En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las protestas de los docentes y trabajadores de la salud se extienden en Argelia
...leer más...

El presidente de Liberia reconoce en Paris que ha heredado un país en quiebra
...leer más...

Boko Haram ataca una escuela en el estado de Yobi
...leer más...

Namibia podría prohibir las bolsas de plástico dentro de dos años
...leer más...

Kenia organizará en el mes de abril la Semana del Clima de África
...leer más...

El colapso de un vertedero en Mozambique causa 17 muertos
...leer más...

Israel anuncia un contrato de gas "histórico" con Egipto
...leer más...

Sudán libera a más de 80 prisioneros políticos
...leer más...

Los casos de cólera en Malawi se han triplicado
...leer más...

Según José Luis Rodrígez Zapatero Cabo Verde puede liderar la revolución de los derechos de las mujeres en África
...leer más...

La CEDEAO examinará la nueva hoja de ruta para la moneda única
...leer más...

El ministro de Exteriores venezolano arriba a Nigeria para fortalecer la cooperacion con África
...leer más...

La oposición sudafricana espera más de Ramaphosa
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2018-02-01 / 2018-02-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Zambia amenaza las relaciones con la RD Congo debido a Kabila
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Boko Haram, lejos de ser derrotado, por Chema Caballero
...leer más...
Thomas Sankara, 30º aniversario , por Félix Pérez Ruiz de Valbuena.
...leer más...
Algunas pistas sobre los rumbos que se van tomando en África, por José Antonio Barra
...leer más...
En recuerdo de los fusilados en Ngolo, Bata, por Juan Tomás Ávila Laurel.
...leer más...
Al abordaje (II), por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

La libertad de prensa en Marruecos
24/01/2005 -

Esta semana Marruecos se impone con la urgencia de la actualidad de la visita de estado de los Reyes de España, después de más de 25 años de ausencia. Los medios de comunicación están poniendo de relieve el alto significado político, cultural y quizás económico de la misma. El domingo pasado, 16 de enero, el periódico “El País” publicaba una extensa entrevista del rey Mohamed VI en la que el monarca alauí se explicaba, se felicitaba, se justificaba y se defendía... He aquí algunas frases significativas:

“Gentes (...) que han convertido los Derechos Humanos en su negocio particular, quieren impedir que trabajemos, que progresemos...”

“No hay que trasponer a Marruecos el modelo de las monarquías europeas. Tenemos nuestras especificidades y nuestras obligaciones, que definen el camino que recorreremos en el futuro.”

EL CAMPO DE LAS LIBERTADES FUNDAMENTALES

Entre los derechos humanos inalienables está el de libertad de opinión, de información y de asociación. Mohamed VI ha manifestado en diversas ocasiones su malestar con una prensa, que él considera “irresponsable”.

En una entrevista al diario Acharq al-Awid explicaba, que los límites a la acción de la prensa, son límites que fija la ley. Estas reticencias frente a cierta prensa tienen su mejor expresión en la aprobación de un nuevo código de prensa en mayo 2002, que fue criticado tanto en el exterior, como en el interior.

Este nuevo código prevé penas de 3 a 5 años de prisión (antes era de 5 a 20 años), por difamación al rey o a su familia. De este modo, un periodista puede ir a la cárcel sólo por un artículo publicado. El Gobierno tiene poder ( cf, art. 29) para prohibir o secuestrar una publicación, si ésta atenta contra el Islam, la monarquía, la integridad territorial, (ojo al Sahara) o el orden público. Este abanico es tan amplio y elástico, que se presta a interpretaciones muy diversas según las circunstancias y las personas. Además, estas prohibiciones deben justificarse y pasar por los tribunales, así pasan del ámbito administrativo al judicial.

LA GRACIA REAL

Su Majestad anunciaba el 7 de enero de 2004, un “regalo de reyes” debido a su generosa magnanimidad real. Fueron liberados 33 presos políticos, entre ellos 5 periodistas. Todo dentro del marco de la creación de la institución “Equidad y Reconciliación”, un sucedáneo de la Comisión de la Verdad, pedida desde hacía bastante tiempo por las organizaciones de los Derechos Humanos. Nunca antes en Marruecos, - ni durante los años de plomo -, habían sido condenados y llevados a prisión tantos profesionales de la información.

Pero no nos engañemos: Las prohibiciones de publicaciones, los secuestros de números y las condenas a los periodistas han sido constantes desde que M-6 accedió al trono en el verano de 1999. Tanto por medio de métodos directos (cierres de publicaciones o bloqueo de sus páginas electrónicas, juicios a sus responsables, hasta llegar al encarcelamiento), como indirectos (aplicados especialmente a las ’publicaciones llamadas independientes, que han tenido enormes dificultades para continuar saliendo a la calle).

En estos últimos años, ha aumentado el recurso a métodos subterráneos (underground), que son menos visibles: Presiones a los accionistas de las empresas periodísticas, a las distribuidoras, a las imprentas y hasta a los anunciantes, para que se abstengan, a pesar de ser justamente esas publicaciones las que más se venden en Marruecos. Estos métodos son muy eficaces, pues la situación económica de estas publicaciones es muy delicada y el cierre por un mes o la pérdida de ciertos contratos publicitarios puede abocarlas al cierre definitivo o a la quiebra.

Podemos concluir esta parte diciendo que, si bien en Maruecos ha habido una cierta liberalización de la vida política, hasta el momento no existen señales de que el país se esté orientado hacia una democratización. En tales circunstancias, resulta necesario para las autoridades marcar las líneas rojas, que no deben saltarse y si alguien se atreve a atravesarlas, realizar acciones ejemplificadoras , que disuadan a los demás. Estos linderos rojos tienen que ver con el control del poder, que en Marruecos lo ejerce directamente el rey y su camarilla de manera monopolística por encima del Parlamento.

Aquí está una de las especificidades del reino alauí: El ejecutivo no rinde cuentas al legislativo, porque el rey reina y gobierna. Empleando una fórmula paradójica podríamos decir que se trata de una monarquía presidencialista, - lo que antiguamente se llamaba monarquía absoluta,- pues el soberano mete las manos en todo y dictamina lo que se debe o no se puede hacer. No sé si podríamos calificarlo de rey absoluto como Luis XIV, el Rey Sol, pero como rey manda más que Juan Carlos I de España, eso sí. Además, M.6 es el Emir de los Creyentes, autoridad religiosa, que asociada a la autoridad político-social, es algo así como, cuando en la Edad Media los Papas eran reyes de Roma. Estamos frente a la clásica confusión de poderes político-religiosos propia de las sociedades musulmanas.

PANORAMA DE LA PRENSA MARROQUÍ

En Marruecos existen unas 800 publicaciones de las que unas 100 aparecen regularmente. La revolución en la prensa escrita data de la segunda mitad de la década de los 90. La aparición del semanario Le Journal en 1997 es una fecha a tener en cuenta, pues tanto su director, Abubakr Jamai como su redactor jefe, Ali Lmrabet, hasta finales de 1999, se esforzaron en abrir espacios nuevos de expresión, aprovechando la mayor flexibilidad del régimen. Con él se empezó en Marruecos una nueva forma de hacer periodismo, libre de cortapisas ideológicas o autocensuras. Se atrevió a entrevistar a un Primer Ministro israelí e intentó ofrecer una visión más objetiva del conflicto en el Sahara Occidental. Otras publicaciones como Assahifa, Al-Ayam y las desaparecidas Demain y Demain Magazine o Tel Quel componen el grupo de la prensa independiente.

En el extremo opuesto está la prensa oficialista ,cuyo mejor representante es Le Matin du Sahara et du Maghreb, publicación útil para conocer la opinión del régimen y de “palacio”, es editada por el grupo Maroc Soir, que posee un importante medio de difusión en la agencia de noticias Maghreb Arab Presse (MAP).

Luego viene los órganos e prensa de los partidos políticos, hace años muy influyentes, pero que en la actualidad tienen poca venta y viven casi exclusivamente de subvenciones. Esta prensa recibe subsidios, que no llegan al millón de euros anuales, con rebajas en el precio del papel. Prensa de muy baja calidad y con opiniones demasiado orientadas por los partidos.

Otro grupo de publicaciones ocupa un espacio intermedio, que Alí Lmrabet llama la prensa independiente controlada en la que están Maroc Hebdo-International, Nouvelle Tribune o La Gazette du Maroc.

Finalmente, un grupo de publicaciones que ha sufrido persecución estos últimos tiempos es la prensa islamista dependiente de Justicia y Espiritualidad. La página web donde se podía consultar Rissalat al Futuwa fue bloqueada. La imprenta que imprime los semanarios del grupo Al Futuwa recibió amenazas y el secuestro de ejemplares de la “hoja” de las Juventudes del grupo es frecuente.

LA RADIO, LA TELEVISIÓN Y LA PRENSA EXTRANJERA

La Radio y la TV siguen siendo cotos cerrados, donde pontifican ciertos dinosaurios del régimen. El control de los informativos es eficaz. Lo único que salva a las cadenas oficiales son las teleseries latinoamenricanas o egipcias, que el público aprecia. Por eso, hasta en los pobres barrios de chabolas, pululan las antenas parabólicas para captar otra clase de televisión, en particular las emisoras españolas y francesas.

La prensa extranjera se ha visto afectada por este clima de control informativo. Por eso fue expulsado de Marruecos el periodista francés encargado de la AFP y un equipo de France 3, que había acudido a un acto en Tazmamart con el Foro Justicia y Verdad y es el motivo de los secuestros frecuentes de ciertas publicaciones extranjeras que abordan temas tabúes.

Estos casos, citados como ejemplos, escogidos entre otros muchos, muestran los límites del proceso de liberalización política y la ausencia de cambios en la estructura del Estado. Por otro lado, nos muestra lo difícil que es cambiar una determinada cultura política, como muestra las resistencias de la izquierda gubernamental a aceptar las críticas ejercidas por la prensa.

Lo cierto es que sin un cambio estructural profundo del sistema político, la prensa independiente continuará a enfrentarse a muchas dificultades en Marruecos. Aunque ahora la represión debe enfrentarse a una opinión pública internacional más vigilante de la situación y a una mayor preocupación por parte de Marruecos de “exportar una buena imagen del país” para que vengan los turistas y los inversores.

Adaptado de:

’Prensa y libertad de expresión en Marruecos’,

por Laura Feliu.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios