En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Una organización religiosa de Malaui crea un proyecto para fomentar la no discriminación del colectivo LGBTI
...leer más...

El nuevo líder de Zimbabue, Mnangagwa , promete elecciones para el próximo año y avanza sus medidas económicas
...leer más...

Un funcionario estadounidense asegura que Sudán del Sur se arriesga a más sanciones a causa de la guerra civil en el país
...leer más...

Relación de noticias dadas en Fundación Sur sobre la crisis de los migrantes en Libia
...leer más...

Emiratos Árabes Unidos anuncia inversiones en Mozambique
...leer más...

Indignación africana por subasta de inmigrantes en Libia
...leer más...

La comunidad musulmana ahmadía de Benín hace un llamamiento a la paz y la no violencia
...leer más...

AAGE ( Autoridad Areonaútica de Guinea Ecuatorial) suspende Todos Los Vuelos de CEIBA al extranjero excepto a España
...leer más...

El Ayuntamiento de Leganés refuerza su labor de cooperación con el Sáhara con el envío de una nueva comisión médica y un camión de recogida de residuos
...leer más...

Barkhane presiona a los signatarios del acuerdo de paz de 2015
...leer más...

Reacciones a favor y en contra de la propuesta de reforma constitucional de Gabón por parte de la oposición
...leer más...

Sol, viento y agua: las energías renovables se dispararán en África en 2022
...leer más...

El prestigioso Grado en Derecho de la Universidad de Ciudad del Cabo en peligro
...leer más...

Libertad de expresión en el Parlamento de Zimbabue después de 37 años de opresión
...leer más...

Descontento de los agricultores de Ghana con su gobierno
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Golpes militares en África, por Iván Navarro
...leer más...
Agroindustria y violencia. por Chema Caballero
...leer más...
33 años cumple “Las tinieblas de tu memoria negra”…¿la has leído ya?, por LitERaFRicAs
...leer más...
La epidemia de cólera en Yemen, la de peste en Madagascar y las perspectivas del hambre para el siglo XXI, por José Antonio Barra
...leer más...
El porqué de una filosofía africana, por Omer Freixa - Afribuku-
...leer más...

Bitácora Africana


Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



No soy negro, soy coloured, por Rafael Muñoz Abad

Sudáfrica es un país de estados emocionales donde hasta once grupos humanos conforman un crisol social que es agua y aceite pero que no puede escapar de la cazuela que a todos los atrapa en un confuso guiso común. El día después del derrumbe del apartheid miles de blancos cualificados dejaba la tierra prometida rumbo al exilio australiano o canadiense por miedo a que los negros [ya] libres les cortaran el cuello. La arribada en 1652 de los primeros colonos flamencos y centroeuropeos con aporte (...)

Desert Apfelstrudel , por Rafael Muñoz Abad

Sí, la intersección entre la revelación y lo que el rebaño social califica como disparate se llama oportunidad y su primera derivada puede ser la fortuna. Solitaire o la panadería del desierto con su célebre apfelstrudel o strudel de manzana es la ocurrencia de un tal Cristoffel Van Coller. Un blanco barbudo descendiente de aquellos afrikaners que llegaron a Namibia cuando ni país era más allá de un descampado bajo un infinito cielo añil acuarela. Un espacio en blanco en el mapa bautizado bajo las (...)

La gente bushmen, por Rafael Muñoz Abad

…la gente bushmen lleva vagabundeando en la dermis del Kalahari desde que alguien se dejó allí olvidada la arena…ajenos al valor del dinero, la posesión y el tiempo, fueron los últimos hombres libres de esta piedra en la que estamos todos prisioneros bajo un incierto destino. Los bosquimanos son los primos vivos de nuestros antepasados…corrompidos por el hombre blanco y el alcohol, fueron cazados a tiros como alimañas…hoy viven en el borde del Kalahari bailando y posando [cual animales] para (...)

Los nietos de Mandela, por Rafael Muñoz Abad

Previo al inicio de la final de la Copa del Mundo de Rugby de 1995 Mandelasaltó al césped a saludar a los jugadores vistiendo el jersey verde y oro de los Springboks con el número seis a la espalda. Vellocino sagrado de la tribu blanca y símbolo de la opresión afrikaner para cincuenta millones de almas negras. Un gesto [inesperado] con el que Madiba rompió la cintura emocional de la grada del Ellis Parkde Jo´burg repleta en su mayoría de blancos de (...)

Canarias, Marruecos y aguas…, por Rafael Muñoz Abad

A mediados de los setenta un aspirante a la hemofilia que sólo habría sido majestad al sur de Los Pirineos miró para otro lado y nos fuimos del Sahara a la española, con la cola entre las piernas. Casi medio siglo después, aún dicta la ONU, lupanar de moral variable donde los haya, que sigue siendo España la potencia administradora de la finca y como tal es responsable del proceso de descolonización que el mañoso vecino rifeño hábilmente ha sabido bloquear y hace bien velando por sus intereses. (...)

¿Qué esconde su móvil?, por Rafael Muñoz Abad

Desbocados a lomos del capricho somos la infantería de una sociedad infantil e irresponsable que se alimenta del deseo de estar tecnológicamente a la última. Hemos creado una gárgola que vomita ya tanta basura electrónica que su exportación se ha convertido en un lucrativo negocio. ¿De veras creen que su móvil se recicla?; acaba revendido en las calles de Dakar o Lagos. No sean ilusos, lo único que se recicla es nuestra ansia por lo nuevo cuando lo viejo ni a maduro llegó. Los operadores de color (...)

El final de la carretera, por Rafael Muñoz Abad

Prefiero vivirla y quedarme en ella a que me la cuenten, la locura. Acepto vivir atrapado en las rectas infinitas de la costa de Namibia. Un salar que se derrama tras el horizonte congelando el cuentakilómetros donde es una estupidez llevar un reloj pues el tiempo se paró. ¿Pero dónde empieza la célebre Costa esqueletos? Donde [tu] quieras. El litoral namibio es una playa dorada repleta de naufragios donde la soledad se sienta a esperar. Envuelta en gélidas nieblas que se tragan las localidades (...)

El gran cuarto vacío , por Rafael Muñoz Abad

Me desperté un atardecer marinado al silencio gris de la siesta en La Esperanza, municipio de Mordor, y en una cocina melancólica y sabia con vistas a un pinar, decidí que tenía que irme a caminar por Mauritania y así fue. La impulsividad que gobierna la exponencial del inestable es una derivada constante que no ofrece solución racional. No hay sotavento para el desgobernado. Trazada sobre la arena, la carretera que deja por el retrovisor El Aaiún y te lleva hasta Nouadhibou es un tiralíneas cuyos (...)

Bunny chow., por Rafael Muñoz Abad

El día después del colapso de aquel engendro del diablo llamado Apartheid, la Golden mile de Durban, una playa kilométrica de arena rubia reservada para exclusivo uso White, se convertía en un cementerio y los cuerpos de negros ahogados se apilaban como tiras de biltong al sol. El baño de la libertad en la playa fetiche de los rubios se tornó en una tragedia. Los curiosos de la amanecida que alimentaban la resaca de la noche con unas bolsas de papel marrón en las que se hundían dedos pringosos y (...)

El sueño del hombre blanco en…, por Rafael Muñoz Abad .

Cuando por primera vez leí El Corazón de las Tinieblas de Conrad no entendí nada. Una niebla de lectura. Solicite entonces asilo en la narrativa efusiva, gráfica y lineal de Arthur Conan Doyle con su The Crime of the Congo, donde describía lo bien que los belgas se lo pasaron en el frondoso corazón ébano del continente, para así atisbar lo que Conrad describía en su horror convertido en atracción. La relación del europeo con Africa es tan vieja como la arena. Si quieres ofender a un afrikaner, llámalo (...)

Aquel Sahara olvidado…, por Rafael Muñoz Abad

Para mí nunca será Dakhla. Villa Cisneros tiene algo de El Médano o Puerto Cabras hace treinta años. Sus esquinas siempre en estival aún huelen a esa curiosa España insular de arena y sal donde todo es tremendamente familiar. La carretera que baja desde El Aaiún hasta Villa Cisneros es una recta trazada en tiralíneas que sin pausa va siendo limada por el insaciable apetito de la arena que el viento escupe. Se trata de la obra original que España construyó; una angostura en doble sentido cuyas (...)

Pesca ilegal., por Rafael Muñoz Abad

Bebedor y putero, Antoñito que era chato como una mesa camilla lo tenía todo. Vestía ropas que glorificaban todas sus taras físicas; pantalones piratas para un piratilla de la pesca que era paticorto cuyo peluquín aznaresco paradójicamente a babor se le escoraba. Un galán de barra. Trataba a sus tripulantes angoleños como monos y en especias les pagaba: un walkman, un chándal falso del Madrid o cualquier baratija comprada en los bazares de Las Palmas. No firmaba nóminas y tampoco sabía el dinero que (...)

¿Y Libia?, por Rafael Muñoz Abad

Antonnella, que ya me di cuenta a mis nueve años que era elegante como un pespunte de Valentino, me hablaba de Libia en su inglés cockney de té. Doble aprendizaje por asociación dispar. [Ella] visitó el país en los años ochenta cuando era un estado hermético acusado de ser parte del eje del diablo por un tal Reagan. Sus palabras ensalzaban la amabilidad de la gente, la limpieza, la seguridad y el estado del bienestar pues recordemos que la mayor renta percápita del continente, quitando la población (...)

El serrín de la colonización. De El Cabo de Buena Esperanza hacia el norte; aventureros, desterrados y diamantes (V) Oranjemund y la zona prohibida, por Rafael Muñoz Abad

Me falsifiqué un certificado del departamento de geología de La Universidad de La Virgen del Pino para enseñárselo a los guardias del control de acceso a Elizabeth Town. Uit klim hier ¡- fuera de aquí en afrikaans - me dijo el jefe. Un namibio blanco de unos cincuenta años en uniforme azul. Es la tercera vez que intento colarme hacia Elizabeth… El valor intrínseco del dinero no existe más allá del de su papel y algo similar ocurre con el del diamante pues nada más que carbono cristalizado es. Y genio (...)

Canarias y Africa, el sueño de una noche de verano…, por Rafael Muñoz Abad

El único estado en Europa que no ve un paraíso fiscal en las Islas Canarias es el español. Como padre intelectual de la afirmación, estoy plenamente convencido de que así es. Diseccionemos la premisa. Entre Canarias y Nigeria, propiamente como tales, no hay más de tres refinerías de crudo: Dakar, Ghana y Costa de Marfil. Un trébol de instalaciones “menores” que no superan la capacidad de refino de la – desmantelada – planta de Santa Cruz de Tenerife; capaz de 4 ½ millones de toneladas anuales; unos (...)

El serrín de la colonización. De El Cabo de Buena Esperanza hacia el norte; aventureros, desterrados y diamantes (IV) En un viejo camión Mercedes…, por Rafael Muñoz Abad

Echo el cerrojo de los parpados e imagino a Martin de rodillas cerrando sus roidas bolsas de viaje con las esquinas remendadas en cuero. Tartan en costura y camisas blancas de fresco lino apiladas sobre pantalones color arena con las rodillas apuntaladas en recosidos caseros. Un puñado añil de tupidos calcetines con pelusas carmesí que parecen una camada de gatitos dormidos; algún jersey de botonera al pecho y libros y un manojo de hojillas de afeitar y…Cuando decides dar un golpe de timón a tu (...)

El serrín de la colonización. De El Cabo de Buena Esperanza hacia el norte; aventureros, desterrados y diamantes (III), por Rafael Muñoz Abad

Echarse a caminar… Círculos. Orbitamos atrapados en existencias de mayor o menor radio. Los más desgraciados viven en un punto; no tienen movimiento. Murieron pero ellos aún no lo saben. Después están los que andan y orbitan en discos más o menos excéntricos pero por jovianos que sean sus radios, siempre acaban volviendo sobre sus pasos. Todos somos cometas atrapados por la gravedad de la rutina. Habrá entonces que caminar… Namibia es un país culturalmente exógeno; alemán y muy raro. Demasiado. Una (...)

Fidel Castro en Africa; surrealismo y ego., por Rafael Muñoz Abad

Cada mañana, mi perro adoptivo en Windhoek le hace un pipí al poste que soporta la señal que da nombre a la avenida Fidel Castro de la capital Namibia; después paseamos hasta la de Robert Mugabe y otra micción más, quien pudiera. ¿Qué tienen los dictadores y tiranos de izquierda que nos los imponen desde ese atril de superioridad ética y moral que los maquilla cual luchadores de la libertad? Es simple. Si los despojas de su quimérico enemigo “imperialista” que no es otro si no tu y yo – la clase (...)

El serrín de la colonización. De El Cabo de Buena Esperanza hacia el norte; aventureros, desterrados y diamantes. (II) - La tetera de Hans, por Rafael Muñoz Abad

La tetera de Hans Pasas Fransfontein y varias millas más al norte esta la entrada. Son cuatro kilómetros hasta la casa y cuatro verjas; cierra las cancelas cuando entres; aunque da igual pues las jirafas se las saltan pero no quiero que Clarence se escape. A caballo entre un anuncio Soho de Ralph Lauren y Memorias de Africa, está la casa de Hans y su desgastado techo bajo de color verde, enchufes vintage y amplios ventanales franceses. Los caballos andan sueltos, alguna avestruz picotea (...)

El serrín de la colonización. De El Cabo de Buena Esperanza hacia el norte; aventureros, desterrados y diamantes. (1) - La Concubina , por Rafael Muñoz Abad

El serrín de la colonización. De El Cabo de Buena Esperanza hacia el norte; aventureros, desterrados y diamantes., será el título de una serie de artículos en los que Rafael Muñoz Abad nos contará acerca de El Cabo y Nambia . Tras una década de enseñanza universitaria en el retrovisor se me cimenta la idea que un sumatorio de anécdotas decantan el delta que desemboca en el conocimiento general de un algo y, análogamente en convencimiento, me voy a la cama seducido bajo la premisa (...)

White chocolate , por Rafael Muñoz Abad

Firmemente convencido que en democracia cada pueblo tiene lo que se merece y que los políticos sintetizan la sociedad que los abortó, atravesamos la fragua de agosto hacia unas terceras elecciones pero de momento [yo] me quedo en las de mis segundos “papeles”. Las votaciones en Sudáfrica son siempre el termómetro de Africa meridional y un dato de relevancia para saber cómo marcha un país que es tan complicado como atractivo en cada una de sus facetas. A ver, por mucho que El País o la SER se (...)

Loco de atar, por Rafael Muñoz Abad

A mí me da igual jugarme el pellejo por ahí pues los inconscientes ya nacimos sin solución racional y la exponencial que nos gobierna suele ser azote de quien alguna vez domarnos quiso…Y gobernado a impulsos, una mañana me compré un billete de avión para El Aaiún con la “recomendable” idea de recorrer en carretera los mil kilómetros que me separaban de la frontera con Mauritania. Yo sólo y los demonios de mi cabeza. ¿El objetivo del perturbado?: ver a un Santo y entrar en las bibliotecas (...)

La primera vez…, por Rafael Muñoz Abad

Invitado a un cumple de niños posh del Náutico donde todo era muy popis y la gente contaba sus románticas escapadas a Paris y Venecia, me percaté que nunca he estado en ningún sitio “limpio” y preferí cerrar el pico. Aprovechando el periodo vacacional, vamos a proponer y desaconsejar algunas escapadas africanas pero ya de entrada les recomiendo Senegal. Mucho que ver a un precio razonable. ¿Y Gambia o Marrakech, me suelen replicar?; ¿y Cabo Verde? Gambia es un [caro] invento del marketing al que le (...)

De liso pelo azabache, por Rafael Muñoz Abad

Durban es la cola del peor monzón y recibe al viajero con un intenso abrazo de humedad. Una querida fiel en lo pegajoso y tórrido que nada más bajar del avión te soba. La conexión india es tan intensa que por su puerto entrarían ya no solamente los miles de trabajadores que los british trajeron para la construcción del ferrocarril, si no el mismísimo Gandhi en un 1893 ya en sepia. El padre de la independencia de la India ejerció cual letrado en Pretoria defendiendo los intereses de armadores y (...)

La maté porque era mía, por Rafael Muñoz Abad

Si un episodio representa la compleja y surrealista crueldad social de Sudáfrica es el caso Pistorius que ya está listo para sentencia. Los mentideros de los arrabales y ciudadelas – Townships – hierven en comentarios; para los negros es un crimen entre blancos ricos y guapos y, lo cierto es que a ojos del negro no hay blanco que no sea “rico y guapo”. Pistorius, el atleta biónico, ejemplariza el contraste en un país que posee una industria aeroespacial de primer nivel pero que a la vez es incapaz (...)

El barco de Napoleón…, por Rafael Muñoz Abad

De líneas antiguas en una era donde la dictadura del contenedor todo lo acapara quizás sea la última superviviente de una estirpe que ya se extingue. Y no uso el femenino porque sea un progre “modernete” si no porque dicta la gramática sajona que todo aquello que sea digno de ser navío es señora. Hasta la reciente inauguración de su aeropuerto, el RMS (Royal Mail Ship) St. Helena era el único nexo de comunicación que la diminuta posesión de ultramar británica de Santa Helena – piercing del atlántico – (...)

Los pordioseros, por Rafael Muñoz Abad

Si el sino de os retornados de la descolonización lusa fue un lúgubre pasillo del extrarradio lisboeta y el de los que “bajaron” en busca de los papeles para whites que el señor Vorster prometía fue aquella conocida proclama de que no había un blanco pobre en Africa del sur, ¿qué está pasando ahora con esos niños rubios que piden en los semáforos de Johannesburgo? El empobrecimiento que progresivamente empieza a tener una parte de la sociedad blanca sudafricana está generando un (...)

Naas Botha, el Di Stefano afrikáner, por Rafael Muñoz Abad

Siendo de los que creen que esperar al fallecimiento para recordar a alguien es un ejercicio de ventajismo, me adelanto a la jugada y les presento a Naas. Hendrik Egnatius Botha, Naas para los aficionados al balón oval, forma parte del Hall of Fame de la memoria colectiva del rugby como uno de los aperturas más finos que este nobledeporte nos ha brindado. Si Di Stefano fue la saeta rubia, Naas era la del Transvaal. Ambos se movían en el campo de puntillas. Una sexta marcha le hacía (...)

Un capricho de turistas raros, por Rafael Muñoz Abad

Cuando tienes la carretera en las venas y coleccionas gasolineras alcanzas un estadio en el que los contratiempos se disuelven bajo la indiferencia del y qué más da… Mi despertador sonó a las cinco de la mañana y dejé la helada de Windhoek en un Volkswagen con el desafío de meterme casi mil kilómetros antes de las siete de la tarde. Una recta de quinientos hacia el sur y de un volantazo a la derecha otros cuatrocientos hasta la costa. Seguimos sumando inconsciencias. Lüderitz es posiblemente (...)

El envite del moro, por Rafael Muñoz Abad

“No incluiremos productos procedentes de territorios saharauis en el tratado de libre comercio con Marruecos pues se trata de una zona pendiente de descolonización. El Sahara es la última colonia vigente y debe abrirse un proceso de autodeterminación para su población 25 años después”. Declaraciones [ambas] atribuidas a congresistas demócratas de los EE.UU que vienen a poner en jaque el habitual idilio entre Rabat y Washington. Marruecos es un aliado fundamental en la contención y lucha contra (...)

¿ Somos responsables? , por Rafael Muñoz Abad

Si calificamos a nuestros dirigentes de irresponsables y ellos emanan de nosotros, tengo el firme convencimiento que reflejan la sociedad en la que vivimos. Hipócrita e infantil. Desde este humilde asomadero en lo relativo a cuestiones africanas se ha comentado ya varias veces las consecuencias que nos iban a traer el chapucero derrocamiento del regimen de Muamar el Gadafi y, lejos de hacer apología de este, considero la solución una herencia nvenenada que ya estamos (...)

Las freganchinas rollizas., por Rafael Muñoz Abad

La vida es como la mecánica monzónica. Reversible. Estadísticamente es muy posible que recojas lo que siembres. El monzón es el responsable de que el islam no se extendiera más al sur de Tanzania pues si los navegantes árabes ganaban mucha latitud al sur del ecuador, ya no tenían como virar al norte por falta de vientos. Fenómeno que indirectamente afecta a Durban envolviéndola en una tórrida atmósfera de humedad. La llamada California sudafricana, donde el sol marinó el áspero carácter del (...)

Una cubana, un bóer y congrí, por Rafael Muñoz Abad

Ver y callar. Menuda sabiduría encerraba aquel metro y medio justo. Discreta y humilde, Mari era una chacha enviada por mi madre para dar atajo al caos emanante de la soltería de su primogénito. Una santa que igual planchaba o cocinaba un congrí que te mueres. Todos tenemos en la vida un recuerdo del que huir pero ocurre que a menudo algo te arrastra a su encuentro. Inercias. Angola. Rebuscando en el Exclusive Books de Cape Town, me di de bruces con “Back to Angola”. Memorias de un (...)

¿Vuelven los cayucos?, por Rafael Muñoz Abad

A una hora escasa de Canarias volando hacia naciente no tenemos ni idea de lo que sucede y la cuestión es si realmente nos interesa o no. El corsé autonómico, una fiscalidad del siglo XVI y un país demasiado castellanizado en su peor acepción, resumen la jaula de cristal que impide a España tener en Canarias una máquina de hacer dinero de cara a los mercados del Africa occidental. ¿Una quimera? La verdadera entrada a Africa son los puertos de Brujas, Le (...)

Tócala otra vez legionario, por Rafael Muñoz Abad

Quien me conoce sabe que soy euroescéptico convencido. La Union europea me parece un lupanar donde la moral es la ramera estrella de la carta. Un engendro insostenible que apenas logra tener un discurso común y cuya capacidad de reacción se ve superada por cualquier contratiempo. ¿Cómo vamos a pretender que tenga entonces una política ya no común, sino coherente de cara a Africa? El vil abandono a Túnez y su bravo intento en descoser el estricto corsé social en forma de (...)

Vuelo SA204, por Rafael Muñoz Abad

Khayelitsha es un arrabal en las afueras de Ciudad del Cabo donde se apiñan casi medio millón de sudafricanos negros y un blanco que allí decidió vivir un par de años compartiendo hepatitis para después escribir un libro reflejo de que nada cambió. De manera iconográfica, la historia reciente de Sudáfrica se puede sintetizar con la excarcelación de Nelson Mandela cambiando la celda de Robben Island por el Union Building de Pretoria; la victoria de los Springboks en la copa del mundo de (...)

La matraquilla libia, por Rafael Muñoz Abad

Hace poco comentábamos la reticencia de algunos estados europeos a verse involucrados en las a la par electoral y onetariamente costosas aventuras militarse en Africa. Lo cierto es que Italia parecería decidida a volver a intervenir en su ex colonia de Libia. Las causas, más allá del suministro de gas y los suculentos intereses inmobiliarios, pues hay mucho que reconstruir, son meridianas. Las ex provincias romanas de Cirenaica y (...)

De Zimbabwe a Arona, por Rafael Muñoz Abad

Cuando el viejo león británico recibe un revolcón gusta de aplicar una buena dosis de flema british y mirar para otro lado con objeto de emborronar el episodio. Ian Smith y su declaración unilateral de independencia del Imperio británico, sacando la colonia de la Commonwealth y fundando Rhodesia, es una de las “mejores” cuñas de madera propia que los ingleses han sufrido. Fair enough que diría un castizo de bombín. Después vendrían años de guerra contra las facciones “comunistas”. El (...)

La querida del viejo, por Rafael Muñoz Abad

Lo mejor de no tener muy claro para quien trabajas es que el dinero joven te vuelve lo suficientemente amnésico como para mirar hacia otro lado y dejar de hacerte preguntas. Aquel verano de los noventa el sueño africano de Portugal hacía ya décadas que se había esfumado bajo las guerras coloniales. La bella Lourenço Marques degeneró en Maputo y Luanda era un arrabal donde había tantos kalashnikovs que se cambiaban por latas de cerveza sudafricanas. Los que se quedaron, en palabras de Kapuscinski, (...)

Gambia?, no thanks, por Rafael Muñoz Abad

¿Imaginan un país en el que su presidente fuera un negro analfabeto y gordo que afirma curar el sida con sus manos? Bienvenidos a Gambia. La [mal] llamada sonrisa de Africa es la apendicitis no operada del esperpéntico intestino colonial. Una angosta franja pantanosa encajada en Senegal donde se habla un inglés artificial y sin recursos algunos más allá del cacahuete y un turismo embrionario. La verdad, me gustaría encontrar a alguien que haya repetido viaje y me lo (...)

El ladrón de Pekín, por Rafael Muñoz Abad

El manual de la descolonización se dictó bajo el paternalismo y el tutelaje económico de las ex metrópolis para con los pobres negritos concediéndoles un sillón en la ONU y un trapo a modo de bandera. La cara b fue crear heroicos padres de la independencia manejados desde París que aseguraran el suministro de materias primas y salvaguardaran los intereses del hombre blanco en sus antiguas fincas africanas. Neocolonialismo. Nada ha cambiado. China desangra África (...)

Tatooine, por Rafael Muñoz Abad

Subido a la ola del estreno de Star Wars asaltan mi mente delirantes similitudes entre las tierras africanas y sus designios sibilinamente manejados desde Londres o París. A la par, nos hemos topado con que nuestro diminuto reducto de seguridad tal vez no lo sea tanto. La colaboradora del Estado islámico detenida en Canarias, noticia que personalmente no me sobresalta ya que desde este asomadero se viene anunciando la globalidad del enemigo y el poco celo que prestamos a la situación, (...)

Testículos salados, por Rafael Muñoz Abad

Apuntaban los capellanes y maestros irlandeses en el Cono Sur de los Pinochet y Videla, que los niños debían jugar al rugby para aprender la vacía recompensa del esfuerzo silencioso a cambio de nada y que el fútbol era un deporte de divos con escaso aprendizaje de cara a la vida. Hablar de colegios privados para los blancos en la Sudáfrica del apartheid no tenía mucho sentido pues las mejores instalaciones estaban destinadas a los niños rubios y las chapas de uralita a los coloureds y negros. Una (...)

El pasillo del diablo, por Rafael Muñoz Abad

Lo mejor de viajar por Africa en carretera es que el azar deja de ser ruleta para transformarse en horario convirtiendo al viajero en víctima de caprichos en forma de barro y lluvia o de un simple chofer que, con objeto de visitar a una querida, para y juraque volverá pronto. Bajo esa aplastante despreocupación el ego del hombre blanco se difumina ganando en humanidad pero una cosa es el viaje del curioso y otra biendistinta la del desesperado. La arteria que desemboca en (...)

