En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...

Suiza devolverá 320 millones de dólares robados por el exdictador nigeriano Sani Abacha
...leer más...

Devolver los 321 millones de dólares de Sani Abacha es un buen comienzo, pero ¿dónde está el resto?
...leer más...

El líder opositor ugandés Norbert Mao, y otros seis parlamentarios, han sido arrestados.
...leer más...

La reina Letizia de España invitada de honor de las mujeres de Casamance
...leer más...

LG en Argelia
...leer más...

El tren de alta velocidad marroquí estará listo para abril de 2018 tras dos años más de espera
...leer más...

Gambia ya tiene su primera estación de televisión privada
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


10 veces más, Por Chema Caballero

11 de abril de 2011.

Llego de Motril donde he participado en unas jornadas sobre Derechos humanos e inmigración. Una experiencia fuerte, revulsiva, reveladora.

Me llevó hasta allí un AVE repleto de adolescentes en pleno subidón de adrenalina, tras participar en el concierto de un tal Justin Bieber. No sabía de su existencia pero en el recorrido Madrid-Málaga me enteré bien de quién es y tuve que escuchar las canciones grabadas durante la actuación y los gritos histéricos de las chicas y las conversaciones de las madres-acompañantes-cómplices que gritaban al móvil para hacerse oír al otro extremo. Coche tras coche (me he dado cuenta de que los vagones del tren ahora se llaman coches) se reproducía la misma experiencia. Imposible leer, imposible dormir: chicas repitiéndose una y otra vez lo guapo que es el niño, lo bien que canta, lo simpático que parece. Y las madres, complacientes, con sonrisa beatífica, disimulando el cansancio con capas de maquillaje, se unían a la alegría de hijas propias y ajenas y planeaban el próximo concierto al que asistir.

Más tarde, durante tres días, en la tranquilidad del salón de actos de la Casa de La Palma, sede de la UNED en Motril, tuve el privilegio de escuchar distintas reflexiones y puntos de vista sobre la emigración.

Dos testimonios me conmovieron especialmente: el de una chica de Mali y el de un chico de Gambia. No hace falta conocer sus nombres.

El chico contó como dejó su aldea en busca de dinero para poder ayudar a su familia. Como trabajó para conseguir el pasaje en kayuko, las veces que lo intentó y no lo consiguió, la deportación al desierto, los huesos encontrados allí de los que fracasaron en el intento, el viaje final hasta Canarias, el miedo y la incertidumbre, los muertos encontrados por el camino…

La primera palabra que aprendió en castellano fue “coño”. Creía que significaba “buenos días”, porque –contaba- ese es el saludo que normalmente se intercambian en su aldea al amanecer. Pero aquí era el grito de unos policías que golpeaban la puerta de la celda donde lo habían metido, para que despertara aquella su primera mañana en el paraíso.

A partir de ahí contó las palizas, los malos tratos, los insultos de la policía española y las condiciones denigrantes de los centros de acogida.

Todavía es raro el día que la policía no le pide los papeles en Madrid.

La chica nos dijo que salió de su aldea con solo catorce años y que el hombre que prometió ayudarla a llegar a Europa la obligó a prostituirse para pagarse el viaje. De esa forma recorrió África, obligada a acostarse con hombres mayores –decía ella. A veces más de quince al día. Así llegó hasta Uxda (o Uchda) la ciudad marroquí donde confluyen las rutas de tantos sueños africanos que a lo largo del camino se han ido convirtiendo en pesadillas.

En este largo viaje, que duró años, la chica fue vendida varias veces a nuevos “dueños” que exigían de ella lo mismo que el anterior. Así, de hombre en hombre, de cliente en cliente, llegó a España. No nos enteramos como termina su historia. Rompió a llorar. El recuerdo la hizo revivir el calvario sufrido. Se quedó sin palabras.

Alguien del público les preguntó que si el sufrimiento vivido había valido la pena, que si, ahora que conocían lo que sucedía a lo largo del camino, lo volverían a intentar. La chica pronunció un escueto “Sí”. El chico dijo “sin duda, incluso 10 veces más”.

Hay una fuerza que empuja a los jóvenes del continente africano a arriesgar sus vidas y dar el salto, o quemar la frontera, como nos contaba Gabrielle Del Grande, un joven periodista italiano, experto en el norte de África y que tiene un blog muy interesante:

(http://fortresseurope.blogspot.com/). Nos hizo escuchar una canción, “Partir Loin” que se ha convertido en el himno de los jóvenes argelinos. La cantan dos raperos 113 y Reda Taliani. Los jóvenes persiguen un sueño y no les da miedo el sufrimiento para alcanzarlo. Por ellos nunca habrá fronteras suficientes para detenerlos.

Alguien del público les preguntó que si el sufrimiento vivido había valido la pena, que si, ahora que conocían lo que sucedía a lo largo del camino, lo volverían a intentar. La chica pronunció un escueto “Sí”. El chico dijo “sin duda, incluso 10 veces más”.

Partir Loin

original en www.ongdyes.es



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios