En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...

Blog Académico

Noticias
14.000 mujeres ya se benefician de los partos gratuitos en Gabón
...leer más...

La alianza alrededor del presidente de Nigeria se desmorona
...leer más...

Nueva Ley de partidos políticos en Benín
...leer más...

El plan antihepatitis de Senegal
...leer más...

37 nuevos motoristas de Policía Nacional en Malí
...leer más...

El Samu gabonés obtiene una incubadora móvil para salvar a los recién nacidos
...leer más...

Representantes electos de Vgayet creen que las visitas ministeriales son negativas para la región
...leer más...

El Presidente de Benín obliga a los médicos a elegir entre el sector público o el privado
...leer más...

Crisis de los medios de información públicos en Senegal
...leer más...

1700 agentes de seguridad penitenciaria sin sueldo durante 3 años en Gabón
...leer más...

Los responsables de salud de Guinea tratan el tema de la resistencia microbiana
...leer más...

Seminario para primeras damas sobre la Lucha contra el cáncer en agosto en Uagadugú
...leer más...

Asesinado el obispo copto ortodoxo Epiphanius, abad del monasterio de San Macario en Egipto
...leer más...

El Gobierno recibe a 159 repatriados malienses provenientes de Libia
...leer más...

El presidente de Burkina Faso Kaboré se despide de la representante en el país del FMI
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Esta historia es verdadera desde que la inventé, por Literafricas
...leer más...
Karlos Zurutuza tierra adentro en Libia, por Roge Blasco
...leer más...
Ecos, por Ushindi
...leer más...
El Imán que salvó la misión Católica, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Por qué Mandela es un héroe global, por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Reche, Paquita

Nació en Chirivel (Almería). Estudió Magisterio en Almería, Licenciaturas de Pedagogía y de Filosofía, en la Complutense de Madrid.

Llegó por primera vez a Africa en 1958 (a Argelia): después estuvo en Ruanda, Guinea Ecuatorial y desde el 1975 en Burkina Faso.

En África trabajó como profesora en el Instituto Catequético Lumen Vitae de Butare, Profesora de enseñanza secundaria de español y filosofía; Universidad Popular (filosofia). También ha colaborado con Asociaciones de mujeres y con niños de la calle en Burkina Faso.

Está en España desde 2004, actualmente, en Logroño. Colabora con la revista de los misioneros de África "Africana", Los Comités de Solidaridad con África Negra y con Rioja Acoge.

Ver más artículos del autor

Sabiduría africana: El hombre que quería ver a Dios, Cuento presentado y traducido por Paquita Reche. mnsda
07/07/2011 -

“El hombre que quería ver a Dios” nos sitúa en el punto de encuentro de hombres y mujeres, de diferentes culturas, tiempos y lugares, acuciados por el deseo de penetrar el universo misterioso de lo invisible.

Inspirado en el cuento tradicional africano, en cuanto al estilo y a la forma, este cuento nos introduce en un mundo mágico, en el que elementos de la naturaleza, montañas, árboles y animales toman la palabra y dialogan con un hombre que incansablemente busca a Dios. Por sus preguntas y afirmaciones provocantes y provocadoras, le hacen reflexionar y le ayudan a centrar su búsqueda destruyendo ilusiones engañosas.

Había una vez un hombre que quería ver a Dios. Para encontrarlo subió a una montaña muy alta en donde se instaló. Allí vivió durante un año. Al cabo del año, decepcionado por no haberlo encontrado hizo su equipaje para marcharse. La montaña le preguntó:

- ¿Mis árboles no te dan sombra suficiente? ¿Mis manantiales no te abastecen de agua? ¿Con mis animales no te puedes restaurar todo lo que deseas para que tengas que desertar mis dominios?

- Sí, pero yo busco a Dios.

- ¿Buscas a Dios? ¡Pero, si yo soy un pedazo de Dios!

El hombre sin escuchar a la montaña se marchó. Y con la esperanza de encontrar a Dios se instaló en un frondoso bosque. Después de un año decidió marcharse para buscar en otro sitio a Dios, ya que allí no lo había encontrado. Los gigantes del bosque, es decir los “caïcedra”, las ceibas, los baobas y todos sus primos árboles vinieron a verlo para preguntarle:

- ¿No eres feliz con nosotros?

- Sí, pero me falta Dios. ¡Yo quiero verlo!

- Si eso es lo que te preocupa, quédate con nosotros. Te ayudaremos a ver lo que quieres.
- ¡Mira! -Dijeron, indicando un mono que se balanceaba cerca de allí en las ramas de un árbol- ¡Ahí tienes un trozo de Dios! ¡Todos somos trozos de Dios!

El santo hombre pensó que los árboles del bosque se burlaban de él y se alejó sin decir una palabra, pero firmemente convencido de que todo podría se en el bosque un trozo de Dios, menos ese babuino.

Siempre en busca de Dios, el viajero se instaló a la orilla de un lago. En cuanto lo vio, un sapo que allí vivía, le dijo:

- ¡Al fin has encontrado lo que buscas! ¡Ven, yo soy un trozo de Dios¡

- ¿Te burlas de mi? ¿Tú, un vulgar batracio, un trozo de Dios?

El peregrino abandonó inmediatamente el lugar. La decepción y la inquietud empezaron a roerle el corazón. Había buscado a Dios en las montañas, no lo había encontrado. Lo había buscado en el bosque, no se había manifestado. Lo había buscado cerca del agua y continuaba escondido. Entonces pensó en ir a buscarlo al desierto, lejos de toda región habitada, en las tierras de fuego.

Allí encontró a un sufí que le preguntó qué buscaba:

- Busco a Dios, respondió el viajero, ¡yo quiero ver a Dios!

- Tráeme un recipiente lleno de luz, le dijo el Sabio, y yo te haré ver a Dios.

El buscador de Dios marchó hacia el sur y, después de muchas peripecias, volvió con un plato de tierra y dijo:

- Aquí tienes un recipiente lleno de luz.

El santo hombre protestó:

- ¡Yo veo un plato, pero no veo la luz!

El peregrino, confuso, buscó un ascua y la puso sobre el plato:

- ¡He aquí un recipiente lleno de luz!

El sufí protestó de nuevo y dijo:

- Yo veo el plato y el ascua y el plato, pero no veo la luz.

El hombre que quería ver a Dios, volvió a coger la ruta del sur y después de largos meses de reflexiones y consultas, volvió con una botella transparente. Se presentó de nuevo ante el sabio y le dijo:

- Maestro. En fin, aquí tienes un recipiente lleno de luz.

El sabio habló sin inmutarse:

- Yo veo una botella, pero, ¡todavía no veo la luz!

Al oír estas palabras, el peregrino comprendió que no podía seguir buscando a Dios como él lo hacía, pues Dios es como la luz:

No se puede ver la luz,

se ven objetos iluminados por ella,

No se puede ver a Dios,

se ven los objetos irradiados, “deificados”.

François-Xavier Damiba, Dieu n´est pas sérieux, L´HARMATTAN, Paris1999, p 13.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



- - - - - - - - -
comentó de Sabiduría africana: El hombre que quería ver a Dios, Cuento presentado y traducido por Paquita Reche. mnsda...

muy interesante Dios es al luz nadies ha visto jamas a Dios solo su hijo jesus




Agregar un comentario