Costa esqueletos, Por Rafael Muñoz Abad

El deseo convierte al hombre en adicto a los sentidos y sólo entonces se percata que aun no habiendo iniciado el camino ya es rehén de su senda. Ahí estriba el imperio de la mente y la miseria de lo tangible. La costa de la culturalmente germánica ciudad de Swakopmund, Namibia, es una playa infinita que se desparrama hasta Angola. Un cementerio donde la arena y la lima del viento desgastan las costillas metálicas de los ingenios del hombre que en forma de barcos vararon presa de bajíos y (...)

Jubilado a los 51., por Rafael Muñoz Abad

La antaño tierra de regreso de los esclavos liberados acabaría tornándose en un horror de guerra civil ejemplarizando al genuino megalómano africano en las efigies de Doe o Taylor. Diamantes, drogas, niños soldado, tráfico de armas y corrupción a raudales. En la actualidad, Liberia es presidida por Ellen Johnson Sirleaf. Una señora vestida a lo african queen y ganadora del nobel de la paz. El pequeño país de Africa occidental vive un boom minero en el que la divisa entra a (...)

Entendiendo el problemita…, por Rafael Muñoz Abad

El concepto cartesiano de la guerra murió en el 11S y con ello reveló que la nueva amenaza sería difícil de neutralizar bajo el manual heredado de la Guerra fría. Las invasiones de Afganistán e Irak, las lecciones no aprendidas en Somalia, la chapuza libia y un cajón desastre en el que se mezclan la rivalidad chií-suní, el wahabismo saudí, que los talibanes son aquellos muyahidines que la CIA armó para derrotar a los soviéticos y que la paz es muy cara, confluyen en la actual amenaza yihadista. Los (...)

Rehoboth, la ciudad de los bastardos., por Rafael Muñoz Abad

La colonización al norte del Cabo de buena esperanza se vertebró con el Antiguo Testamento en una mano y un rifle en la otra. Una morralla de colonos barbudos que a golpe de carromato acabarían bastardizando el holandés en afrikaans. Gentes cuyo objetivo era vivir bajo la ley de dios y lo más lejos posible de los británicos y el arrabal de libertinaje que -a sus ojos- era la vibrante colonia de El Cabo. Una diáspora deseosa de aislamiento y tierras propias que acabarían denominándose afrikaners. (...)

La gitana de Vioolsdrif, por Rafael Muñoz Abad

Aboliendo la trata de esclavos cuando ya eran dueños de las encrucijadas oceánicas, los ingleses supieron convertir la Union Jack en su más poderosa marca publicitaria escondiendo en sus tres cruces la geometría variable de una moral gobernada al viento que mejor hinchó sus velámenes. En 1834 el gobernador de Ciudad del Cabo abolió la esclavitud provocando la ira de los colonos neerlandeses que optaron por marcharse y adentrarse en lo desconocido. En la ardua colonización del norte de la (...)

Biltong, biblias y rifles, por Rafael Muñoz Abad

El veld es una sucesión de suaves colinas que se pliegan tras el horizonte. Un tartan verde donde sus habitantes otean el aliento de las chimeneas vecinas más allá de la muerte del sol. Riet era un barbudo huraño y robusto forjado en la intransigencia calvinista cuyo pasillo mental apenas le permitía razonar más allá de los apocalípticos márgenes del Antiguo Testamento. El genuino afrikáner. A unas horas en coche de la cosmopolita Ciudad del Cabo, se abre la enormidad de Africa del Sur. Un sinfín de (...)

La ciudad de la tabla, por Rafael Muñoz Abad

En 1652 a bordo de un terceto de naves de la Compañía oriental de indias neerlandesa un puñado de colonos centroeuropeos liderados por Jan van Riebeeck arribaron al extremo sur de Africa. La gran tribu blanca había llegado y con ellos se abría el más espinoso capítulo de la historia africana moderna. Trajeron viñas, virus y el calvinismo. Y la pólvora como carta de negociación. ¿Vivía alguien ahí ya?...no me arrastrarán a ese debate espinoso…me sale la vena afrikáner. Cuando llegas a Ciudad del Cabo (...)

Un Romanov en el desierto, por Rafael Muñoz Abad

Nuestro colaborador Rafael Muñoz Abad ha recoorido este verano las tierras de Namibia y Sudáfrica, ahora podremos vivir en Bitácora Africana todas las experiencias que Rafael nos cuente en una serie de relatos que agrupadas con el título genérico de Namibia y Sudáfrica en pequeñas historias nos acercan al sur del continente africano Si en Namibia preguntas una dirección con acento foráneo tienes muchas posibilidades de acabar en alguna casa tomando café…visité (...)

Cocaína exprés, (segunda parte), por Rafael Muñoz Abad

Me pregunta un amigo si en unas vacaciones en Gambia verá leones y jirafas… !y masáis dando brincos¡ le respondo mientras el té se derrama. Mi asombro le sorprende. Sí, Banjul podría ser un buen destino como primera experiencia para el viajero que desee acercarse al Africa negra. Está cerca de Canarias y dado lo reducido de su geografía, unos días son suficientes para ver lo poco que hay. ¿Barato? No, ni de cerca. Tampoco esperen contemplar la gran fauna africana más allá de aves, monos e insectos (...)

Todos somos Túnez, por Rafael Muñoz Abad

Hay tanto para contar sobre Africa que a menudo me siento un poco soporífero por las habituales cantinelas de esta columna y les confieso que me gustaría escribir sobre experiencias, pequeñas historias anónimas, viajes o incluso algo de narrativa, pero escapar de la poderosa inercia informativa es realmente complejo. Tampoco me alegra haber vaticinado que Túnez era, es y será, objetivo fetiche del yihadismo. Érase una vez un pequeño país norteafricano sin petróleo, pero con un sector de su joven (...)

Tánger vs Canarias, por Rafael Muñoz Abad

¡Libre de práctico, avante toda! A popa queda el puerto de Antwerpen y por la proa dos semanas de singladuras que conectan la Europa más industrializada con los mercados de Africa occidental sin una sola escala en Canarias. No es necesario… ¿pero y si fuera rentable? La cuestión es lograr que a navieras como CMA-CMG - Delmas o Maersk, el archipiélago les resulte atractivo como nodo de containerización regional. Monopolio que se disputan los puertos de Algeciras y Tanger-Med. Ante el encorsetamiento (...)

La valiosa encrucijada, por Rafael Muñoz Abad

Marchand observaba con desconfianza la débil proa del vapor belga que sobrecargado de hombres y pertrechos se aventuraba a remontar el río Congo. Su temor era meridiano. No era hombre de mar. El cuero desgastado de sus altas botas de oficial obedecía más a las andanzas continentales que al de las cubiertas. Navegar era cosa de británicos vanidosos y sin formas en la mesa. Por la popa empequeñecía la “civilizada” Brazzaville. Un tórrido arrabal de burdeles donde los pegajosos funcionarios del Rey (...)

Cocaína exprés I, por Rafael Muñoz Abad

En 1562 un tal John Hawkins, armador, marino y pretérita figura de lo que a la postre se conocería como privateer, inauguró el comercio triangular atlántico. Navegar hasta Canarias, que ya era plataforma tricontinental, orar protestante en Adeje y con posterioridad, costear el Africa occidental en busca de esclavos que por la fuerza eran vendidos a los corruptos gobernadores españoles de Indias. El torna viaje se hacía cargado de mercaderías siendo el mayor beneficio haber abierto las derrotas (...)

Pesqueros rusos y pesca ilegal, por Rafael Muñoz Abad

El día posterior al colapso de aquel engendro llamado URSS se generó un vacío de poder donde los más avezados se hicieron con la propiedad del estado en forma de arsenales, petroleras o buques. Cuando el que firma era un mozalbete, recuerda las chimeneas de la hoz y el martillo atracadas en Santa Cruz y aquellas visitas a Sovhispan a comprar alfombras rusas. La flota pesquera ex-­soviética acabó en manos de armadores privados y bajo pabellones de conveniencia, inaugurándose con ello el capítulo (...)

La solución se llama..., por Rafael Muñoz Abad

Por mucho que el nacionalismo bale Canarias es y será parte del estado español pues no es una nación archipielágica ergo no puede tener Zona Marítima Económica Exclusiva (ZMEE) propia ¿Puede España exigir una ZMEE al oeste de Canarias? No. Sí. Todo va en función de a quien se lo preguntemos y de la interpretación más o menos marrullera del derecho marítimo internacional que escojamos. España no puede reclamar al oeste de canarias superficie oceánica porque lesionaría las 200 millas que a Marruecos, como (...)

700…o más, por Rafael Muñoz Abad

Las desorbitadas pretensiones libias en lo relativo a la demarcación de sus aguas jurisdiccionales son ya un clásico y han dado como resultado varios incidentes entre los que destacan aquellos derribos de cazas por la US Navy o los más recientes apresamientos de pesqueros italianos. Libia es un habitual en mis reflexiones. La ausencia de un gobierno central ha generado una bicefalia y que Cirenaica vaya consumando las etapas que la asemejan a una nueva Somalia. Esta vez a las puertas de (...)

La República de los pordioseros, por Rafael Muñoz Abad

Le Bris narraba como la ausencia de estado hizo que los criadores de gorrinos de La Española se transformaran en filibusteros y tan pronto avistaban un velamen se entregaran al pillaje. El paisanaje pos Gadafi guarda cierto parecido con la narración pues quitando los jalufos, que a Alá disgustan, la ausencia de orden ha generado una jarana de grupos armados a lo largo y ancho del país. Veamos el reparto. Los restos del ejército libio intentan reorganizarse para asegurar el orden en las calles de (...)

Al sisi…sí, por Rafael Muñoz Abad

El bloqueo del Canal de Suez desvió el tráfico de crudo del Golfo Pérsico a la meridional ruta del Cabo de Buena Esperanza. Los puertos de Ciudad de El Cabo y Las Palmas florecieron y los consignatarios de buques ganaron rands y pesetas a raudales. El viaje se alargó en semanas y con ello se disparó la cotización del barril de crudo. La delicada relación entre el tonelaje de la flota mundial y el incremento temporal de la navegación proyectó el precio de los fletes y la economía se gripó. La (...)

Tengo DNI azul., por Rafael Muñoz Abad

Mi tío me habló de sus correrías saharianas cuando vestía los galones de las tropas nómadas en aquel sueño de oro que fue el Sahara español y de cómo aquella vida, a lomos de un dromedario o conduciendo un viejo Santana, te abría el alma y hacia que el tiempo se detuviese. Los jueces estrella son habituales en la ventas españolas. Comadres, paletos y el bachiller, tomado por demente, completan el sainete. Ocho militares marroquíes, acusados de genocidio contra victimas de nacionalidad española, (...)

El ecosistema somalí, por Rafael Muñoz Abad

El logaritmo de un número en base es el exponente al cual hay que elevar esa base para obtener dicho número. No, no se han equivocado de columna pero lo cierto es que sería más simple explicar la función logarítmica que lo que sucede en el difuso estado somalí y sus lindes. Somalia no existía antes de la llegada de los europeos o al menos no tal y como nos la ha enseñado la historia cartesiana. Si pueden imaginar un descampado donde clanes de pastores llevaban una existencia trashumante gobernados (...)

El hurón lisboeta, por Rafael Muñoz Abad

Con la narración del maestro Kapuscinsky en la retina y aquella a la vista inabarcable fila de cajones de madera que comedores y vajillas contenían, se embaló el último fado portugués en Africa. Govella era un hombre afilado de estatura baja que quiso ver el día después del precario sueño colonial luso. El otro inquilino ibérico, el hispano, gusta de mirar al vecino por encima del hombro. Al menos ellos no salieron de sus fincas africanas como nosotros lo hicimos del Sahara; hubo que sacarlos a (...)

Con Túnez, por Rafael Muñoz Abad

Hay momentos que demandan decisiones impregnadas de responsabilidad y eso exige valentía. Citas con la historia que distinguen a los enanos políticos de los hombres de estado. La respuesta de la Union Europea ante lo acontecido en Túnez es a la par cobarde e irresponsable. Todos a Paris a sacarse la foto en la manifestación por Charlie Hebdo pero nadie a Tunis. Lamentable. El atentado integrista en el país norteafricano presenta [al menos] dos lecturas. Primeramente, el Estado Islámico golpea (...)

El adefesio, por Rafael Muñoz Abad

Nuestra política es un esperpento digno del ilustrísimo Valle-Inclán y en cuestiones de índole africana la situación no mejora. Aunque lo cierto es que para vivir de espaldas a Africa, sí que tenemos un número razonable de representaciones diplomáticas. Cuestión bien distinta es el compromiso real de nuestra agenda de exteriores. No tenemos peso específico en el continente y recurrimos a que Francia nos solucione las papeletas. Algo incompresible amparándonos en nuestra geografía. Aún con el recuredo (...)

Estado Islámico en Facebook, por Rafael Muñoz Abad

El manual de la OTAN se pensó para frenar la superioridad acorazada del Pacto de Varsovia al otro lado del muro y taponar la salida al atlántico de aquel esperpento llamado URSS. En contraste, el de la CIA, se parió para “solucionar” amenazas si no menores, sí más desdibujadas o poco definidas. Y es precisamente esa segunda concepción la que se ha tornado en la principal preocupación de occidente. Los chicos de Langley no iban desencaminados. El integrismo, en sus muchas acepciones y franquicias, se (...)

El cumpleaños…, por Rafael Muñoz Abad

Cuando apenas tenía diez años en mi casa había un atlas y en lo que hoy es Zimbabwe aparecía Rhodesia. Con aquel magnifico volumen estudié geografía y casualmente también incluía aquella Libia de enseña tricolor que ahora intenta volver a ondear en el caos tripolitano. Asimismo, recuerdo una profe independentista-progre-guay-marxista – una adelantada a su tiempo – que a los alumnos de origen continental, entiéndase godos, los marginaba cual albinos en Africa. De los muchos berrinches que le procuré, (...)

¿Qué fue de la piratería africana? Un breve recorrido de la situación actual, por Rafael Muñoz Abad

La vista en la Audiencia Nacional que procesó a unos piratas somalíes puso en evidencia las carencias de nuestro ordenamiento jurídico respecto a los temas marítimos. La piratería se consideró un delito anacrónico. Formidable error de cálculo que pone de manifiesto la poca proyección africana que tenemos como país. Asimismo, España vive de espaldas a la mar. Algo imperdonable repasando nuestra historia y tradición marinera. El estallido y desarrollo de la piratería en la costa de Somalia y Golfo de (...)

Cosas del amor, por Rafael Muñoz Abad

…Apurando su taza de té con su huroneado y afilado mirar azul, Robert, un capitán de barco de los de antes, maniático y taciturno, me comenta con flema británica que esto es un arrabal de rufianes…pero que tampoco volvería a Sheffield. Aquí tiene una mujer tres décadas menor que él y aún sin tener hijos, un manojo de nietos lo jalean. …This is a piece of shit…se recrea en su comentario mientras me sonríe de manera pícara. Gambia es una rareza. Una angostura “anglófona” encajado en el Africa francófona. (...)

El espía marroquí. El servicio secreto de Marruecos (II), por Rafael Muñoz Abad

Cuando el viajero llega al Sahara occidental lo hace a uno de los territorios más “seguros” de Africa pues la presencia militar y los soplones del regimen siguen con especial interés al visitante blanco que siempre es sospechoso de algo. Un paseo por el Boulevard Mekka, hacia las barriadas de Al Mostakbal, en El Aaiún, nos interna en la [fallida] estrategia marroquí de entregar pisos a los saharauis con el objetivo de sedentarizarlos y crear una generación marroquinizada. El pasado español de (...)

El espía marroquí. - El servicio secreto de Marruecos -(I), por Rafael Muñoz Abad

¿Qué sucede entre las agencias de inteligencia de España, Francia y Marruecos en materia de cooperación antiterrorista? El reino alauí es un aliado vital en cuestión de seguridad y un estrecho colaborador con los servicios españoles y franceses. Rabat sabe que es socio preferencial de Europa y un aliado primordial de Washington. Razón por la que juega sus cartas con maestría y se le permiten algunas licencias. La inteligencia marroquí, la DSGN, dirigida por Mohamed Yassin Mansouir, íntimo de Mohamed (...)

Sin miedo al integrismo islámico, por Rafael Muñoz Abad

La cantinela libia ya es un clásico en mis reflexiones dedicadas a la creciente amenaza yihadista que se nos cierne pues considero que la disolución del estado norteafricano y el consiguiente desvalijamiento de sus ingentes arsenales convencionales supuso el pistoletazo de salida que armó a muchas facciones del Sahel ideológicamente próximas al yihadismo. Después vendría el alzamiento en el norte de Mali y, de no ser por la decidida intervención de papa Francia y su gran garrote Légion – étrangère, (...)

Cubanos en Africa, por Rafael Muñoz Abad

Bramaba Castro en la tribuna de la ONU el deber moral de ayudar al pueblo de Angola contra la agresión imperialista de Sudáfrica y los intereses del capitalismo. Más justificaba su apoyo en que allende del ideológico no se escondía interés material alguno. Miseria. Resultado domestico del generoso empacho ideológico socialista para con los pueblos del Tercer Mundo. Las aventuras cubanas en Africa son uno de los episodios más excéntricos de la Guerra Fría: Argelia, Bissau, Congo Brazzaville, Etiopia (...)

Mandela, un año después, por Rafael Muñoz Abad

Conocer la cultura de tu enemigo es la mejor forma de derrotarle sin violencia. Comprender sus raíces como camino al entendimiento y el diálogo es la manera de hacerlo. Nos encontraremos en la mitad del puente. Ni en una orilla ni en la otra. Tal vez así se puede sintetizar la historia más reciente de Sudáfrica y el colapso del Apartheid. Durante su recluimiento, Nelson Mandela estudió la lengua afrikaans y la filosofía calvinista; entendiendo entonces que el odio al negro de los afrikaners sólo (...)

Final triste, por Rafael Muñoz Abad -Centro de Estudios Africanos de la ULL

Una iniciativa filantrópica abanderada por los abolicionistas de aquellos imberbes EE.UU. supuso el nacimiento de lo que hoy conocemos como Liberia. En 1822, la Sociedad Americana para la Colonización vio la oportunidad de tener una puerta de entrada al reparto colonial. Esta segunda afirmación, es la cara B de aquellos que sólo se acuerdan de la vertiente romántica que encumbra a Liberia como la tierra de retorno para los esclavos liberados. Descendientes de los miles que fueron embarcados en (...)

El camión de la basura, por Rafael Muñoz Abad . Centro de Estudios Africanos de la ULL

A los muchos adoradores del fuego y progres salvadores de los derechos humanos habría que peguntarles si realmente saben algo del resto del viajecito que a esos africanos les hizo llegar a Canarias cual costas de El Dorado. En Africa la gente viaja como puede y las incomodidades son la clase business. Los que hemos tenido la suerte de viajar con y como ellos, compartiendo olores y restregones, bien sea atravesando el Sahara occidental en un Mercedes 190 con seis pasajeros o bajando a Bissau (...)

¿Qué busca Turquía en Africa?, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

El pasado 6 de marzo del 2012, un avión de Turkish Airlines se convirtió en el primer vuelo comercial en aterrizar en lo que aún pudiera quedar en pie del aeropuerto internacional de Mogadiscio. La web de la compañía de bandera turca es una de las contadas aerolíneas regulares que ofrecen vuelos a Somalia. Previamente, el 19 de agosto del 2011, el presidente Tayyip Erdogan, se convirtió en el primer jefe de estado no africano en visitar Somalia en las últimas dos décadas. El viaje de Erdogan no fue (...)

Pistorius; a tiros con la novia, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Si los señores Botha, Verwoerd o Vorster, levantaran sus cabezas, aparte de romperse su dura y estrecha crisma contra el travesaño del ataúd, morirían de un infarto al ver como en la “nueva” Sudáfrica es una magistrada negra la que ha sentenciado a un white. Aunque Pistorius no es cualquier blanco. El hombre biónico es un “producto” publicitario de un país que alterna la peor de las delincuencias callejeras con la más alta tecnología. En los Bottle Stores de los Townships o suburbios negros, se comenta (...)

Ébola, imbéciles y La Cosa, por Rafael Muñoz Abad

El que firma esta poco pretenciosa columna no sabe nada de virología, ni de medicina y mucho menos de procedimientos bio-sanitarios. Tampoco creo ser instruido por el arretranco de la Mariló o el charlatán del Revilla en lo referente al uso de los trajes NBQ. Razones de peso por las que no opinaré. De lo que si intento [medio] ilustrarme, escuchando, hablando, leyendo y viajando, es de lo que en Africa sucede. Miren, el espectáculo mediático que nuestra lamentable clase política, redil de (...)

Ya está aquí, por Rafael Muñoz Abad - CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL.

Me reitero pues ya opiné al respecto. Un estado serio – no digo que lo seamos – no deja a su gente tirada y mucho menos a aquellos que han entregado su vida a los que nada tienen. El repatriamiento de nuestros médicos y religiosos es un acto de justicia, que no debe confundirse con la [evidente] falta de preparación sanitaria para hacer frente a una situación tan delicada y técnica como es manipular al ébola. Parece que España no cuenta con medios pero si con profesionales al respecto. Tampoco (...)

La Suiza africana, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

El distrito o Master Plan de Kigali, Ruanda, se esboza como la regeneración ya no de la capital del diminuto país centroafricano si no cual modelo económico de una nación que no produce nada y que tras aquel fatídico episodio entre hutus y tutsis, que a machetazos se resolvió, busca reinventarse. Quizás el más vergonzoso episodio de la historia contemporánea africana. Ruanda es un estado garrapata del Congo. Carente de recursos naturales, paradójicamente, se revela como un notable exportador de (...)

De herencia: minas, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Conducir en Africa es una aventura y frecuentemente una desventura. Veinte kilómetros al sur de Dakar el concepto de carretera se vuelve muy discutible o simplemente se torna africano. El contraste lo dan las autovías de cuatro carriles sudafricanas que ya las quisiéramos en España y, en Guinea Bissau, que sólo dios sabe lo que hay. La ex colonia lusa es un país abandonado y arrasado por guerras civiles donde las fuerzas armadas tradicionalmente han sido instrumento y respaldo del gobierno (...)

Carne de mono, por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios africanos de la ULL.

Sí. En referencia a la segunda repatriación de un misionero español contagiado por el letal virus que azota Africa occidental, la eficiente Fuerza aérea española también está para estas cosas. Sí. No me escondo. Me parece de justicia ética que con mis impuestos se cubra este operativo y los que hagan falta para trasladar a casa ya no a un compatriota, si no a cualquier ser humano. El panorama en Freetown – capital de Sierra Leona – o Liberia, es desolador. Un escenario apocalíptico que se (...)

Ojos que no ven…, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Mis primos no trabajaron en su vida…eso se dejaba para los tunecinos o para los negros que venían de más abajo. El estado, vestido de gadafismo, les concedía casa y una renta básica por el mero hecho de ser libios. Como estudioso y seguidor de la actualidad africana no pierdo de vista lo que difusamente nos llega de la antigua provincia romana. A noventa minutos en avión de Roma se está gestando un escenario de inestabilidad que podría reventar a las puertas de Europa. Occidente, capitaneada por (...)

La vacante liberiana, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Me cuenta Charles Cleghorn, amigo y biólogo sudafricano formado en la prestigiosa universidad de Stellenbosch, que de momento el virus del ébola no ha hecho acto de presencia en las inmediaciones de los campamentos que rodean la explotación minera. Tan pronto como aparezca un caso, cerraran la cantera, nos despedirán a todos o con suerte nos enviaran a las de Conakry o a cualquier otro arrabal de Africa occidental. Con todos, evidentemente hace referencia al personal cualificado que es (...)

Vecino incómodo, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Sí, a grandes rasgos Gibraltar tiene derecho a aguas territoriales de la misma manera que España las tiene en Ceuta y Melilla. Exteriores lo sabe y esa es la razón por la que no se lleva el contencioso gibraltareño a la corte internacional pues haríamos el ridículo. Otro más. La reciente identificación en el litoral ceutí de la comitiva marítima en la que viajaba el rey de Marruecos, poco debería tener de noticia y mucho menos de incidente diplomático. El estado español tiene que velar por la (...)

Ofrezco mi virginidad, por Rafael Muñoz Abad Centro de Estudios Africanos de la ULL

El avaro reparto de Africa se materializó a golpe de escuadra y cartabón y con ello se pasó por encima de culturas, religiones y tradiciones consuetudinarias tan viejas como el propio continente. La colonización inicial no penetró más allá de la franja costera; reservándose el interior a funcionarios y misioneros. Los franceses colonizaron culturalmente. Los ingleses lo hicieron a palos y los portugueses hasta se mezclaron…de los españoles prefiero no decir nada. Quizás sea esa la razón por lo que (...)

Un atardecer en Rabat, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Dicta la norma diplomática vestida de largo y bajo su refinado chaqué que la primera visita del inquilino de La Moncloa o La Zarzuela debe rendirse al vecino alauita. El Reino de Marruecos, lejos de ser una democracia de manual, quizás represente la vanguardia de las sociedades musulmanas. El país magrebí es aliado primordial de Paris y Washington en su lucha contra el integrismo islámico en el norte de Africa. Región que hace nada se veía convulsionada por aquella paja mental que no pocos (...)

Rajoy en Guinea., por Rafael Muñoz CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

Leía hace algún tiempo algo acerca de un debate en el que se discutía si los negritos de aquella Guinea española tenían que llevar o no ropa interior. Paternalista. Quijotesco. Surrealista. Lo cierto es que el tema no iría a mayores si repasamos las aberrantes consideraciones que el Rey Leopoldo ya tenía con los súbditos de su finca congoleña. La reciente cumbre africana celebrada en Guinea ecuatorial escenifica los muchos desafíos a los que Africa se enfrenta. Retos medioambientales por la carencia (...)

Ahí os matéis.. por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

La primera barrera de la dermis europea no es el sur de un continente que poco a poco se descose bajo las tijeras nacionalistas y eso ya sabemos cómo acabó en el siglo pasado. La vanguardia de Bruselas y su vil discurso tampoco es la Guardia Costiera italiana sino y bajo un elenco de títeres políticos que nos duren otro medio siglo, apuntalar la Línea Maginot que discurre desde Rabat a El Cairo. Dique ideológico que está próximo a cerrarse; pues el “triunfo” de Al Sisi, que es lo más parecido al (...)

La raya, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos ULL

A excepción del compromiso francés para con sus excolonias y siempre bajo el subterfugio humanitario, burladero que esconde los enormes intereses económicos que El Elíseo aún tiene en su Sudán, va quedando meridianamente claro que las aventuras europeas o norteamericanas de índole militar en Africa son cuestiones de las que cada vez menos se quiere saber. Pues poco hay que ganar y mucho que gastar. Basta con acudir a cualquier instituto estratégico o think tank y leer los informes que reflejan el (...)

Costa cocaína, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de ULL

La ausencia de un control aéreo efectivo permitió a los antonov del traficante de armas Viktor Bout campar a sus anchas en el espacio aéreo comprendido entre el sur de Senegal y Liberia. A día de hoy, la situación no ha mejorado notablemente y los vuelos furtivos son habituales. Aviones raros cuyos planes de vuelo, igualmente extraños, emulan el galimatías legal que esconden las banderas de conveniencia de muchos buques. Los llamados narcoestados son la conexión africana de los cárteles de la (...)

La cornisa norteafricana, por Rafael Muñoz Abad,

El retrovisor de la historia demuestra que aquel sueño de verano en el que muchos vieron un renacimiento y que los más cursis, por no llamarlos ilusos, bautizaron como primavera árabe, se ha quedado en poco más que en un estadío congelado en el que los oscuros intereses occidentales han logrado su objetivo, que no era otro sino estabilizar Egipto. La radiografía de la cornisa norteafricana nos revela que Marruecos continua siendo el aliado primordial de Washington en el Magreb. Argelia es una (...)

Doscientas niñas, por Rafael Muñoz Abad

El distrito portuario de Apapa es un arrabal que tiene varias veces el tamaño de Santa Cruz de Tenerife donde la inseguridad y la rapiña alcanzan su máxima expresión. En la caótica mega urbe de Lagos, centro neurálgico de la economía que más viene creciendo en Africa, conviven la opulencia con la miseria más extrema. Pecado habitual del crisol social africano. Nigeria y sus casi 160 millones de habitantes se erigen como un gigante con pies de barro; pues a diferencia de Sudáfrica, no cuenta ni con (...)

Lecciones [no] aprendidas, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos ULL

Los muertos negros ni pesan ni suman igual que los blancos y eso es algo que la historia más reciente así lo viene demostrando. Sumidos de lleno en las “celebraciones” por el genocidio de Rwanda, la comunidad internacional parece no querer saber nada o muy poco de lo que se está gestando en Centroáfrica. Eso es asunto de los franceses pues la finca fue suya y allí tienen aún muchos intereses. De la misma manera que la carnicería ruandesa se cocinó durante años de desigualdades, acrecentadas a lo (...)

Ébola: un viejo conocido, por Rafael Muñoz Abad. Centro de Estudios Africanos de la ULL

“…Sí, el paso de Rosso está cerrado y las autoridades están muy preocupadas porque hay muchos vuelos entre Conakry y Dakar; de la misma manera que miles de senegaleses entran y salen todos los días de Mauritania; el virus es muy peligroso…” Con estas palabras me relataba mi amigo Brahim lo que empieza a vivirse en Nouakchott. La capital de Mauritania está conectada con algunos vuelos a Senegal y de ahí a Guinea Conakry. El reciente y virulento estallido de una cepa de nuestro viejo amigo el ébola (...)

Tras la verja, por Rafael Muñoz Abad, Centro de Estudios Africanos de la ULL

Al otro lado de las alambradas de Ceuta y Melilla se libra una discreta guerra cuyo escenario es tan variopinto que discurre desde las kasbah a los descampados del Sahel. La inteligencia francesa, marroquí, norteamericana y quiero pensar, que por lo mucho que nos incumbe, también la española, se juegan un delicado póker para desactivar los capilares del integrismo islámico. Última y por ello más silenciosa ramificación de una raíz más meridional en lo físico que no en lo ideológico. Lejos de hacer (...)

¿Libia, un nuevo foco para la piratería?, por Rafael Muñoz Abad

El derrocamiento de Gadafi fue una chapuza respaldada por la Union europea que ahora muestra unas consecuencias que a la larga pudieran ser muy peligrosas. ¿Y que hace Bruselas? Lo que mejor se le da. Mirar para otro lado. La derivada inmediata, debida al vacío de poder tras la huida de Gadafi, fue el desvalijamiento de los arsenales de armas convencionales del profundo sur libio que – entre otras consecuencias indirectas - acabarían por catalizar los alzamientos militares en Mali. Demás que (...)

Guerras blancas, guerras negras, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Simple cuestión de prioridades. Lo peor que le puede suceder a una guerra negra es coincidir con un conflicto blanco. La guerra de los Balcanes vino a eclipsar buena parte de los que ocurría en Liberia, Sierra Leona o las carnicerías que acontecieron en la región de los Grandes Lagos en los años noventa. Concretamente en Rwanda. El colapso del imperio soviético vació los arsenales de armas de Ucrania y estas acabaron por ser el combustible de las fraguas africanas. Carbón blanco para la caldera (...)

Su pasaporte es falso, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

"The Gambia" es una estrecha franja de tierra rodeada por Senegal. El diminuto país africano es un pantanal que a duras penas se extiende una veintena de millas al norte y sur del rio que da nombre a su angosta geografía. Ganar su frontera desde Dakar supone una tortuosa excursión en una vieja y atiborrada furgoneta Mercedes o en su defecto, en una “confortable” rubia Peugeot. Un paseo que pinchazos y salidas de carretera aparte, raramente te llevará menos de ocho horas para recorrer los poco más (...)

Un pozo de…., por Rafael Muñoz Abad. Centro de Estudios Africanos de la ULL

Decía un tal José Martí que la libertad es el derecho que tienen las personas de actuar libremente, pensar y hablar sin hipocresía. Razón por la que seré meridiano y como apenas puedo representarme a mí mismo, no incluiré la habitual referencia al Centro de estudios africanos de la ULL. Sí bien es cierto que a la desesperación por huir del hambre y la miseria no hay alambrada o muro que se le interponga, no lo es menos, que sería un grave y peligroso error enviar un mensaje de puertas abiertas. Aun (...)

La mina negra, por Rafael Muñoz Abad -Centro de Estudios Africanos de la ULL

En forma de gestación, Aeroflot o los ferrocarriles eran pequeños estados en la panza social de aquella aberrante y pantagruélica malformación estatal que Union soviética se hacía llamar. Sectores que para su personal tenían colegios y centros sanitarios propios. Si no en lo relativo a la degradación social que estás arrastran desde los años del apartheid, las minas sudafricanas sí que vienen a representar un equivalente a lo que acontecía en la extinta URSS con el ferrocarril en lo referente a la (...)

La verja mora, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Las alambradas que separan las plazas españolas del territorio marroquí son la anhelada y más inmediata frontera de aquellos que buscan una mejor vida. Un linde sur – norte que permeabiliza y hace buena esa frase de que en efecto, sí que hay otros mundos, pero también están en este. Los recientes asaltos, ya sea por mar o intentado superar las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, vienen a escenificar que a la desesperación por escapar de la guerra o la miseria no hay ni cuchillas ni setos que se (...)

La tele de "culo", por Rafael Muñoz Abad, Centro de Estudios Africanos de la ULL

Consumimos electrónica de una manera tan irracional y surrealista que nuestra compra queda caprichosamente obsoleta sin aún haber sido saldada su financiación. Les confesaré que aquel viejo móvil ni por asomo fue reciclado para después fabricar smart phones. Su “antiguo” teléfono, posiblemente acabó revendido en Marruecos, Mauritania, Senegal o Gambia. Todo en función de si el operador de telefonía que lo recogió, bajo alguna solidaria campaña de reciclaje, era español, francés o británico; y sobra la (...)

Los misiles del Sinaí, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos ULL

El arte de saber jugarse un farol consiste precisamente en conocer el momentoexacto en el que hay que recurrir a este. La llamada telefónica que Kissinger realizó ael-Sadat, en plena guerra del Yom Kippur (1973), informándole que los EEUU iban aenviar material anti tanque y repuestos para la aviación israelí, pues Tel Aviv estabacerca de activar el Tercer templo, que no era otra cuestión sino recurrir a la opciónnuclear contra Egipto y Siria. Cierto o no, tanto lo es como que Israel no define (...)

Que te den Bayer, por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios Africanos de la ULL

Las cuestiones médicas en Africa son limitadas y muy a menudo van ligadas al voluntariado. La medicina tradicional convive con la tecnología. Sudáfrica tiene clínicas del primer mundo. Una semanita en un hospital angoleño hace que una vez de vuelta, le quieras arrancar la cabeza al que proteste de lo que aún pueda quedar de nuestra sanidad pública. Mi amigo Brahim me confiesa que las farmacias de Nouadhibou están repletas de medicamentos chinos falsos y sus imprevisibles efectos secundarios; o como (...)

La fábrica de cerillas, por Rafael Muñoz Abad - centro de Esudios Africanos de la ULL

Decía un tal Henry Wotton que un diplomático es un hombre muy honrado al cual se le manda muy lejos a mentir en bien de su país. La cartera de vacantes para optar a los puestos consulares ofrece codazos y conjuras maquiavélicas para los destinos premio de Nueva York o Roma y algunos menos para Burkina Faso o Mauritania; cargos de pasillo en el argot diplomático y forma de castigo para los que de padrino carecen o simplemente en desgracia cayeron. Vistiendo a lo Memorias de Africa, con pinceladas (...)

El último parto, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

A las cosas hay que llamarlas por su nombre luego no hay mayor hipocresía que el maquillaje con el que algunos se emperran en calificar lo que a su cegato entender consideran incomodo o desconocen. Históricamente, el negro ha sido despreciable a los ojos del moro blanco o árabe norteafricano. Caso del gentilicio haratin o moro negro en Mauritania. Tan cierto es que las casas de Nouakchott han “apadrinado” a muchachos de Mali, como que las raíces del genocidio de Darfur esconden la herencia (...)

El día después, por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios Africanos de la ULL

“...De que me sirve a mi votar si apenas tengo para comer y vivo como un andrajoso…”; me decía un trabajador negro en Ciudad de El Cabo allá por el año 2003. El día después del derrumbe del apartheid, cientos de negros se daban cita para bañarse en la Golden Mile de Durban. Chapuzón de revancha moral en una playa -en otra época- destinada exclusivamente a los blancos. De igual manera, y en base a que muchos no sabían nadar, el número de ahogados fue de record. El año cero tras la muerte de Mandela ha (...)

46664, por Rafael Muñoz Abad- Centro de Estudios Africanos de la ULL

Desde la austeridad de su celda el trino de un ruiseñor de El Cabo le regalaba cada amanecer. Universo interior en aquellas cuatro paredes blancas de Robben Island. Desde la sencillez de un alma generosa y noble para aceptar que detrás de su carcelero sólo se escondía el miedo del afrikáner. Frescas, suaves y verdes colinas xhosa donde su espíritu ya descansa. Desde la dignidad como discurso frente a la tiranía de la piel. Mi corazón de traidor en palabras de un Malan. Desde la más caballerosa de (...)

Centroáfrica, caos a la vista, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Las autocracias fueron la herencia política de la descolonización africana con la que una plétora de tiranos secuestraron la independencia y se autoproclamaron padres de la nación e incluso emperadores. Protagonizando uno de sus más patéticos episodios, la surrealista coronación de Jean-Bédel Bokassa no sé si parece sacada de un cuadro de El Bosco o de una película de los Monty Python. Este tarado, posando a lo Napoleón y creyéndose emperador del primer y último imperio centroafricano, se gastó el (...)

العمود الفقري "Shouka." , por Rafael Muñoz Abad. Centro de Estudios Africanos de la ULL

Cuando el viajero aterriza en el tenso aeropuerto de El Aaiún, los aviones blancos con las siglas de Naciones Unidas y el hangar scramble con un viejo Mirage F-1 o un flamante F-16 suministrado por los EEUU, dejan entrever que la situación del Sahara occidental aún dista de estar regularizada. Marruecos y su monarquía supieron aislarse del cataclismo institucional que sacudió la cornisa árabe entre Túnez y Egipto. Con su habitual maestría, Rabat jugó sus cartas y se ha consolidado como el principal (...)

La grada de Malabo, por Rafael Muñoz Abad, Centro de Estudios Africanos de la ULL

Lo mejor del sainete que la Selección española de fútbol se marcó en la capital de la ex colonia española fue lo que acontecía en la grada. Miles de guineanos que animosamente jaleaban a los suyos y que con móviles de nueva generación y vestidos con primeras marcas se lo pasaron en grande ¿Pero, tiene Guinea ecuatorial una clase media tan lustrosa? No lo sé; ojalá, es un país hermano y como tal, le deseo lo mejor. Lo visto en el estadio y aprovechando lo mediático del momento, parece obedecer a (...)

Los Obiang y la selección española de fútbol, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

“Pare” -ordenó al chofer de su flamante Range Rover- ; se apeó y preguntó a un aldeano, que descalzo y vestido con harapos miraba embelesado a Mobutu y su gorrito de leopardo como si de la mismísima representación de dios en la tierra se tratase; “¿quién soy?” -le preguntó- ; usted es nuestro padre, respondió el aterrorizado campesino con un semblante caricaturizado entre el miedo y el pasmo. “Lo ve -dijo al cámara- mi pueblo me adora; dele un billete” -ordenó al conductor-. Teodoro Obiang es el dueño y (...)

El descampado del diablo, por Rafael Muñoz Abad Centro de Estudios Africanos de la ULL

Más allá de enfrentar a un caballero británico y a otro francés, la carrera por llegar al cruce de Fachoda escondía la avaricia del reparto colonial a escuadra y cartabón. Incidente que desembocó en que el ferrocarril de la commonwealth discurriera desde El Cairo a El Cabo, y la francophonie fuese un coitus interruptus entre Dakar y el mar rojo. Decía algún pensador que el hombre está condenado a elegir; ¿y qué es elegir sino un cruce de caminos? Chad y Níger se articulan como las encrucijadas de la (...)

¿Sahelistan?, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Ni Alejandro Magno, ni Gengis Khan, ni los británicos, ni los soviéticos y muchísimo menos la coalición occidental y el soñado oleoducto de Washington de trasfondo, han logrado consolidar en la encrucijada afgana un régimen proclive a sus intereses. Las enseñanzas de Afganistán se conocen pero no se terminan de asimilar. El derrocamiento de Gadafi y sus derivadas fueron un outlet de armas que aprovisionaron a facciones permeables al terrorismo islámico y han generado un peligroso vacío (...)

Narco estados y terrorismo, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

El 12 de octubre de 2008 un elegante Gulfstream II aterrizó en el aeropuerto internacional Osvaldo Vieira en Bissau. Procedente de Venezuela, el jet carreteo hacia un hangar custodiado por militares donde se le halló media tonelada de cocaína. Jerárquicamente, el asunto implicaba a altos mandatarios, personal de tráfico aéreo, a funcionarios y militares. El caos institucional, la ausencia de seguridad jurídica, el tribalismo, un estado de corrupción aceptado y la politización de unas fuerzas (...)

Ataúd y pasaporte, por Rafael Muñoz Abad, Centro de Estudios Africanos ULL

El nonno contaba a su nieto como de alguna manera todos somos familia, pues su padre ya se daba un salto a la cercana costa tunecina a ver a sus conocidos. El óleo de Géricault, La balsa de la medusa, que fatídicamente rima con Lampedusa, escenifica como unos desgraciados náufragos, a merced de los elementos, se apiñan en una precaria embarcación donde enloquecen. La odisea de muchos africanos hasta llegar a La balsa de la medusa puede comenzar en algún lugar del Africa central. Durante semanas y (...)

La conexión saudí, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

La aparente confusión y el vacío de poder que parece reinar en lo que pueda quedar del anterior estado libio, ha generado una carencia de gobierno que corre el riesgo de ser ocupada por facciones de índole integrista. La herencia pos Gadafi se caracteriza por el caos administrativo; caldo de cultivo que ofrece una acuciante deriva institucional y la incapacidad de enmendar el rumbo o encarar un nuevo proyecto de estado. Todo esto, a las mismísimas puertas de Europa. El secuestro del primer (...)

Charles Taylor, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Decía un tal Séneca que nada se parece más a la injusticia que la justicia tardía. El Tribunal especial para Sierra Leona y la Corte Internacional de la Haya han ratificado esta semana a Charles Ghankay Taylor la sentencia que lo condena a cincuenta años de prisión por crímenes contra la humanidad. Taylor, al igual que Rudolf Hess en Nurembreg y todos los criminales juzgados por cortes internacionales, alega irregularidades y que la sala que lo procesa carece de legitimidad para enjuiciarlo. El (...)

Una introducción a Al Shabaab, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

“…ha sido muy profesional…”; “…muy bien coordinado…”; “…No, absolutamente no [respuesta a la pregunta de si Kenia retirará sus tropas de Somalia]…”; “…esto no es Al-shabaab, esto es Al-qaeda A resultas del atentado perpetrado en el Westgate mall, las declaraciones de Amina Mohamed, ministra de exteriores de Kenia, vienen a demostrar el firme compromiso en la lucha contra el terror y el posicionamiento por el que Nairobi ha optado junto a británicos, norteamericanos e israelíes. En contraste con aquellos (...)

¿Qué fue de la primavera árabe? , por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Decía un tal Benjamin Disraeli que en política los experimentos significan revoluciones. La inesperada reunión entre Jimmy Carter, Menachen Begin y El Sadat, con Kissinger como catalizador del experimento, asentó, entre otras consideraciones, la futura importancia que Washington le daría a Egipto como aliado regional. La denominada revolución o primavera árabe que es como fue bautizada por algún cursi progre, ha evolucionado hacia estadíos de indeterminación y estancamiento político. Una (...)

El oro gris, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL -

Las fronteras africanas tienden a comportarse como vasos comunicantes y bajo el principio de que las tragedias, en forma de guerras o de crisis humanitarias sólo van a peor y no tardan en contagiar al país vecino, ratifican la Ley de Murphy. Gracias a la alegre geometría trazada con la avaricia del cartabón y la escuadra colonial, la permeabilidad de sus lindes es precisamente una de las grandes particularidades y a la vez gran problema del continente. De los muchos ejemplos existentes, me (...)

Lo que Kissinger sabe, por Rafael Muñoz Abad, Centro Esudios Africanos ULL

Henry Kissinger, críptico embajador del demonio en el cielo e intermediario de Dios en el infierno, lo tenía y muy claro lo tiene: “…ahora mismo, todos están enfocados en la eliminación de Mubarak. Esa es solo la primera escena del primer acto, de un drama que tiene que ser actuado. No queremos hacer ver que estemos imponiendo un gobierno…”. Y ciertamente así ha ido sucediendo. La onda expansiva de aquel alzamiento [aparentemente] libertario y que [ilusamente] suspiró con transformar Túnez en un (...)

Un Borbón en Rabat, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Me dijo un marroquí que ellos no “quieren” ni Ceuta ni Melilla. Poseerlas sería perder protagonismo y reclamarlas es una manera de salir siempre en la foto. ¿Una baza nacional que garantizaría al rey una arenga populista cuando vengan mal dadas? Marruecos es ese vecino bipolar con el que estamos condenados a entendernos sí o sí. Estado hermano. Monarquía contigua y puerta de entrada natural a Africa para nuestras empresas. Con un pasado vestido de protectorado, nuestra realidad hacia el reino alauí (...)

La bisagra egipcia, por Rafael Muñoz Abad -Centro de Estudios Africanos de la ULL

Cualificados y formados en lo intelectual es como describe Chaim Herzog en su obra, La guerra del Yom Kippur, a los mandos egipcios capturados por los israelíes tras la finalización del conflicto árabe-judío. El ejército egipcio, el más numeroso de los estados árabes y durante años dique contra el islamismo, es casi un estado dentro del propio Egipto. Con un pasado socialista profundamente descalificado por sus oficiales, la entidad es continuamente nutrida por los contratos militares firmados con (...)

Chocolate blanco, por Rafael Muñoz Abad, Centro de Estudios Africanos de la ULL

Lejos quedan ya aquellos corajes filantrópicos y románticos que dieron con la vuelta de los esclavos africanos y cristalizaron bajo la fundación de Liberia. Pensamiento bicéfalo. Pues la nación elegida cual icono de la libertad y puerta de entrada de los norteamericanos a África, se tornaría en la finca de alguno de los más crueles caudillos. Las políticas de EEUU hacia el continente han evolucionado más en función de los intereses de Washington que en el de los africanos y sus necesidades reales. (...)

La teoría del alfiler, por Rafael Muñoz Abad -Centro de Estudios Africanos de la ULL.

La descolonización francesa fue un matrimonio de conveniencia donde se concedió a los africanos un sillón en las Naciones Unidas a cambio de mantenerles subordinados a los designios económicos de la ex metrópoli. El enlace se cimentó con el Franco CFA y se le quiso dar alma bajo el pensamiento de la françafique. Tutelaje “filantrópico” que no tenía por qué ser rival del panafricanismo ni de la negritude. Ahí es nada. ¿Cuál es el coste hora de navegación - combustible que genera transportar un alfiler (...)

El Chernóbil africano, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL-

El premeditado derrocamiento de Gadafi generó un desmantelamiento del arsenal convencional que se amontonaba en el profundo sur libio. Francia es el factotum de occidente para cualquier cuestión de índole africana incomoda. Sus ya indisimulables intereses en el Sahel contrastan con la decidida intervención militar que mágicamente parece ya un tema olvidado y algo que nunca sucedió. Las barreduras del extremismo islámico se recogen al norte de Mali y París exalta su compromiso para con sus ahijados (...)

Piratillas y puertos, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Así lo asevero. Mera hipótesis. Aunque lo cierto es que no conozco mejor negocio que generar un problema y su posterior demanda guardando a la vez la solución a lo creado. El estallido de la piratería en aguas del Golfo de Adén obedece a una serie de factores que requerirían el espacio y el tiempo del que no disponemos. De la mano de la ausencia de estado en Somalia, el escenario de inseguridad marítima se ha convertido en el contexto perfecto para las denominadas empresas de seguridad privadas. (...)

Africa está…obesa, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Afirmar que la obesidad en algunas regiones del continente africano empieza a ser un problema significativo, es como presuponer que el corral político español es decente y leído: un ejercicio, cuando menos, surrealista. En la tan cercana y a la vez desconocida Mauritania, la práctica del engorde forzado, o también denominada leblouh, a base de tres o cuatro palanganas diarias de leche de camella y mantequilla, esconde a la par matices culturales y sociales donde las mujeres delgadas distan de (...)

Radio machete, por Rafael Muñoz Abad

Bélgica es ese pequeño país donde nunca parece suceder nada y cuyo pasado colonial es una encantadora colección de atrocidades. Los belgas son llamados los fox terriers de la colonización: menudos pero matones. Su estructura colonial, en la igualmente pequeña Rwanda, se vertebró entorno a acrecentar las diferencias sociales entre hutus y tutsis. Los tutsi eran ganaderos y menos negros que los hutus. Una “lógica” razón [europea] para darles algo de formación y promocionarlos como un funcionariado (...)

Homeless, por Rafael Muñoz Abad , Centro de Estudios Africanos de la ULL

¿Donde hay que registrarse para visitar Central Park? le decían, a un por aquel entonces todavía joven Paul Simon, los músicos sudafricanos de Ladysmith Black Mambazo durante la grabación de Graceland en Nueva York. Aquella obra de ingeniería social denominada apartheid, había creado un pantagruélico entramado de leyes segregacionistas entre las que estaba la denominada política de pases. Actas, que en su propio país, exigían a los no blancos portar permisos para visitar determinados lugares a (...)

Islam, piratería y caudillaje, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Seguir la actualidad africana y profundizar en sus muchas esferas hace que el africanista deba mostrarse flexible, pues se enfrenta a un mundo difuso donde lo definible es una rara excepción. La desintegración del regimen somalí en los años noventa y la posterior deriva institucional ante la ausencia de ley, las hambrunas y el surgimiento de los señores de la guerra, significarían el aislamiento del país respecto a la comunidad internacional. La diáspora somalí y la auto escisión de Puntlandia como (...)

¿Qué se esconde tras la piratería del Golfo de Adén? - Introducción - , por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios Africanos ULL

Introducción. Somalia es la tierra de los desheredados y puerta a los infiernos. Bala perdida de la Unión Africana que no hay forma de reconducirla y sólo la voz de alarma de los armadores y la OMI (Organización Marítima Internacional), ante el riesgo de que los accesos al Mar Rojo se convirtieran en un peligro para el tráfico mundial de crudo, puso en liza el problema del pillaje marítimo en la zona. Si bien es cierto que la proliferación de las compañías privadas de seguridad no son causa (...)

Compromisos discutibles, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

Decía un tal De Gaulle que la autoridad no se entiende sin prestigio ni el prestigio sin distanciamiento. ¿Es esta la razón por la que Francia siempre hace frente a sus “responsabilidades” con sus ahijados africanos? Compromisos e intereses que allende del debate moralista y lejos de la apología del colonialismo, generan una amplia y delicada cuestión. La intervención en Malí ya pasó a la rebotica de los medios; para saber lo que puede ir sucediendo, pues ya he afirmado [con anterioridad], que de (...)

BRICS, por Rafael Muñoz Abad, Centro de Estudios Africanos de la ULL

La reciente cumbre celebrada en Durban donde los denominados estados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) han sido incapaces de llegar a acuerdos sustanciales, viene a reforzar que a excepción de China, sus influencias económicas y geoestratégicas aún distan algo para terminar de ser globales. Demografías que ya representan el 45% de la población mundial y el 20 % de la riqueza. Sudáfrica es la principal economía africana y un país de oportunidades. Un gigante industrial cuya poderosa (...)

Seguimos muy lejos, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

No basta con la cercanía física para ser esa plataforma de entrada a Africa con la que tanto se les llena la boca a nuestros políticos. Más, cuando en lo emocional aún no hemos creado un vínculo estable con esta. Hace poco falleció El Hadji Amadou Ndoye. Ilustre profesor de literatura española en la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar. El que subscribe, tuvo la suerte de charlar con Amadou en el aula Francisco Tomás y Valiente de la Facultad de derecho: “…los canarios, tradicionalmente, habéis (...)

El Papa negro, por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios africanos de la ULL.

Dice un tal Nostradamus que si la fumata blanca de la Casa vaticana decide que el nuevo Santo Padre sea un negro, se cumplirá la profecía y será el amanecer del fin de los tiempos. No vamos a entrar aquí en un debate profético, pues para tales divagaciones, ya vamos más que servidos con algunas de las delirantes radios que en las madrugadas anuncian todo tipo de elucubraciones. Soy de los que piensan que la Iglesia hace mucho por Africa y sus miserias. La Iglesia de a pié. La anónima. Aquella (...)

Pistorius, prótesis y pistola (II), por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios africanos de la ULL.

El Cape Times, que viene a ser algo así como El País de Sudáfrica, abría bajo el siguiente titular: El caso Pistorious examinará al sistema judicial sudafricano ante el mundo. La vista, que será la más mediática desde los sumarios de la Comisión para la Reconciliación y la Verdad, cuyo objetivo era devolver la dignidad a las miles de víctimas del apartheid a través del arrepentimiento público [sin carga penal] de aquellos que las perpetraron. En su inmensa mayoría, blancos del grupo afrikáner. El (...)

Con el corazón o las tripas, por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios africanos de la ULL

Para los que seguimos las realidades africanas, la cercanía física en contraste con la lejanía emocional que buena parte del mundo occidental tiene con el continente, hace que escribir sobre Africa sea algo maravilloso y a la vez desesperante. Te levantas sabedor que el pensamiento de mandarlo todo al traste, hacer la mochila y a tu aire bajar desde El Aaiún hasta El Cabo de Buena Esperanza, es una inercia del corazón que tarde o temprano se llevará por delante todas tus ridículas preocupaciones (...)

Pistorius, prótesis y pistolas (I), por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios africanos de la ULL

Pistorius es mucho más que un personaje mediático de la sofisticada farándula sudafricana. Un producto de modernidad en una tierra donde los contrastes son brutales. Su biónica figura, respalda una imagen de superación y lucha en un país donde las cicatrices del pasado aún supuran dolor. Un atleta amputado y olímpico, que patrocinado por multinacionales, se ha convertido en una de las más poderosas iconografías publicitarias de la nueva y renacida Sudáfrica. La sociedad afrikáner ya no es aquel (...)

Transformers en Níger, por Rafael Muñoz Abad, Centro de estudios africanos de la ULL

La discreción y el silencio se ganan con las canas. Teorema este aplicable al arte de la guerra que llega a tornarse maquiavélicamente refinado y sabio. Las lecciones obtenidas en Afganistán e Irak han venido a demostrar que el precepto de la invasión terrestre derivada del pensamiento romano, tal vez ya no sea el más apropiado cuando uno se enfrenta a un enemigo difuminado. Marxista o yihadista, seguimos sin aceptar que la espada no decapita al pensamiento. En Libia se evitó la intervención (...)

El Afganistán africano, por Rafael Muñoz Abad , del Centro de estudios africanos de la ULL

Ya les dije que de la aventura francesa en Mali nos van a contar muy poquito. Me dice [tomando un café] un tal Bertrand, de la inteligencia, que de esto algo sabe: lo último que Francia desea […] es la mediatización de una intervención militar que ya estaba más que decidida. Sí quieres, la podemos llamar la cruzada por el uranio, que vale más que un Jerusalén – La Task Force gala es una unidad de intervención rápida y docta en los teatros africanos que desde 1960 y de manera regular, viene (...)

Papa Francia ¿tengo que bajar otra vez?, por Rafael Muñoz Abad, del Centro de estudios africanos de la ULL.

Rebuscando me encontré un viejo directo de Pink Floyd que traducido venía a decir algo así como “Nada ha cambiado”. Francia se fue de su finca africana pero dejó sus intereses bien atados. La doctrina de la françafique viene a ser una especie de tutelaje económico, cultural y político con el que tradicionalmente El Elíseo ha monitorizado a sus ahijados africanos. Sobre todo, en el Sahel. Una diplomacia extraoficial que incluso moneda tiene: el franco CFA, que vale menos que los billetes del monopoly. (...)

Shalom Africa: Israel y Sudáfrica; las amistades peligrosas (segunda parte), por Rafael Muñoz Abad del Centro de estudios africanos de la ULL

…Cuando en 1976 J. B.Vorster visitó Jerusalén y junto a Yitzhak Rabin paseo por el Yad Vashem o memorial de las víctimas del holocausto nazi, debió de esconder algunos de sus más íntimos recuerdos cuando de la mano de su entonces joven prometida, asistía hipnotizado a los discursos de las juventudes hitlerianas acerca de la supremacía racial… El análisis de las relaciones bilaterales entre la Sudáfrica del apartheid y el estado de Israel se presenta como una concatenación de episodios tan espinosos (...)

Mandela y otros sujetos , Por Rafael Muñoz Abad * Centro de Estudios Africanos de la ULL

Hace unos días fue el nonagésimo cumpleaños de mi abuelo y quizás por ello me di cuenta de la fragilidad de la vida y de las consecuencias que el transcurrir del tiempo presenta. El mismo que para Mandela pasa, acercándolo a las frescas y verdes colinas de su poblado xhosa, donde a descansar ansía volver. El abuelo del mundo parece ir apagándose; pero quizás antes debería levantarse y darle un bastonazo al mono de Zuma. Sudáfrica es una de las cicatrices del rostro de la humanidad. Trinchera del (...)

El paciente egipcio , Por Rafael Muñoz Abad - CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL -

Si no estás allí, todo lo que llega es confuso. Los medios españoles copan su parrilla retransmitiendo el sainete de país que tenemos. Una solución intermedia y a la vez interesante pasa por las cadenas árabes que informan en inglés. La última opción consiste en explicarlo todo bajo la teoría de la conspiración. Conjetura esta en función del retrovisor histórico y que hasta hoy en día no suele dar malos pronósticos. Lo que está claro es que el constipado árabe parece ya no interesar mucho. El romanticismo (...)

Shalom Africa : Israel y Sudáfrica; las amistades peligrosas (primera parte), por Rafael Muñoz Abad del Centro de estudios africanos de la ULL

Resuenan las trompetas de David y las columnas blindadas ya tocan a las puertas de Gaza. No habrá paz para el infiel en Tierra Santa. ¡Shalon Jesé¡.... …lo primero que uno debe hacer cuando vive en un vecindario donde todos le quieren degollar sea o no Yom Kippur, es precisamente conocer a sus vecinos y acercarse a los lindantes de los primeros; haciendo todo lo posible por seducirlos pues sólo bajo la división se debilitarán… Tal vez sea esta unas de las máximas que mejor definen las relaciones (...)

El pasajero , por Rafael Muñoz Abad*

Hola, soy español, ¿vais a Lobito, verdad? Sí. Me gustaría saber si me podríais llevar hasta allí en vuestro barco, ya que, si voy por carretera, fijo que no voy a llegar de una pieza. Deja que se lo pregunte al viejo a ver qué dice. Mira, el capitán comenta que no hay problema alguno pero que tienes que firmar un papel de exoneración de responsabilidad a la compañía…” ¿Y tú qué haces aquí abajo?; pues ganándome la vida; soy, o mejor dicho, era, asesor técnico de lo que ha ido quedando de algunos…; aunque (...)

Ser periodista en Africa, por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios africanos de la ULL

…En el claustro de la universidad de Ciudad del Cabo predominaban los ejemplares del Cape Times. Rotativo de corte progresista en lengua inglesa y refugio intelectual de aquellos que no terminaban de ver bien el apartheid. Die Burger es un periódico conservador publicado en afrikaans; en la órbita de los gobiernos blancos de Pretoria y por ello habitual en los campus y facultades afrikaners… La forma en que los medios informan desde el continente negro recoge tantas particularidades como (...)

Obama el africano, por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios africanos de la ULL

Con independencia de quien pernoctase en La Casa Blanca, las políticas de Washington hacia Africa tradicionalmente han venido vertebradas entorno a La doctrina Monrovia. Versión africana del pensamiento Monroe. Método científico y ruin que desde James K. Polk al mismísimo Obama, poco más allá que de un sombrío juego de influencias ha evolucionado. La guerra fría acabó, pero no lo ha hecho en Africa, donde los fuertes intereses en torno al petróleo exigen apadrinar la búsqueda de un equilibrio ante la (...)

El barbero de Argel, por Rafael Muñoz Abad. Centro de Estudios Africanos de ULL

El tema aquí al lado podría ponerse muy interesante. Marruecos ha estirado en demasía la carta de saberse el protegido de los EEUU en esta esquina del plató africano, y quizás el amante yankee, filtree ya en la alcoba argelina. Menudo ataque de celos le iba a dar a Rabat ante un episodio de cuernos de semejante calado. El inquilino de la Casa Blanca y el Elíseo francés saben que cualquier intervención militar que busque poner orden en Malí, inexorablemente pasa por el sí de Argel; y esta, no va a (...)

Pesca ilegal en Mauritania, por Rafael Muñoz Abad - Miembro del Centro de estudios africanos de la ULL

“…estas aletas de tiburón tienen que estar en Vigo lo antes posible y yo les pagaré para ello ya…” decía una mujer junto a un chino que asentía con seriedad en el muelle de Walvis Bay. Cuando has tenido la oportunidad de trabajar cerca del sector pesquero “español” entiendes un poco más a las autoridades canadienses, gibraltareñas o mauritanas. Si nos dejan, nos llevamos hasta las piedras del fondo. La costa entre el Sahara occidental y el sur de Angola recoge un reguero de pesqueros “europeos”. Una (...)

Cuco y Azarev, Por Rafael Muñoz Abad*

Cansado de predicar en el desierto sobre las serias consecuencias del derrumbe libio; de esa chorrada llamada primavera árabe con la que los intelectos de café e ipad se ponen interesantes; del cansino paciente saharaui y su carcelero moro; o de la oportunidad que deja pasar Canarias y España descuidando una y otra vez sus políticas africanas, he optado por acercarme a una reflexión oportuna por lo sucedido pero no por ello menos real. No deja de ser paradójico cómo hasta las relaciones que (...)

Que no los engañen, por Por Rafael Muñoz Abad*

Canarias no es esa plataforma de entrada a África por mucho que la prole que nos gobierna cuente historias trasnochadas y el maestro se presente en Cabo Verde a descubrir placas. Y como en la vida hay que hablar con propiedad, les voy a intentar explicar alguna razón al respecto. España, históricamente, no terminó de consolidar ni emocionalmente ni políticamente sus influencias en el continente africano; careciendo de navieras al estilo Bacoliner o Delmas. Herramientas marítimas que abastecen la (...)

¿Está segura Canarias? Por Rafael Muñoz Abad

Sí, evidentemente, sí que lo está. La semana pasada hablábamos de cómo el derrocamiento de Gadafi generó segundas derivadas que ahora hay que solucionar ante el riesgo de que el norte de Mali se torne en un descampado donde el terrorismo campe a sus anchas; o de Marruecos, que cobrará una importancia capital como freno a la inseguridad en la zona. Uno, que tiene susurrantes por ahí, pero sobre todo en donde realmente hay que tenerlos, que es en las alcantarillas, les puede hacer algunas (...)

La gran cagada de occidente, por Rafael Muñoz Abad

Occidente supo colocar centuriones proclives en los límites del mundo civilizado. Franja que desde la guerra fría comprende las tierras entre el Magreb y el actual Irak. Un colchón que por décadas y gobernado por una generación de títeres, confeccionó políticas amables hacia occidente bajo la eterna y falsa promesa de la modernización del mundo árabe. Utopía inalcanzable que protagonizó su acto cumbre con una representación llamada primavera árabe. Y es que una sociedad anclada en el paternalismo y (...)

Alambradas, pirámides y zancadillas , por Rafael Muñoz Abad

En plena crisis económica pero sobre todo de valores, Europa se debate bajo un trance de identidad que la obligará a reinventarse para escapar del encorsetamiento de una gerontocracia, que es incapaz de tomar una decisión en unos momentos en que medio planeta observa la deriva de la pax europea con pavor y a la vez como una oportunidad. Europa es tan vieja como la historia. Rancia. Me recuerda a esos clásicos que piden un embrague nuevo porque este ya no da para más. Paradójicamente, África es (...)

Esta manifestación es ilegal, por Rafael Muñoz Abad

Las sociedades mineras del África austral evolucionado poco desde el apartheid. La diferencia estriba en que Sudáfrica ha salido de su aislamiento y ha terminado ya no sólo en erigirse como el principal ministro de la economía africana, sino como uno de los países emergentes. El habitual flujo de la emigración sur norte aquí se torna inverso. A diario, miles de ciudadanos de los países que limitan al norte de sus fronteras se agolpan para trabajar en la incipiente democracia africana. El fin del (...)

Mercy Ships o ‘barcos de la esperanza, por Rafael Muñoz Abad

Los primeros barcos que trajeron al hombre blanco y que arribaron a lo largo de la fachada del África atlántica tenían como objetivo cargar ébano humano con el fin de amortizarlo en las plantaciones de Indias. Con ello la mayor y más cruel expatriación de la que la humanidad ha sido testigo se vistió de legal bajo el Gran Asiento de 1713. Contrato que se concedió a los ingleses para suministrar esclavos a la obra colonial y que, una vez amortizado, estos mismos lo declararon como un crimen contra (...)

María, por Rafel Muñoz Abad

De las muchas formas que Africa puede tener, una de ellas es la de la mujer. Vidas anónimas sobre cuyas espaldas recae la responsabilidad de un día a día con o sin medios. Carentes de reconocimiento alguno juegan un papel fundamental en las sociedades africanas. Nacer mujer en el continente vecino puede significar muchas cosas que irremediablemente confluyen en una existencia en segundo plano pero con unos compromisos que siempre son supremos. Africa es el vientre del mundo de donde de alguna (...)

¿Puerta de África o entelequia? por, Rafael Muñoz Abad

¿Y tú para qué vas a África, para ver miserias y suciedad? Mejor vete con la piba a un todo incluido en el Sur. Si se me cayese un pelo cada vez que algún filósofo de barra de bar o paseante de la jet set de la calle del Pilar me hace el comentario de turno, igual ya andaba calvo. Los puertos franceses son la verdadera plataforma comercial con África. Las conexiones marítimas del Archipiélago con el continente vecino son escasas y no van más allá del triangulo Cabo Verde-Dakar-Mauritania, traer arena (...)

El espejo Balotelli, por Rafael Muñoz Abad

En 1789 unos visionarios echaron el resto y a golpe de bayoneta tomaron La Bastilla. Mascarón de proa del Antiguo Régimen e icono de la sociedad estamental que significaría el inicio de la igualdad social que hoy conocemos. Los años de bonanza económica hicieron que miles de africanos se embarcasen en pos del sueño europeo y, bien en un cayuco, escondidos en un camión o simplemente en vuelo regular, llamasen a las puertas de Europa en busca de una oportunidad. ¿Libertad, igualdad y fraternidad (...)

Si antes no importaba, ahora menos, por Rafael Muñoz Abad. (Centro de Estudios Africanos de la ULL)

Hace poco asistimos al último parto africano bajo la escisión de Sudán en dos nacionalidades vertebradas en torno a un norte musulmán y un sur cristiano. Más allá de que en esta España de gazpacho y verbena el acontecimiento apenas se comentó junto a la sección de autodefinidos, empiezo a manejar sensaciones que me susurran que ante el panorama económico que se nos viene encima, hasta la columnita sobre África me la van a quitar. ¿Acaso no son prioritarios nuestros problemas, como para que el que (...)

El rugby en Sudáfrica, más allá del deporte, por Rafael Muñoz Abad

El rugby en Sudáfrica, más allá del deporte" fue la ponencia que Rafael Muñoz Abad , miembro del Centro de Estudios Africanos de la Universidad de La Laguna y colaborador de Fundación Sur, presentó en el CIEA 8 (8º Congreso Ibérico de Estudios Africanos) celebrado en la Universidad Autónoma de Madrid entre los días 14 al 16 de junio de 2012. .."En pocos años el rugby en Sudáfrica ha pasado de ser un instrumento de propaganda política que bajo la batuta del Apartheid ensalzaba los valores de una socieda (...)

Hamburguesas y SIDA, por Rafael Muñoz Abad

Azafatas rubias que gentilmente atienden a un elegante señor negro sentado en una butaca de primera clase en un vuelo de Jo´burg a Frankfurt. El día después del derrumbe del Apartheid trajo imágenes que anteriormente difícilmente pudieran ser tomadas como icono de la sociedad sudafricana. Una ofensiva estatal vertebrada entorno a agresivas campañas de publicidad en las que blancos y negros aparecían por igual; donde quizás el mejor ejemplo fue la proliferación de series del estilo de La hora de Bill (...)

Arena en los bolsillos Diario de un viaje al Sahara y Mauritania (y III), por Rafael Muñoz Abad

Muy temprano y resacado por el Ramadán salí de Villa Cisneros en un viejo Mercedes sin luces con la intención de llegar a la frontera con Mauritania. Razón por la que no había tiempo que perder. A día de hoy Marruecos ha liberado el tráfico hacia el sur, más allá de que hacerlo en coche compartido sea la única manera puesto que no hay autobuses que crucen la frontera. Con anterioridad y a causa de la presencia del Polisario, la travesía sólo era posible los martes y los viernes bajo un convoy militar (...)

“Arena en los bolsillos” Relato de un viaje a Mauritania y el Sahara Occidental (II), por Rafael Muñoz Abad - Centro de estudios africanos de la Universidad de La Laguna

Me levanto temprano con el propósito de recorrer los muchos kilómetros de una angosta e interminable carretera que a mordiscos y poco a poco va siendo devorada por el silbo del desierto. Una vía atemporal. Diseño en blanco y negro cuyos estirados trazos aún evocan parte del pasado colonial español. Río de asfalto que no parece presentar mayor inconveniente que el trazar una recta de punto a punto. Así, bajo tan monótono camino y a la retaguardia de un retrovisor que todavía huele a Ramadán, el (...)

“Arena en los bolsillos” Relato de un viaje a Mauritania y el Sahara Occidental I , por Rafael Muñoz Abad del Centro de estudios africanos de la Universidad de La Laguna

Buenos días señor, soy saharaui [te dicen] en un claro castellano que ya me gustaría para mí. Buenos días le contesto y de inmediato te muestran un histórico DNI azul siendo entonces cuando como español se te cae la cara de vergüenza por otra más de nuestras lamentables “hazañas” históricas. El viajero que por primera vez llega a El Aaiún siente dos cosas. La primera es la desbordante hospitalidad del pueblo saharaui que portando poco en sus alforjas crea el milagro de dar lo que ellas no tiene y donde (...)

Cuadernos de Namibia (III), por Rafael Muñoz Abad, Centro de Estudios Africanos de la Universidad de La Laguna

Hablar de Namibia y sus soledades resulta placentero; volviéndose reconfortante hacerlo bajo el amparo de algún libro; y una vez recorridas las desgastadas y resecas páginas de Sheltering Desert o la Dama de Duwisiv, hace que mi recuerdo se traslade a la cruda narración del novelista sudafricano André Brink. Escojo, y no por casualidad, uno de sus títulos para calzar el tercer pilar del taburete de este plateau que me ha dado por llamar Cuadernos de Namibia. Escrita inicialmente en afrikaans bajo (...)

La Jaula de arena, por Rafael Muñoz Abad

Todos somos tripulantes de la historia. Móvil que deambula por esa carretera aparentemente recta a la perspectiva del momento. Senda que recorrida de nuevo bajo el ventajoso atril de la distancia se torna en un enrevesado meandro de acontecimientos. 37 años después de la atropellada retirada española del Sahara, su retrovisor nos muestra la realidad en forma de tormenta de arena que ha sido incapaz de diluirse y ofrecer un horizonte despejado. Pista en apariencia recta que conduce al (...)

El excremento del diablo, por Rafael Muñoz Abad. Centro de Estudios Africanos de la Universidad de La Laguna.

El militar canadiense Romeo Dallaire al mando de la misión de Naciones Unidas UNAMI, designada para sofocar las revueltas que desembocarían en el tristemente recordado genocidio ruandés, certificó a la Comunidad Internacional en 1994 que le bastaba un refuerzo de 2000 hombres pertrechados para asegurar el pequeño país africano, y así evitar lo que con posterioridad ocurrió; 1.700.000 refugiados; 130.000 acusados de asesinatos en masa; y una escalofriante cifra de más de un millón de muertos. La ONU (...)

El flautista libio y las ratas rebeldes, por Rafael Muñoz Abad

La entrega por capítulos a la que estamos asistiendo en el mundo árabe se ha convertido en un dramático serial, que mantiene a la comunidad internacional expectante con objeto de ver cuál es el siguiente episodio en escenificarse. Asistimos a un cruel videojuego, cuyas fases se van complicando, y donde el héroe, que no es otro que el pueblo llano va superando pantallas: Túnez, Egipto, ahora Libia,… Escenarios que cada vez serán más complicados y ofrecerán mayor resistencia a desprenderse del (...)

Informe secreto ordenado por Obama para identificar riesgos potenciales, Rafael Muñoz Abad

El pasado mes de agosto el presidente Obama ordenó la confección de un informe secreto sobre el mundo árabe. Este concluyó, que sin una regeneración reformista y los consecuentes cambios políticos, países como Bahrein o Yemen caerían en una revuelta popular. Obama concretó en detectar los posibles puntos de tensión; solicitando a su administración como bogar por cambios políticos en países gobernados por regímenes autocráticos; pero que a la vez son importantes aliados de los EE.UU. Las 18 páginas del (...)

La urna magrebí, por Rafael Muñoz Abad

El levantamiento popular que ha vivido Túnez ha enviado [uno más] al dorado exilio saudí a otro megalómano líder africano. Episodio que debe desembocar en un proceso electoral que dé con un país democrático de hecho, no de facto como hasta ahora sucedía; y no con el regreso del Ayatollah de turno exiliado para imponer una teocracia salvadora. Argelia, Marruecos, y Túnez, son las naciones del norte de Africa más occidentalizadas. Su proximidad geográfica a Europa; sus fuertes nexos culturales y (...)

El último parto africano, por Rafael Muñoz Abad

Parece ser que vamos a asistir al nacimiento de un nuevo país en África. Los últimos fueron Namibia [1993], y Eritrea [1993], ambos independizados de Sudáfrica y Etiopía respectivamente. Si bien es cierto que Namibia nunca llegó a formar parte de Sudáfrica, ya que pasó de ser colonia alemana, a convertirse en un territorio administrado tras la Primera Guerra Mundial; siendo posteriormente anexionado por Pretoria. Ambos casos tienen en común un proceso de independencia respaldado por las armas; con (...)

Cuadernos de Namibia (II), por Rafael Muñoz Abad

Más allá de guías de viaje, artículos sueltos, y algún libro dedicado a Sudáfrica, que de forma satelitaria recoge un anexo sobre Namibia, no hay una gran bibliografía en castellano dedicada a la antigua África del Sudoeste. Tal situación se repite incluso en lengua inglesa; destacando en medio de un [nunca mejor dicho] páramo literario, la obra de Henno Martin (1910 Freiburg - 1998 Göttingen), Sheltering Desert, colección de episodios que huyendo de la policía militar sudafricana recoge las aventuras, (...)

Cuadernos de Namibia (I), por Rafael Muñoz Abad

Hasta hace muy poco tiempo Namibia, conjuntamente con el territorio del Sáhara Occidental, pasaba por ser la única región africana que mantenía una denominación de origen genérica. Un país de marca blanca. Un solitario paramo africano bajo el aséptico bautizo del África del Sudoeste. Alemana de facto hasta 1914, y de notable influencia cultural hasta hoy en día. Hablar de Namibia es describir una postal surrealista para lo que el gran público espera de cualquier país africano. Se trata de la tercera (...)

La ecuación saharaui, por Rafael Muñoz Abad

La enconada situación que día tras día se vive en el Sáhara ocupado por Marruecos, se asemeja a una de esas paradojas matemáticas que aparecen y desaparecen de la actualidad sinusoidalmente. La incómoda ecuación presenta tantas incógnitas como constantes. El reparto es complejo y digno de un profundo estudio. Me gustaría empezar por el afectado, que no es otro que el infortunado pueblo saharaui; atrapado por el pasado, y viviendo un presente tejido en forma de red que representa los intereses (...)

Vayan a Senegal, por Rafael Muñoz Abad

Hace algún tiempo, una gran amiga me decía que le era muy difícil imaginarse las ciudades africanas; su entorno; su movimiento; y de forma generalista crearse una acuarela mental que diese respuesta a su curiosidad; un paisaje en resumen. La gente suele perder la virginidad africana con exóticos paquetes turísticos; con pocas miras más allá que adornar el pasaporte con un sello “peligroso”; sacarse fotos en un zoco o en un dromedario; y comprar relojes y bolsos falsos. Para tales efectos, contratan (...)

Charles Taylor, Top models, y otros esperpentos, por Rafael Muñoz

Recientemente ha salpicado la actualidad, y nunca mejor dicho, la noticia que la top model británica Naomi Campbell, se sentaba en el banquillo de la Corte internacional de La Haya, para declarar por la posesión de diamantes, no precisamente de Tiffany, si no de sangre. Presuntamente obsequiados por el ex dictador de Liberia Charles Ghankay Taylor, juzgado en la Corte de la Haya. El señor Taylor fue, por decirlo de alguna forma, presidente de la República de Liberia entre 1997 y 2003. Aunque (...)

El Pais de los Mercedes, por rafael Muñoz Abad

No, no se equivoquen y vayan a pensar en la frondosa y tecnológicamente desarrollada Alemania, su rica gastronomía y su excelente red de autobahn. El país de los Mercedes está más cerca de lo que pensamos; y no es precisamente de color verde, tono que sólo aparece en su enseña nacional. Ni tiene nada parecido a anchas autopistas, no siendo por falta de espacios abiertos. Hablamos de Mauritania, tan cercana como desconocida, y de actualidad por la reciente finalización del secuestro de los (...)

El otro Mundial, por Rafael Muñoz Abad

En pleno Mundial de fútbol, quizás el más desangelado y lejano de la historia reciente de dichos eventos, hago un pequeño análisis sobre las audiencias nacionales, entiéndase en la propia Sudáfrica, desde el prisma de lo variopinto de su población indígena y sus muchos colores. Antes de las primeras elecciones democráticas en abril de 1994 y la posterior abolición del Apartheid, el rugby era el deporte nacional en Sudáfrica, practicado y seguido por unos 4 millones de blancos, independientemente de si (...)