En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El deseo de emigrar en África Subsahariana, por Mark Hugo Lopez
...leer más...
África Subsahariana, “se compra y se vende”, marginando a sus Pueblos, por Lázaro Bustince
...leer más...
Aprendiendo para Enseñar - Caso de estudio Guinea Bissau , por Mª Auxiliadora Blázquez Rojas
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Ruanda
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Julius Malema de nuevo en los tribunales por llamar a la apropiación ilegal de tierras en Sudáfrica
...leer más...

El ministro italiano de Finanzas y Economía declaró que “el futuro de Europa está en África”
...leer más...

El presidente de Uganda anuncia el inicio de su renovada guerra contra la corrupción
...leer más...

La UE renueva las sanciones contra el candidato del partido gobernante en la República Democrática del Congo
...leer más...

Pual Kagame afirma que ningún enemigo puede derrotar a sus fuerzas armadas
...leer más...

El presidente de Egipto declara que "la juventud africana es el futuro de la economía mundial"
...leer más...

Los "Chalecos Naranja" de Costa de Marfil convocan a una manifestación el 19 de diciembre
...leer más...

Al Sisi preocupado por la posible influencia de los chalecos amarillos en Egipto
...leer más...

Reunión en Libia para preparar las próximas elecciones
...leer más...

A 8 días de las presidenciales quedan por distribuir 693.000 tarjetas de votantes en Madagascar
...leer más...

Los Misioneros de África celebran en Burundi sus 150 años de apostolado
...leer más...

Huelga en la educación primaria de Costa de Marfil
...leer más...

Nueva polémica en la moda más oscura de África
...leer más...

Cómo las nuevas plataformas empleadas por los medios de comunicación se han vuelto poderosas en África
...leer más...

El ex secretario general de Yahya Jammeh ataca duramente al expresidente
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


Justicia, no caridad, por Chema Caballero

20 de septiembre de 2011.

Dice Dambisa Moyo que “no ha habido nunca un país en el mundo que haya alcanzado un crecimiento constante y haya reducido la pobreza de manera significativa con las herramientas de la ayuda internacional externa. Simplemente, no ha ocurrido jamás. Por eso, seguimos impulsando una estrategia sin muestras evidentes de haber funcionado en alguna parte del mundo. Y lo que sí tenemos son años que prueban que la estrategia de ayuda no funciona” (Fundación Sur)

En los últimos años, esta economista, nacida en Zambia y doctorada en Harvard, se ha hecho un nombre poniendo en entredicho la ayuda internacional que recibe África.

Bajo el epígrafe de “ayuda internacional” o “ayuda al desarrollo”, normalmente, se engloba todo el dinero u otros medios tanto económicos, técnicos o militares proporcionados por un país a otro con el propósito de ayuda y reconstrucción, de rehabilitación económica o para la defensa mutua. Esta es una definición clásica y muy discutible porque también engloba la ayuda militar o policial (como es el caso de la externalización de las fronteras), que no olvidemos, muchas veces pasan como ayuda al desarrollo. Pero a mí me gusta utilizarla porque pone de manifiesto que con “ayuda internacional” nos referimos a todo un conjunto de intereses que, en algunos casos, poco tienen que ver con aliviar la pobreza o favorecer el desarrollo de los pueblos. También ilumina la realidad de que muchas veces esa ayuda no alcanza a los más necesitados.

Todo lo que pienso sobre este tema lo expongo en mi libro “Los hombres leopardo se están extinguiendo” (PPC), así que aquí solo comento el núcleo de mi reflexión. Lo primero que siempre me gusta aclarar es que no critico ni a los cooperantes ni a las ONG (que creo están desarrollando un papel imprescindible sobre el terreno), sino al sistema de ayuda al desarrollo. El modelo vigente en la actualidad, es utilizado por los países occidentales para mantener a África donde está, para que no cambie nada y, así, seguir garantizando el acceso de gobiernos y compañías del Primer mundo a las materias primas que atesora el continente.

Occidente necesita los recursos naturales (coltan, hierro, uranio, petróleo, bauxita, oro, diamantes, pesca, madera, mano de obra barata…) que le permitan mantener su nivel de vida y para conseguirlos suele servirse, principalmente, de dos medios. El primero implica el uso de la violencia y se fundamenta en provocar guerras y revoluciones (como sucedió en Sierra Leona y ocurre en la actualidad el de la República Democrática del Congo) o intervenir directamente bajo la bandera de la ayuda humanitaria (caso de Costa de Marfil o Libia). El segundo es más pacífico y consiste en asegurarse gobiernos amigos que le permitan saquear las materias primas; para ello utiliza la ayuda internacional: proyectos de desarrollo que muchas veces no llegan a los beneficiarios (y se cierran los ojos, interesadamente, ante ello), imposición de sistemas económicos y de gobierno que favorecen el control del país por parte de las potencias extranjeras…

Las ONG se encuentran atrapadas en medio a este entramado. Su auge y desarrollo, a partir de los años 80 del siglo pasado, coincide con la expansión del neoliberalismo económico y político en el mundo. Los propios gobiernos y multinacionales que crean pobreza, migración, desempleo, frustración de gran parte de la juventud, violación de los Derechos Humanos, degradación del medio ambiente, violencia…, han financiado, y financian, a muchas de ellas, para mitigar los desaguisados que causan sus políticas en el Sur.

Todos los que trabajamos sobre el terreno, más de una vez nos hemos sorprendido, a nosotros mismos, justificando nuestra intervención con el que podríamos llamar “el síndrome de Robin Hood”, esto es, tomar de los ricos para ayudar a los pobres. Recibir dinero de los que crean las situaciones en las que viven millones de mujeres y hombres en África, para ayudarlos a salir de ese estado. Evidentemente, nada se logra con este método.
Además, esta convivencia con los verdugos ha hecho que la mayoría de las ONG pierdan su capacidad de crítica y denuncia, porque nadie muerde la mano que le da de comer. Así, poco a poco, inconscientemente, guiadas por la buena voluntad de querer ayudar a los que más lo necesitan, se han ido convirtiendo en parte imprescindible del engranaje diseñado para someter y oprimir a África. Para lo cual, han tenido que traicionar muchos de sus principios y mirar hacia otro lado al toparse con las injusticias patrocinadas, en la mayoría de los casos, por sus propios donantes.

Pero, la práctica totalidad de las ONG son cada día más conscientes de que hay que cambiar el sistema y, hace años que han empezado a trabajar desde abajo, con las personas del lugar, escuchando sus necesidades y sus deseos y optimizando los recursos que ya existen sobre el terreno.

Todavía queda mucho camino por recorrer. Las ONG tienen que pensar menos en su supervivencia y en la preservación de sus privilegios y más en las necesidades reales de las gentes con las que trabajan, aunque ello suponga renunciar a muchas ayudas y subvenciones. La buena voluntad, por sí sola, no basta, hay que implicarse, de forma activa, en el cambio de las estructuras, tanto internas como externas, que oprimen y esclavizan al continente africano.

Pienso que eso sería lo mejor que le podría ocurrir a África, ya que tanta ayuda recibida la ha convertido en un continente dependiente. Hoy día, África necesita justicia, no caridad. Para ello, es necesario que las ONG recuperen, plenamente, su capacidad de denuncia y se conviertan en plataformas desde las cuales los propios africanos puedan hacer oír su voz y reclamar lo que, por justicia, les corresponde.

No serán los 50 mil millones de dólares que África recibe cada año, como ayuda al desarrollo, lo que la saque de su situación actual, sino el establecimiento de un orden mundial más justo para todos, en el cual, los propios africanos, y no los que venimos de fuera, decidan qué papel quieren jugar.

Original en Mundo Negro



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios