En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Parlamentarios del Reino Unido estiman la retirada rápida de la UNAMID pone en peligro a Darfur
...leer más...

Piratas secuestran a 12 personas de un buque de carga suizo frente a las costas de Nigeria
...leer más...

Los refugiados instan a las partes beligerantes de Sudán del Sur a implementar el acuerdo de paz
...leer más...

El ANC de Freestate se aleja de la lista de Zuma
...leer más...

La asociación de fútbol de Nigeria elige a Amaju Pinnick como presidente
...leer más...

Los reclusos de la prisión de Torit denuncian la falta de alimentos y agua
...leer más...

“Liberad al Padre Maccalli”: llamamiento de los líderes musulmanes de Níger
...leer más...

Las mujeres continúan haciendo que Botsuana se sienta orgullosa
...leer más...

Sudáfrica adopta medidas urgentes para impulsar su economía
...leer más...

El presidente de la Asociación de Economía de Zambia pide nacionalizar las minas
...leer más...

Un informe de EE. UU. considera que Sudán es socio en la lucha contra el terrorismo, pero lo mantiene en la lista negra
...leer más...

Trump quiere que España construya un muro en el Sahara
...leer más...

Amnistía Internacional etiqueta a Egipto como una prisión al aire libre para críticos
...leer más...

Las próximas elecciones presidenciales y el uso de las redes sociales de Camerún
...leer más...

Trágico accidente de barco en Tanzania se cobra la vida de más de 200 personas
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, actualmente escribe en el blog "En clave de África" en el Periódico de Catalunya" y en Periodista Digital y trabaja en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Ver más artículos del autor


Solidaridad y resistencia de los pobres, por José Carlos Rodríguez Soto

7 de abril de 2011.

A Françoise le pregunté cuántas veces al día comían ella y sus seis hijos. La pregunta estaba mal hecha. Me dijo que comían una vez cada dos días Y Cuando hable con su vecina Oliva –que entre hijos y nietos cuida de seis niños- me respondió que a veces la anhelada comida se demoraba tres días.

Françoise y Olive viven en Mugunga, un arrabal a las afueras de Goma, en la República Democrática del Congo que hasta hace dos años albergó varios campos de refugiados que vinieron aquí huyendo de la guerra. Los campos se desmantelaron pero tanto ellas como miles de personas que viven aquí y en otros barriadas de Goma cuentan la misma historia : matanzas perpetradas por grupos armados, un trauma difícil de superar y, miedo a volver al pueblo natal por la inseguridad que aun reina por aquellos pagos. A Françoise le mataron el marido hace 14 años, en 2006 destruyeron su casa en Rutshuru y le quitaron los campos. Tiene miedo de volver. Vive en un chamizo de plásticos y palos y se gana la vida de jornalera trabajando en campos de otros o transportando pesados fardos de patatas al mercado. Gana un dolar al día, cuando tiene suerte de tener trabajo. Tiene una hija de 14 años que está enferma. Pero está contenta porque uno de sus hijos ha sido seleccionado por nuestra ONG para vivir en el centro Boscolac, cerca de su casa. Allí podrá vivir con otros estudiantes y se le pagaran los estudios en la escuela secundaria.

También el hijo de Oliva vivirá allí. Oliva vive en una caseta de madera decorada en su interior con periódicos viejos. Lleva en Mugunga desde 2002 y no quiere volver a su aldea en Masisi porque los rebeldes siguen haciendo estragos entre la población. Esta contenta de que su hijo Janvier vaya a Boscolac: «tendrá un futuro mejor que el que he tenido yo», dice. En realidad Janvier no es su hijo. Oliva lo adoptó hace años cuando sus padres murieron en la guerra y el niño se encontró solo. Es la solidaridad de los pobres. Oliva esta enferma. Tiene palpitaciones y aún es visible una profunda cicatriz en la cabeza consecuencia de un machetazo, pero sonríe y nos dice «que Dios os bendiga».

Así son las familias de los 30 muchachos que nuestro proyecto ha seleccionado, con ayuda del párroco y los miembros del consejo de la parroquia del lugar, que son quienes conocen mejor a la gente. Hay algo que me llama poderosamente la atención : el centro Boscolac, realizado en colaboración con los Salesianos, está enclavado en un lugar de una gran belleza natural junto al lago Kivu. Como ocurre con muchas ciudades de África, en Goma se nota una división entre la parte alta de la ciudad, ocupada por barriadas miserables, y la parte bonita, junto a la orilla del lago, ocupada por imponentes chalets y hoteles de lujo para disfrute de los pudientes. Boscolac es una invasión pacifica de los mas pobres a la zona exclusiva de los más ricos.

Treinta chicos que hasta ahora han vivido hacinados en la precariedad de chabolas y campos de refugiados vivirán ahora en un lugar donde se respira calma y belleza natural, el mejor ambiente para estudiar, hacer deporte, convivir con otros jóvenes y tener derecho a lo que su país en conflicto les ha negado. Me gusta la filosofía detrás del proyecto : a los pobres hay que darles lo mejor. Es un consuelo saber que hay quien se desvive para que esto suceda.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios