En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Togo pospone nuevamente el Campeonato Africano de Cross Campestre
...leer más...

El primer ministro sudanés reafirma la importancia de la cooperación entre civiles y fuerzas de seguridad
...leer más...

Spotify se expande a más mercados africanos, incluidos Kenia y Nigeria
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-02-16 / 2021-02-28), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El tribunal anula la petición del héroe de "Hotel Ruanda" para trasladar el juicio a Bélgica
...leer más...

Amnistía Internacional condena a las tropas de Eritrea por la masacre de Axum
...leer más...

Egipto y Qatar celebran su primer encuentro desde el fin de la guerra del Golfo
...leer más...

El gobierno de Uganda responde a los EE.UU. tras las amenazas de sanciones
...leer más...

Vanessa Nakate, Amoaka Boafo, Davido y Yvonne Aki-Sawyerr entre las personas africanas de Time 100 Next
...leer más...

Siguen los raptos de niños en Nigeria, la solución es cerrar los colegios
...leer más...

La iglesia católica de Burkina Faso lanza una campaña de movilización de recursos para los más desfavorecidos
...leer más...

El gobernador de Cabo Delgado anima a las fuerzas de seguridad de Mozambique a luchar contra el terrorismo
...leer más...

Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos de esperanza en los sudanes, por Iván Navarro
...leer más...
El inmenso bien de Manos Unidas: Hablo de lo que he visto, por José Carlos Rodríguez Soto
...leer más...
Miquel Sánchez: escalada en el desierto del Chad, por Roge Blasco
...leer más...
Anansy Cissé, el futuro de la guitarra del Sahel, por Javier Mantecón
...leer más...
La guerra del agua en el desierto del Sahara, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Editorial >

Sudán y La Corte Penal Internacional
11/03/2009 -

El 4 de marzo pasado, la Corte Penal Internacional de la Haya cursó una orden internacional de arresto contra el Presidente sudanés, Omar Hassan al Bashir, acusado de crímenes de guerra y de lesa humanidad, delitos perpetrados en el Darfur, región occidental de Sudan. Desde el 2003, los conflictos y la violencia en esa región de Sudan han causado tantas muertes que muchos no dudan en calificarlos de genocidio. Aunque las cifras siempre sean difíciles de establecer, se estima que más de trescientas mil personas han podido morir. Además han sido causa de más de dos millones de desplazados y refugiados.

A pesar de la fuerte presión para que se le imputase también el crimen de genocidio, la Corte no accedió a ello al considerar que no había pruebas suficientes. Al final, solo prevaleció la acusación de dos crímenes de guerra (ataques intencionales contra la población civil y saqueo) y cinco crímenes de lesa humanidad (asesinato, exterminio, desplazamiento forzado, tortura y violación).

Esta orden de arresto es sorprendente por ser la primera vez que se emite contra un Jefe de Estado en funciones. El derecho internacional está dando pasos de gigante respecto a los derechos de los pueblo frente a la tradicional inmunidad otorgada a sus gobernantes. Es, en realidad, la conclusión lógica del proceso de democratización de la sociedad en vías hacia un estado de derecho.

Críticos de esta decisión de la Corte Penal argumentan que dicha Corte no tiene jurisdicción (el derecho) para inculpar a un Presidente de Estado, ya que, por ser el símbolo de la soberanía nacional, goza de inmunidad. Hay que saber que la inmunidad que reciben los políticos al acceder a sus cargos gubernamentales tiene como función el darles una cierta seguridad para que ejerzan sus funciones sin preocupaciones inoportunas. Sin embargo, algunos se aprovechan de dicho privilegio para cometer delitos con impunidad. Con la presente decisión, la Corte Internacional afirma que tal impunidad tiene los límites impuestos por su propia finalidad, es decir, se trata de un privilegio para servir mejor al pueblo, fuente de todo derecho, soberanía y privilegio. Por ello, ningún crimen contra el pueblo puede protegerse apelando a la inmunidad de su ejecutor, sea éste gobernante o el mismo Presidente. La Corte está afirmando que, en un estado de derecho, no hay nadie por encima de la ley, ni siquiera el mismo presidente. A todos hay que pedir cuentas. Normalmente, es el mismo pueblo quien debe de hacerlo, pero, en caso de imposibilidad nacional, es la propia comunidad internacional quien, a través de sus órganos de justicia, como la Corte Penal Internacional, sale en ayuda de la soberanía del pueblo y pide cuentas. Los días en que los crímenes perpetrados por los propios gobiernos eran impunes están llegando a su fin.

Sin embargo, la situación es algo más compleja de lo que parece. Existen consideraciones políticas, económicas, geoestratégicas… que hay que tener en cuenta, según se deduce de los comentarios provenientes de algunos países. Por una parte, la Liga Árabe, la Unión Africana, China y Rusia que han manifestado su oposición a la decisión de la Corte por inaudita, además de tener graves consecuencias en el crítico momento actual de proceso de paz y reconciliación en el país y su democratización.

Por otra parte, el mundo occidental se alegra de dicha decisión y la apoya. Curiosamente, USA es uno de los más entusiastas, aunque no ha reconocido la jurisdicción de la propia Corte (!). Que USA apoye a la Corte Internacional en casos concretos, aun dudando de su competencia, da pie a una interpretación política de dicha decisión judicial. Así lo ha hecho el presidente de Sudan, quien ve en la Corte un arma usada por las potencias Occidentales para conseguir lo que quieren, a saber: el expolio de las riquezas del Sudán.
Es triste que la utilización política de la justicia, no sólo sea posible sino que, habitualmente, es un hecho real, y pone en peligro los avances realizados en el derecho internacional.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios