

Desde 2006, y la victoria, en un contexto particular, de Hamas en Gaza, los islamistas no habían conseguido ganar en las elecciones.

En Túnez, llegan ampliamente en cabeza de las primeras elecciones libres organizadas el 23 de octubre para elegir la Asamblea constituyente. Es verdad, En Nahda, con 41,7% de escaños, no tiene la mayoría absoluta, pero domina la “nueva Túnez”, como sus dirigentes se dan el placer de subrayar, y dirigirá el futuro gobierno provisional.

Después de treinta años de reino autoritario de Habib Burguiba, padre de la independencia tunecina y que se reivindicaba como laico, y luego los 23 años de dictadura de Ben Ali, el partido islamista aparece como la alternativa “natural”. Las clases populares no han sido las únicas a poner el voto en las urnas; en la comunidad tunecina de París como en las periferias chic de Túnez, hombres y mujeres, con diplomas, han votado por las listas de En Nahda.

Y sin embargo… los islamistas no fueron los que originaron el levantamiento popular que puso fin, el 14 de enero, al antiguo régimen y provocado la huida de Ben Ali a Arabia Saudí. Como muchos otros, fueron espectadores de las violencias de los jóvenes que estallaron en el centro del país, el 17 de diciembre 2010, en Sidi Buzid, luego en Kaserin, o Thala. Como tantos otros, como la burguesía, esperaron hasta mitad de enero para unirse, incrédulos, a los cortejos. Llegaron, poco a poco, para mezclarse a los manifestantes en la plaza de la Kasba, en Túnez. Siempre en segundo plano.

Tampoco fueros los islamistas, a pesar de que más de 30 000 de entre ellos fueron echados en prisión, los que han llevado durante años a la escena internacional la voz de la oposición. En 1988, el jefe de fila del Movimiento de la tendencia islamista (MTI, ancestro de En Nahda), Rachid Ghannuchi, graciado por el antiguo presidente Ben Ali después de su primera condena a trabajos forzados a perpetuidad, incluso había manifestado su “confianza” en el dirigente tunecino, antes de que se exiliara.

En Bruselas, París o Washington, son los modernistas, laicos y de izquierda, los que han combatido en el interior como al exterior contra el régimen de Túnez, denunciado la censura y las torturas. En París: Kamel Yendubi, opnente sin pasporte durante diez años, Suheir Belhasen, presidente de la Federación internacional de los Derechos Humanos; en Túnez, el antiguo diputado Jamais Chammari o la abogado Radhia Nasraui que tuvo una hija en la clandestinidad con su marido, Hamma Hammami, portavoz del Partido obrero comunista tunecino (POCT)…

Muchos hombres políticos comprometidos como Ahmed Nayib Chebbi, jefe de fila del Partido demócrata progersista (PDP),que hizo por dos veces una huelga de hambre, en 2005 y 2007, o Mustafa Ben Uaafar, presidente desde 1994 del Foro democrático para el trabajo y las libertades (FDTL, “Ettakatol” en árabe), candidatos marginados de la elección presidencial, han intentado también ellos desafiar el poder de Ben Ali.

Después de la caída del antiguo régimen de Cartago,han sido siempre los modernistas los que han estado en los puestos de vanguardia de la primera fase de la transición democrática. Son ellos los que han impuesto el calendario, las listas paritarias – únicas en el mundo árabe e incluso más allá -, el modo de escrutinio proporcional al mayor resto, las reglas de financiación, han reformado las leyes electorales, de la prensa y de los partidos. En Nahda ha evidentemente participado a los trabajos, pero como actor de segundo plano.

Todo ha cambiado con la campaña. Incapaces de entenderse, demasiado seguros de ellos mismos, los modernistas rehuyeron de una lista común para la elección de la Constituyente que seguramente hubiera pesado en la balanza de su lado. En lugar de esto, las ambiciones personales de unos y otros han avivado las rivalidades y mezclado los mensajes. Al filo de las semanas, estas formaciones se han dejado encerrar en un debate sobre la identidad con el que nunca han sabido ponerse a la buena distancia, a veces queriendo bañarse y guardar la ropa, y otras indignándose hasta el punto de poner En Nahda en el centro del tema de la discusión.

Mientras que el partido islamista reanimaba en todo el país, las antiguas redes de militantes, debilitados pero disciplinados. Los modernistas ignoraron a regiones enteras y sus habitantes confrontados a las peores dificultades económicas y sociales. Sus mítines, siempre entre ellos, con la ayuda de intelectuales y artistas tunecinos de renombre, lo mismo habían podido producirse en la Mutualidad de París que el Cúpula de Túnez.

Solamente los últimos días las fuerzas progresistas han intentado cambiar de rumbo, multiplicando, pero demasiado tarde, las intervenciones de puerta a puerta. Mediando el pánico, algunos incluso han enviado SMS a los miembros de la comisión electoral pidiéndoles, de lo más seriamente del mundo, echar para atrás de una semana la fecha del escrutinio.

La sanción es cruel hoy. El PDP de Neyib Chebbi se ha hundido. Ettakatol de MustafaYaafar llega solamente en cuarta posición, detrás del Congreso para la república (CPR, nacionalistas de izquierda) y el hombre de negocios de Londres, Hachemi Hamdi, cuyas listas populistas, en parte, han sido invalidadas. El Polo democrático y modernista (PDM) consigue solo cinco asientos. En adelante, lo único que está en cuestión es la alianza con En Nahda para gobernar lo que crea un debate muy animado, con la excepción del PDP quien de antemano ha excluido esta hipótesis.

La verdad es que los partidos modernistas no estaban bien situados para ganar esta primera elección.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios