En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
AAGE ( Autoridad Areonaútica de Guinea Ecuatorial) suspende Todos Los Vuelos de CEIBA al extranjero excepto a España
...leer más...

El Ayuntamiento de Leganés refuerza su labor de cooperación con el Sáhara con el envío de una nueva comisión médica y un camión de recogida de residuos
...leer más...

Barkhane presiona a los signatarios del acuerdo de paz de 2015
...leer más...

Reacciones a favor y en contra de la propuesta de reforma constitucional de Gabón por parte de la oposición
...leer más...

Sol, viento y agua: las energías renovables se dispararán en África en 2022
...leer más...

El prestigioso Grado en Derecho de la Universidad de Ciudad del Cabo en peligro
...leer más...

Libertad de expresión en el Parlamento de Zimbabue después de 37 años de opresión
...leer más...

Descontento de los agricultores de Ghana con su gobierno
...leer más...

Convocado el encargado de negocios de la embajada de Libia en Senegal
...leer más...

Reacciones a la dimisión de Robert Mugabe
...leer más...

Muse Bihi candidato del partido gobernante de Somalilandia gana las elecciones presidenciales
...leer más...

Solicitan que se elimine el tiempo de prescripción de los delitos sexuales en Sudáfrica
...leer más...

El líder rebelde del ONLF Extraditado ilegalmente a Etiopía.
...leer más...

Campaña para reducir la mortalidad materna en África lanzada en la capital de Cabo Verde , Praia
...leer más...

El Presidente de Madagascar lanza un mensaje tranquilizador de cara a las elecciones presidenciales de 2018
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Agroindustria y violencia. por Chema Caballero
...leer más...
33 años cumple “Las tinieblas de tu memoria negra”…¿la has leído ya?, por LitERaFRicAs
...leer más...
La epidemia de cólera en Yemen, la de peste en Madagascar y las perspectivas del hambre para el siglo XXI, por José Antonio Barra
...leer más...
El porqué de una filosofía africana, por Omer Freixa - Afribuku-
...leer más...
Guinea Ecuatorial, partidos políticos y elecciones fantasmas, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

PROYECTO NA AKRIKI

El proyecto Na Akriki surge en 2008 con el objetivo de crear una historia viva con los relatos, contados en primera persona, de los africanos afincados en tierras de Chihuahua, México. La idea consistía en realizar un trabajo abierto y sin pretensiones, que se fuera ampliando con el pasar del tiempo y de las personas. Por las razones que da el devenir de los días el proyecto quedó varado en la primera historia. Kamal, un maestro de árabe, egipcio de nacimiento y que profesa la religión copta, estudió arqueología y siendo guía de turistas se enamoró de una chihuahuense y se marchó a vivir a México.

Los responsables del proyecto Na Akriki fueron:

- Claudia Barona Castañeda

- Martha Priscilla González Venegas

- José Albino Saldaña.

Ver más artículos del autor

Aquí no hay Faraones : Memorias de un egipcio en tierras aztecas : Capítulo II
01/07/2011 -

En nuestra aldea todos nos conocíamos y compartíamos el mismo cielo estrellado, por ello el respeto entre las dos religiones era fundamental, si algún osado rompía este civilizado pacto las relaciones se volvían un poco tensas pero afortunadamente todo duraba sólo un par de meses. En la aldea había muchas chicas musulmanas, de profunda y mística mirada, muy bellas todas, pero a mí me encantaba esa paz que reinaba el lugar, por eso jamás intente hacer lo que no podía hacer, jamás puse mi corazón en la mano de esas mujeres.

Un día, me convertí en todo un hombre, casi tenía 18 años y ya era momento de empezar a volar; mi padre en esa perfecta sabiduría me dijo “Kamal, mientras sigas estudiando, no trabajes, yo te tengo que mantener, si quieres hasta el doctorado”. Siendo honesto esas palabras eran como una tentadora invitación a la comodidad y me acercaban a mi sueño, quería imitar al Dios egipcio Ra, no por el hecho de ser un Dios, mucho menos por tener templos en mi honor o que mi nombre se recordara en mil años, sino porque se dice que él creó al mundo con las palabras y yo anhelaba crear mi propio mundo. Tenía el sueño de estudiar en la facultad de lenguas o idiomas, en la Universidad de Ein Shams.

En Egipto, el sistema educativo no sé si es feo, pero por lo menos si sé que es injusto. En la tierra de los faraones tu destino no está escrito por ellos sino por los números, lo que decide que debes de estudiar son tus calificaciones del bachiller. Yo en el bachiller obtuve 227 puntos de 280 y la facultad de idiomas sólo aceptaba aquellos que poseían 227.5 puntos. Ese diminuto, casi insignificante punto cinco me alejaba de la gloria y me acercaba a otra realidad. Esa otra realidad era aceptar como segunda opción la tarea de descifrar jeroglíficos, saber que comían los faraones o restaurar piedra a piedra las edificaciones del pasado o estudiar a mis vecinos los musulmanes. Mi única opción era ser arqueólogo.

Pero yo no era el único egipcio preso de esa mala broma, allá mucha gente estudia nada más para tener una carrera pero no trabajan de eso, son muy pocos los afortunados que estudian lo que quieren y se realizan en su profesión. Pude haber llorado como loco, pude haber maldecido a todo y a todos, pude haberme quedado en el desierto y esperar que una serpiente me mordiera la lengua, pero tenía que seguir adelante.

Ein Shams se desvaneció como una duna para dar lugar a la Universidad del Cairo. Viví en una casa estudiantil llena de diversión y buenos amigos, pero visitaba a mi familia cada 15 días, el sentimiento de independencia se hacia más y más fuerte. Cuando los visitaba me quedaba desde el jueves y viernes, regresaba los sábados porque allí la semana empieza el sábado y el fin de semana empieza el jueves en la noche. Me encantaban las vacaciones porque me ofrecían la oportunidad perfecta de ver a mis amigos de la infancia y es que todos agarramos para universidades diferentes; nos reuníamos en la Iglesia, paseábamos por la aldea y recordábamos aquellos juegos de fútbol.

El Cairo me exhortaba a dejar de ser un gatito vagabundo y, no era para menos, ahora tenía que convertirme en un tigre. Las responsabilidades y el compromiso me hablaban al oído. La universidad allá es pública y sólo pagas la inscripción y la credencial que son como unos 80 pesos. Sin sonar pretensioso o arrogante he de decir que siempre fui de excelentes calificaciones; gracias a las buenas notas del bachiller la universidad me daba dinero, como una ayuda extra –pero recalco toda la educación es gratis- me daban como unos 320 pesos al mes y con ese dinero salía a divertirme.

Por supuesto que esa metamorfosis felina no fue sencilla, a veces esas dos palabras que me hablaban al oído no hacían eco en mí. Y lo entiendo, como todo joven, la rebeldía y el sueño cambiado gritaba a todo pulmón.

El primer año de la carrera fue espantoso, no me terminaba de gustar la idea de ser arqueólogo, de cambiar las palabras por las piedras. Recuerdo que el primer año sólo fui como a una o tres clases, y no sé si fue gracia divina, suerte o imperceptible esfuerzo mis calificaciones eran buenas; todo el año no estudiaba nada de nada y ya el último mes me esforzaba estudiando en casa. Una vez haciendo uso de ese extraño y peligroso hábito fui a la universidad a averiguar lo que habían visto, enseñado y explicado, para de pronto toparme con un profesor que me dijo “oye tú, qué estás haciendo aquí” y yo con una inocente o descarada respuesta dije “pues estudio con ustedes”… él con voz firme y ansioso de sacarme de ese error dijo “no es cierto, yo nunca te he visto aquí” … preocupado porque ese fácil método se derrumbara, cínicamente apele a su observación “pues búsqueme en sus listas, allí está mi nombre” y en efecto mi nombre aparecía en esa lista, mostrando constantes marcas en rojo de inasistencia, firme no me dejó entrar a la clase, pero al final no hubo consecuencias que lamentar.
A finales del segundo año las cosas comenzaron a pintar mucho mejor. Debíamos de elegir una especialización, egiptología, restauración o estudios islámicos. Consecuente con mi nueva impuesta realidad esta terna me devolvió de nueva cuenta la posibilidad de realizar mi sueño de estudiar y trabajar en las palabras, en lo idiomas. Recordé a un primo que es guía de turistas en español; él a lo largo de 20 años les ha mostrado a los viajeros del mundo la fantasía y realidad del pueblo egipcio. En un acto de mostrar más allá de pirámides y esfinges, mi primo a veces llevaba turistas a la casa, me impresionaba y llenaba de fascinación verlos, escucharlos aunque no les entendiera ni una palabra, imaginar los lugares donde vivían y las historias que escondían.

Pero claro que esta bella circunstancia venía acompañada de unas pequeñas complicaciones, nada del otro mundo, pero al final de cuenta complicaciones. Para ser guía de turistas debes de estudiar arqueología o egiptología y por supuesto algún otro idioma. De esa gloriosa terna decidí que el camino más correcto era estudiar egiptología y mi segunda voz sería el japonés. La verdad fue muy difícil, a ratos creí que nunca me convertiría en ese fuerte tigre y al contrario me volvería en un pobrecillo ratón.

Durante dos meses combiné las materias de la carrera con las lecciones de japonés, creo que no era una combinación muy perfecta y el resultado fue caótico. Pero no dejaría que mi sueño se esfumara como la duna de Ein Shams, así que en lo menos que canta un gallo me encontraba estudiando el exquisito idioma español. Yo estaba feliz, tal vez sería igual o mejor que mi primo. Pero una vez más las sorpresas inesperadas se hicieron notar; me dijeron “tienes que cambiar a otro idioma que no sea inglés, ni francés ni español porque ya hay muchos guías de turistas en esos idiomas” en ese momento sentí que todas las palabras del mundo se apoderaban de mi garganta al punto de casi asfixiarme. ¡Ni modo! había que replantearse una vez más, cómo conseguir mi quimera. Ya estaba decidido y no había marcha atrás; comencé a estudiar ruso en el Instituto de Pushikin y, tarde en aprenderlo mil 95 días.

Y allí en El Cairo, en la universidad, entre clases, lecciones y sueños pasé 4 años de mi vida. Conocí a muchas personas y escogí a las mejores, a mis amigos. Todavía me puedo ver en esa casa estudiantil, sintiéndome grande y libre. Con mis amigos cristianos provenientes del sur, lugar donde son más religiosos, nunca me olvide de Dios, me jalaban a la Iglesia y la religión, a la vida tranquila y, es que a veces se nos olvida agregar a Dios en el horario escolar; con mis amigos musulmanes, el tiempo se iba en reuniones de cultura e incluso con ellos participé en algunas manifestaciones. No es que fuera un revoltoso, es mas no me metía ni me aferraba a cosas que no me convencieran, nunca me gusto salir en manifestaciones cuando se trataba por ejemplo de Israel y Palestina o Irak; y no lo hice porque tuviera miedo o por falta de conciencia o porque no me interesara la política, sino simplemente creía que alzar la voz en público por la causa que fuera no te daba el derecho de romper las cosas, hacer destrozos, incendiar carros o atemorizar a la gente, eso no me gustaba, más bien me metía en asuntos relacionados con la educación y todo eso.

Y así, en un parpadeo los años de universitario terminaron. Era tiempo de comerme al mundo, saborearlo, ya no había nada ni nadie que me impidiera volar y alcanzar las estrellas ¿o si?... Terminé la carrera y volví a la tranquila Nakarifa, me quedé en casa como unos tres meses, sin trabajo ni nada. Por cuarta o quinta vez -perdí la cuenta- mis aspiraciones y la dulzura del mundo en la boca debían aguardar un ratito más; debí esperar a que las armas y las balas me llamaran con su estrujante voz.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios